Mujeres en ciencia y tecnología «hackean» estereotipos

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, conversamos con cuatro referentes españolas que dejan huella en biología, investigación, tecnología y humanidades digitales.

158

Menos del 30 % de investigadores científicos en el mundo son mujeres. Dialogamos con Cristina Aranda, cofundadora de Mujeres Tech; Biola Javierre, bióloga e investigadora destacada por sus estudios sobre la leucemia y el genoma; Elena González Blanco, filóloga y doctora en Literatura especializada en Humanidades Digitales, y la directora del centro tecnológico AINIA, Cristina del Campo, para comprender las razones de la escasa representación femenina en Ciencia y Tecnología e imaginar un futuro más igualitario.

Menos del 30 % de investigadores científicos en el mundo son mujeres.

Las raíces de la infrarrepresentación

Cristina Aranda menciona entre las principales causas “la educación, la falta de referentes y que sólo encontramos un 8% de mujeres en los libros de texto y 11% en la Wikipedia”.

La  pobre participación y visibilidad de las mujeres científicas en medios y los estereotipos de género terminan de minar el campo. Por eso, desde Mujeres Tech creen que es necesario hackear los estereotipos, e incluso, “dar formación para ayudar a reducir los sesgos a la hora de promocionar a las mujeres», explica Cristina Aranda.

Biola Javierre

Biola Javierre denuncia la dificultad para conciliar, la escasa visibilidad de la mujer en la ciencia y los jurados científicos desbalanceados.

«La ciencia requiere una dedicación constante y continua para llegar a obtener resultados. Conciliar aquí también es complicado, y conseguir una carrera científica sin interrupciones, para obtener proyectos y crear equipos de investigación, supone un recorrido altamente competitivo, equiparable a la de los directivos en las empresas», explica Elena González Blanco.

Cristina del Campo

El origen de la limitada participación femenina en Ciencia y Tecnología se halla «en el reducido número de mujeres que cursan carreras STEM. En España, sólo 1 de cada 4 mujeres sigue estudios universitarios en estas ramas. Necesitamos reforzar la confianza de las niñas para estudiar cualquier carrera, incentivando las tecnológicas», explica Cristina del Campo.

Si bien la situación está mejorando, la directora de AINIA reconoce que “falta dar una mayor visibilidad a mujeres con trayectorias destacadas y mostrar a mujeres con carreras en el mundo de la ciencia o la tecnología».

En España sólo 1 de cada 4 mujeres siguen estudios universitarios en ciencias, tecnología, ingeniería y matemática.

Mujeres científicas para el desarrollo sostenible
Cristina Aranda

Para hacer frente a problemas como el cambio climático, las pandemias, los desafíos tecnológicos, la Agenda 2030 de los Objetivos  para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, requiere aprovechar de todos los talentos. La cofundadora de Mujeres Tech sostiene: “está comprobado que los proyectos que consideran el ODS 5, de Igualdad de Género, tienen un efecto positivo, en dominó, en otros ODS”.

Elena González Blanco piensa que, además, «las mujeres, en general, son más sensibles a estos temas. No solamente van a buscar la innovación y el éxito, sino que se interesan por temas sociales, culturales y sostenibles».

“Ningún sector ni ámbito de conocimiento puede prescindir de la mitad del talento existente – expone Cristina del Campo –; la tecnología es el lenguaje en el que se escribe el futuro y las mujeres no podemos quedar al margen”.

La tendencia está cambiando. “En 2015 cuando fundamos Mujeres Tech había pocas iniciativas y apoyo a la diversidad. La campaña actual #NoMoreMatildas o libros como 10001 amigas ingenieras de la AMIT son excelentes iniciativas para mejorar el futuro de las mujeres en la ciencia”, nos recuerda Aranda.

Un futuro con más mujeres 

Un estudio de la UNESCO revela que sólo el 35% de los estudiantes matriculados en carreras STEM son mujeres. Despertar la vocación por la ciencia en las niñas, difundir la labor investigadora de las mujeres en las carreras científicas y tecnológicas, así como fomentar la igualdad de oportunidades son algunas pistas para allanar el camino.

«La clave es brindar igualdad de condiciones y promover el rol de la investigadora real en la sociedad», expresa Biola Javierre.

Elena González Blanco

«Es importante fomentar la participación de las mujeres en las carreras tecnológicas. Las oportunidades laborales son inmensas en este ámbito. Ya en edades tempranas existe un importante sesgo a la hora de comenzar una carrera universitaria. La tradición cultural y social pesa y hemos de luchar contra estos estereotipos inconscientes», reflexiona Elena González Blanco.

La clave es brindar igualdad de condiciones, «promover el rol de la investigadora real en la sociedad, especialmente entre las infancias, y mostrar a otras mujeres que lo hicieron con anterioridad”, expresa Biola Javierre.

«Es necesario que todos los stakeholders y agentes políticos y sociales empiecen a trabajar de forma conjunta», dice Cristina Aranda. Como ejemplo, menciona la Alianza STEAM por el Talento Femenino del Ministerio de Educación y Formación Profesional, que se presenta hoy, en la que participan asociaciones, empresas y las administraciones públicas.

«La ciencia y la tecnología son el lenguaje del presente y del futuro, y la mujer no puede quedarse al margen», dice del Campo. «Este año, más que nunca, la sociedad se ha dado cuenta de que, sin ciencia, no hay futuro. Y precisa de más mujeres en ciencia y tecnología”.