Lady Sapiens, el libro que rompe los mitos sobre el rol de la mujer en la prehistoria

La Esfera publica en España el libro, basado en un exitoso y riguroso documental, que recoge las investigaciones más vanguardistas sobre la materia.

¿Qué sabemos de las mujeres en la prehistoria? ¿Eran débiles e indefensas, bestiales y primitivas? ¿Solo se dedicaban a la crianza y educación de los hijos? El libro Lady Sapiens recoge las investigaciones más vanguardistas en la materia y rompe con las ideas preconcebidas sobre el rol de la mujer en el Paleolítico superior para presentarla como una cazadora, una luchadora y una pieza indispensable en las sociedades de la época.

Escrita por los divulgadores Thomas Cirotteau Éric Pincas, coautores del documental homónimo, y por la profesora de Prehistoria Jennifer Kerner, la obra ofrece una nueva interpretación de los yacimientos arqueológicos que nos invita a redescubrir la historia de nuestros orígenes. La ciencia ha revelado que la mujer dominaba muchas habilidades, y cuidaba su cuerpo y su aspecto, era respetada, honrada y venerada.

Según afirma en el prólogo la profesora de la universidad Jean-Moulin-Lyon III e investigadora del laboratorio Arqueología y Ciencias de la Antigüedad Sophie A. de Beaune, autora del artículo que fue el origen del documental y ahora ensayo Lady Sapiens, «durante mucho tiempo la Prehistoria ha estado escrita en masculino y, cada vez que se mencionaba a la mujer, era para retratarla como una criatura asustadiza e indefensa, que vivía bajo la protección de hombres cazadores y todopoderosos. No obstante, desde que las filas de los prehistoriadores comenzaron a llenarse de mujeres, se ha ido perfilando, poco a poco, una imagen muy distinta».

La ciencia ha revelado que la mujer dominaba muchas habilidades, y cuidaba su cuerpo y su aspecto, era respetada, honrada y venerada

Los autores de Lady Sapiens realizaron la primera investigación sobre el terreno sobre el tema, en la que también participaron prehistoriadores, paleogenetistas, paleoantropólogos, historiadores del arte, etnólogos y otros especialistas para realizar un documental totalmente riguroso, cuyo resultado es «un análisis equilibrado y detallado, en el que todo discurso que sonara un poco militante ha sido eliminado con el fin de conseguir el mayor grado de objetividad posible», según De Beaune.

La prologuista también se pregunta sobre la importancia que tiene hoy semejante documental y el correspondiente libro. En este sentido, afirma que «los progresos realizados en las investigaciones sobre Prehistoria, apoyados en análisis de laboratorio cada vez más precisos y sofisticados, permiten aportar respuestas a enigmas que hace algunos decenios era imposible resolver».

Y continúa: «El análisis del ADN (ácido desoxirribonucleico) hace factible, además, determinar, por ejemplo, el sexo de un esqueleto, ahí donde faltan indicios osteológicos. En la actualidad, se pueden rastrear incluso patologías derivadas del estrés del trabajo. Es más, ahora la mayor parte de los investigadores son mujeres que han extendido, naturalmente, sus indagaciones a esas congéneres que habían sido totalmente ignoradas o, mejor dicho, despreciadas, por sus colegas hombres. Así, actividades consideradas tradicionalmente masculinas, como la caza y la talla de piedra por ejemplo, adquirieron en un principio una atención prioritaria, en parte, es cierto, porque son las que dejaban rastros arqueológicos, mientras que actividades supuestamente femeninas —trabajo con las pieles, preparación de alimentos o cuidado de los niños— eran vistas como tareas domésticas de poca importancia, casi accesorias, que tan solo habían suscitado algún trabajo disperso».

En Lady Sapiens «se ha logrado reconstruir el retrato de esa mujer que vivió durante el periodo llamado Paleolítico superior (-40.000 y -10.000 años)», prosigue la historiadora. El libro muestra el «verdadero papel de las mujeres y su implicación en las tareas cotidianas, en la búsqueda de recursos alimenticios, o sobre su talento en los campos de la artesanía y del arte, o su habilidad para conciliar su papel de madre con el de miembro a tiempo completo de la comunidad». Y la conclusión es que los papeles de hombres y mujeres «no estaban tan claramente diferenciados, y que la cooperación entre todos los miembros del grupo, independientemente de su sexo y de su edad, fue lo que permitió su supervivencia».

4 libros con historias inspiradoras, contadas por sus protagonistas

Artículo anterior7 ideas comunes que matarán tu éxito si te las crees
Artículo siguienteCómo evitar un pico de estrés en el trabajo antes de las vacaciones de Navidad