Dos jóvenes españolas reconocidas mundialmente por su trabajo en la ciencia

Helena Arias Casals y Dorothy Ann van der Ent, mujeres que son pura inspiración para soñar con un presente y un futuro más igualitario en el campo de las profesiones STEM.

223

Talentosas y apasionadas por la ciencia, así son Helena Arias Casals y Dorothy Ann van der Ent, estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), quienes recientemente han alcanzado un gran objetivo: ganar la competición mundial Schneider Go Green de Schneider Electric. Son el primer equipo español en lograrlo y eso las llevará a Shanghai para seguir formándose.

Además, mañana 10 de septiembre, estarán presentando una ponencia referida al proyecto que las consagró en el Sondersland 2021, el mayor festival de talento del mundo.

En esta entrevista nos cuentan cuáles son sus motivaciones, sus referentes, su opinión sobre el lugar de la mujer en la ciencia y nos brindan todos los detalles sobre “Light Pills”, el proyecto que tantas satisfacciones les está dando.

Si queremos despertar y estimular vocaciones STEM en niñas, tenemos que enseñarles que las mujeres también pueden ser científicas, que la ciencia no es sólo para hombres —manifiesta Dorothy—

¿Cuánto tiempo hace que os conocéis y qué otros proyectos habéis desarrollado?

Helena: —Nos conocemos desde 4º de la ESO, hace ya 5 años. Sin embargo, nos hicimos amigas a raíz del programa Jóvenes y Ciencia, de la Fundació Catalunya La Pedrera. Este programa nos permitía explorar el mundo de la investigación científica realizando estancias en centros de investigación internacionales como el Perimeter Institute de Canadá o el Weizmann Institute of Science de Israel. Desde entonces somos inseparables

¿Qué fue lo que más os inspiró para decidir vuestras vocaciones?

Dorothy: —Desde bien pequeñita había sentido cierta preferencia por las ciencias, pero lo que finalmente decidió mi vocación fue participar en el programa Jóvenes y Ciencia. Gracias a este tuve la oportunidad de aprender e investigar codo con codo con científicos increíbles, y más tarde me permitió viajar a Canadá y Alemania para participar en diferentes programas científicos. Jóvenes y Ciencia despertó la vocación científica en mí, y me abrió los ojos a un mundo totalmente distinto del que conocía.

Helena: —Desde pequeña supe que quería ser ‘inventora’. Yo también descubrí que podía hacer eso desde la investigación gracias al programa Jóvenes y Ciencia. Es por ello que a la hora de escoger carrera opté por estudiar ingeniería mecánica y electrónica, y física. Ahora, gracias a Schneider Electric y Go Green, nuestro primer invento sale del papel para convertirse en realidad.

Helena Arias Casals es estudiante de Física, Ingeniería Mecánica e Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática.
¿Qué creéis que debe fomentarse para estimular las vocaciones STEM en niñas?

Helena: —Creo que se deben eliminar los estereotipos desde que nacemos. ¿Por qué las niñas juegan con muñecas y lo niños con coches? ¿No puede una niña querer jugar con coches? Otro punto a tener en cuenta son las referentes que existen en los ámbitos STEM. Afortunadamente la sociedad está mejorando en este aspecto, pero el hecho de ver que la gran mayoría de científicos galardonados sean hombres, indirectamente, afecta. Es como en deporte: si por televisión solo se emite fútbol o baloncesto masculino, ¿cuántas chicas se plantearán dedicarse a ello profesionalmente?

Dorothy: —Yo también creo que a las niñas les faltan referentes científicos femeninos. Si queremos despertar y estimular vocaciones STEM en niñas, tenemos que enseñarles que las mujeres también pueden ser científicas, que la ciencia no es sólo para hombres. Debemos mostrarles que tienen un futuro brillante en este campo. Afortunadamente, las próximas generaciones podrán tener por fin referentes científicos masculinos y femeninos por igual.

Creo que se deben eliminar los estereotipos desde que nacemos. ¿Por qué las niñas juegan con muñecas y lo niños con coches? —expresa Helena—.

¿Hay alguna mujer científica que toméis como referente?

Dorothy: —Si tuviera que escoger a una me quedaría con Alyssa Carson, que con solo 20 años apunta a ser la primera humana en poner un pie en Marte. Que desde tan pequeña haya tenido claro su sueño, y su ambición por lograrlo me hace tomarla como referente y fuente de inspiración.

Helena: —En mi estancia en Israel tuve la oportunidad de conocer a Ada Yonath, ganadora del Premio Nobel de Química en 2009 por sus estudios en la función y estructura de los ribosomas. Su charla fue impresionante y motivadora. Interactuar con ella me hizo ver el mundo de otro modo.

Dorothy Ann van der Ent es estudiante de Ingeniería Aeroespacial.
¿Qué ha significado para vosotras el hecho de ganar Schneider Go Green?

Dorothy: —Para mí, el hecho de ganar Go Green ha sido el ‘empujoncito’, la confianza que necesitaba para salir de mi zona de confort y hacer algo diferente. Me ha servido para darme cuenta de que, con mucho esfuerzo y una buena idea, muchas cosas que pensaba inalcanzables, como emprender, están al alcance de todos.

Helena: —Para mí significa comenzar un nuevo proyecto vital. Tener una idea así nunca había formado parte de mis planes, pero tras trabajar en ella con Dorothy y los mentores de Schneider Electric, me he dado cuenta de que, efectivamente, esta idea puede cambiar la vida de muchas personas. Ahora afronto el mismo desafío con ganas y con una perspectiva de futuro mucho más amplia.

Afortunadamente, las próximas generaciones podrán tener por fin referentes científicos masculinos y femeninos por igual —enfatiza Dorothy—.

Innovación y sustentabilidad con impacto social

El proyecto de Helena y Dorothy, denominado “Light Pills”, presenta una solución sostenible que integra en un tapón de botella una fuente de luz artificial y un purificador de agua con luz ultravioleta, para ayudar a las comunidades sin acceso a energía y agua potable.

El dispositivo cuenta con un panel solar insertado en su cabezal e incorpora una batería con autonomía para más de 24 horas, control PCB y luz LED, además de una luz UV que permite depurar agua.

La mayor motivación para desarrollar el proyecto fue el posible impacto que este podría tener. Intentar dar acceso a luz y agua a colectivos que no tienen es a la vez muy bonito y motivador. Sobre el desarrollo del proyecto en sí, la idea con la que entramos al concurso y ganamos las finales europeas contenía sólo un LED normal, por lo que nos permitía dar acceso únicamente a luz. Con la ayuda de los mentores, nos dimos cuenta que añadiendo un LED UV podíamos potabilizar agua también, y así fue como nació el proyecto definitivo de Light Pills”, explicó Dorothy.

 

Artículo anteriorLey de Startups: la opinión de emprendedoras Top100
Artículo siguienteLuisa Alli (IKEA) y Ludi García (Hotwire), las más admiradas de la Comunicación
Perfil Oficial de Mujeres y Cia