Laura Baena, Club Malasmadres: «7 de cada 10 madres tendrían más hijos si contaran con medidas de conciliación»

Tras la realización del I Encuentro Yo No Renuncio - "Avanzando hacia la conciliación", conversamos acerca de la conciliación, la familia y la agenda política y social.

181
Malasmadres

Laura Baena es la creadora del Club de Malasmadres. Esta influencer española lucha por la igualdad de género y la conciliación, así como por ser madre sin olvidarse de sí misma como mujer y persona.

A la vez, Laura ha fundado la Asociación Yo No Renuncio, entidad sin ánimo de lucro impulsada por el Club de Malasmadres para luchar por una conciliación real.

Necesitamos a empresas que apuesten por la compactación de la jornada o por la flexibilidad horaria y que pongan en el centro las necesidades de las personas.

Con motivo de la realización del I Encuentro Yo No Renuncio – «Avanzando hacia la conciliación», conversamos con Laura acerca de cuestiones fundamentales relacionadas con la situación actual del debate y de la lucha.

 ¿Qué está ocurriendo a nivel demográfico en España, y cuál es el rol que juega en ello la conciliación?
El diagnóstico está claro: la tasa de fecundidad sigue bajando (1,23 hijos/as por mujer) y no solo está lejos de la tasa necesaria para el reemplazo poblacional, sino que, además, sigue estando muy lejos del número de hijos/as deseado (2,4 hijos/as por mujer).
En nuestro estudio ‘Las Invisibles’ constatamos que esta brecha entre los hijos e hijas que tenemos y los que deseamos se explica, en gran parte, por la falta de medidas de conciliación y la precariedad laboral que están viviendo las mujeres.

Concretamente, 7 de cada 10 madres afirman que tendrían o hubieran tenido más hijos o hijas si contaran con medidas de conciliación que no penalizaran su salario.

En este sentido, creemos que las medidas de conciliación juegan un papel fundamental, siempre que estén planteadas con perspectiva de género y permitan que tanto hombres como mujeres puedan equilibrar los usos del tiempo tanto profesional, como familiar y personal, sin que esto conlleve una discriminación indirecta ni penalización salarial.
Necesitamos a empresas que apuesten por la compactación de la jornada o por la flexibilidad horaria y que pongan en el centro las necesidades de las personas. Pero el cambio también requiere que las Instituciones también sean corresponsables, ofreciendo servicios para cubrir la demanda de cuidados y que desaprendamos los roles tradicionales de género, que anclan a la mujer en las responsabilidades doméstico-familiares.
¿Cuál crees que es el motivo para que la conciliación no haya sido tomada en cuenta para la redacción de la estrategia España 2050?
El progreso económico y social sigue obviando lo que realmente sostiene la vida: los cuidados. Nos sorprende que, viniendo de un momento en el que se ha puesto de manifiesto que el trabajo doméstico-familiar y el sostén emocional son clave para superar las crisis, no se haya dedicado un espacio para plantear propuestas estratégicas en materia de conciliación y corresponsabilidad.
Si pensamos en términos de igualdad y sostenibilidad social, las políticas de conciliación y corresponsabilidad deberían estar en primera línea, ya que deben actuar como palancas para la fecundidad e impulsar la igualdad real entre hombres y mujeres. Por tanto, no entiendo que no se haya tenido en cuenta como uno de los 12 ejes principales del Plan. No podemos conformarnos con la situación actual y buscar lo positivo en el envejecimiento poblacional.
Tendremos que seguir reivindicando la necesidad de un cambio social en estas materias tan fundamentales para el futuro de la sociedad. Las familias están demodé. Cuando las familias son el centro de la vida y el futuro de la sociedad. Por favor, entendamos que este problema es social y transversal. Hacer políticas de familias es apostar por la igualdad. Legislar con perspectiva de género y de infancia es el único camino para avanzar. Urge sentarnos y trabajar en Diálogo social.
¿Qué nivel de permeabilidad percibes en las empresas respecto de las propuestas de flexibilización como jornadas compactas y trabajo por objetivos?
Este año de pandemia ha servido para cribar entre aquellas empresas que realmente entienden que el presencialismo no es sinónimo de productividad y entre las que no lo han hecho. Pese a que ha habido quienes han dado el paso, todavía hay mucho camino por hacer en la cultura empresarial.
En la Asociación Yo No Renuncio no paramos de recibir casos de mujeres que no pueden organizar su jornada para cuidar de sus hijos/as cuando se ponen enfermos o cuando tienen alguna necesidad de cuidado. En 2020, durante la desescalada, vimos cómo muchas empresas pedían volver a las oficinas, aun sabiendo que las recomendaciones sanitarias era mantener el teletrabajo si el puesto lo permitía.
En este sentido, creemos que falta formación para el trabajo a distancia, tanto de procesos como de organización empresarial. Son las PYMES las que necesitan más acompañamiento y recursos para poder acceder a esta formación y constatar con su propia experiencia los beneficios que tienen las medidas de conciliación y corresponsabilidad para su productividad.
¿Cuáles son las próximas acciones que llevarán adelante desde Malasmadres?
Para nosotras el objetivo final es conseguir un Pacto de Estado por la Conciliación en la que todos los partidos políticos y agentes sociales acuerden las bases de un marco legal que ponga en el centro los cuidados, que penalice aquellas prácticas que discriminen a la mujer en el ámbito laboral y que plantee una nueva gestión del tiempo, equilibrando las necesidades personales, del trabajo doméstico-familiar y del mercado de trabajo.
Con ese objetivo último seguimos trabajando en la concienciación social, con proyectos como los encuentros yo no renuncio, las jornadas anuales y la carrera yo no renuncio. En este próximo año queremos trabajar en el eje de «valorar económica y socialmente la maternidad» para lo que trabajaremos en un estudio, talleres y campañas que sigan mostrando la necesidad de que la conciliación esté en la agenda política y social urgente de este país.
Artículo anteriorDaniela Kominsky -Cymulate y Women4Cyber-: «Quiero más mujeres referentes en Ciberseguridad»
Artículo siguienteAna Varela: primera y única mujer Directora Financiera de OCDE en París
Perfil Oficial de Mujeres y Cia