Los despidos de los periodistas

120

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Magis Iglesias, ha remitido una carta a los presidentes de las 48 asociaciones de la prensa de España, que representan a 15.000 periodistas, en la que les anuncia la creación de un observatorio para el seguimiento de la crisis, que se ha cobrado ya en el último mes, según datos de la FAPE, alrededor de un millar de puestos de trabajo en el sector periodístico, “y lo más grave es que todo indica que esto es solo la punta del iceberg que irá emergiendo en los próximos meses”, señala Iglesias .

“Las últimas noticias que conocemos sobre numerosos despidos en varios medios de comunicación –algunos tan relevantes como los pertenecientes a los grupos Zeta y Prisa- vienen a confirmar lo que nos temíamos: los periodistas seremos las primeras víctimas de la crisis que ya azota el sector”, continúa.
Ante esta situación, la presidenta de la FAPE considera que “no podemos permanecer impasibles y cruzados de brazos”, por lo que propone a las asociaciones de periodistas de toda España “tomar medidas para estar atentos y afrontar de forma coordinada esta preocupante situación”.

Magis Iglesias anuncia también que se propone “iniciar de inmediato una ronda de conversaciones con las organizaciones sindicales y empresariales para buscar juntos posibles soluciones y reclamar compromisos a todos los agentes implicados”. “Este objetivo –continúa la misiva- será compatible con exigir una mayor atención de los poderes públicos a la situación de un sector que ha de ser considerado estratégico. Nosotros sabemos mejor que nadie que con los puestos de trabajo está también en riesgo la calidad y supervivencia del buen periodismo, imprescindible en todo régimen de opinión pública y marchamo de calidad de nuestra democracia”.

El observatorio de la FAPE para el seguimiento de la crisis en el sector de los medios y los despidos de periodistas estará integrado por el secretario general de la organización, Javier Arenas, y un representante de cada asociación provincial o regional de periodistas, y permitirá “formar una auténtica red de vigilancia de la evolución de la crisis y sus efectos entre los periodistas” gracias a la cual se podrán “denunciar, en su caso, decisiones oportunistas, injustificadas o abusivas”, termina Iglesias.

Artículo anteriorTecnología para exportar mejor
Artículo siguienteArtritis reumatoide