Facebook y nuestra privacidad

131

¿Guardamos la necesaria privacidad de nuestros datos? Una herramienta tan necesaria para el networking y los negocios puede ser utilizada de varias maneras. Facebook es una red social, que crece a gran velocidad, y permite configurar de una manera sencilla las diferentes opciones de privacidad. Con un crecimiento exponencial que casi alcanza al líder Myspace, es hoy la red social más exitosa y reconocida como fenómeno sociológico. En España, en diciembre de 2008 tuvo 222 millones de visitantes únicos, casi el doble que MySpace: uno de cada cinco usuarios de Internet en el mundo usa esta red, según Comscore. Aprendamos entonces a utilizarla sólo para nuestro entero beneficio sin que peligre nuestra privacidad.

 

Facebook destaca sobre otros sitios por su amplio abanico de configuraciones de privacidad. Facebook es polifacético. Se puede "bloguear", actualizar el estado como si fuera Twitter, compartir fotografías a lo Flickr y complementar todo esto con las miles de aplicaciones que terceras empresas han desarrollado con su API. De hecho, muchas personas aprenden a realizar las acciones citadas en esta red.

Una de las preguntas más frecuentes de las personas que entran en Facebook es si las fotos que se suben las pueden ver los demás usuarios aunque no sean contactos. Depende. Se puede disponer de un perfil abierto, que los demás usuarios de Facebook contemplen íntegro, o cerrarlo completamente para que sólo los contactos lo vean. En medio, hay toda una gradación de opciones para establecer el nivel de privacidad deseado.

Todos estos ajustes se establecen dentro del menú de "Configuración", situado en la parte superior derecha, en el botón "Configuración de privacidad". Se subdivide en cuatro apartados. En el de "Perfil" se determina quién puede ver las actualizaciones de estado, las fotos o vídeos etiquetados, la información académica y la laboral, o los datos de contacto, entre otros.

Permisos por grupos

  • Facebook permite clasificar a los amigos por grupos o listas de contactos. Por ejemplo, un grupo puede integrar a la familia, otro a la cuadrilla, un tercero a los compañeros de colegio, etcétera. Se crean intuitivamente desde el botón "Amigos", situado en la parte superior de la página.

  • Crear estas listas de amigos resulta útil para gestionar quién puede ver cada dato del perfil. En principio, el usuario se encuentra cuatro opciones predefinidas: "sus redes y amigos", los "amigos de amigos", que engloba a los contactos del amigo del usuario, "sólo amigos" o "personalizar".

    El usuario puede hacer que las fotos de acontecimientos familiares sólo las vean sus parientes

    Esta última brinda flexibilidad porque el usuario puede conceder el permiso a "Algunos amigos" y enumerarlos por grupos, con el consiguiente ahorro de tiempo, o individualmente o, por el contrario, establecer ajustes más finos porque se puede impedir que una lista de contactos o un amigo en concreto acceda a un dato. De esta manera, el usuario puede, si quiere, dividir sus contenidos y que las fotos de acontecimientos familiares sólo las vean sus parientes o las de los amigos, su cuadrilla.

  • Para comprobar cómo quedan los permisos y las restricciones establecidas, Facebook tiene en esa misma página un formulario en donde se introduce el nombre del contacto y se visualiza el perfil del usuario tal y como lo vería el citado contacto. Facebook avisa con un rectángulo de que se están comprobando las configuraciones de privacidad.

  • En esa misma página de "Perfil", dentro de "Configuración de privacidad", se halla un acceso a los permisos de los álbumes de fotos. Se debe considerar que en Facebook cada vez que se crea un álbum se deben establecer los permisos sobre quién puede verlos.

Configurar la presencia en búsquedas

  • Si en la página de "Configuración de privacidad" se hace clic en "Buscar", se determina la presencia de nuestro perfil en las búsquedas, tanto internas (dentro del propio Facebook), como de cara a los buscadores. En las internas se puede decidir qué elementos serán visibles: la foto de perfil, la lista de los amigos, etc. Por otro lado, el usuario selecciona si envía su información de Facebook a los principales buscadores o prefiere ocultar este dato para que no se sepa que posee un perfil en esta red social.

  • El apartado "Noticias y muro", dentro de la página de "Configuración de privacidad", permite fijar los elementos que se publicarán dentro del apartado "Últimas noticias", que les aparece a los amigos cuando se conectan a ver las novedades de su red. Por ejemplo, los comentarios o anotaciones en un muro o en un foro de un grupo o una página.

  • A pesar de que surgen decenas de grupos que invitan al usuario con el gancho de que así sabrá cuándo entran sus amigos en su perfil, Facebook no permite saber este dato. Tampoco publica los elementos que se borran ni avisa de que se ha rechazado o borrado algún contacto.

  • Por otro lado, dentro de las opciones de privacidad se puede insertar el nombre de determinadas personas para bloquearlas y que nunca tengan acceso a ningún tipo de información sobre el usuario.

  • Si se pulsa "Configuración de la cuenta", dentro del botón de "Configuración", se encuentran opciones como cambiar la contraseña, el nombre de usuario o desactivar la cuenta, lo que equivale a desaparecer de Facebook con la posibilidad de reengancharse cuando se desee.

  • En el apartado de "Notificaciones", se determinan los momentos en que el sistema envía correos electrónicos al usuario para avisarle de novedades. Esto resulta muy útil porque a veces se amontonan los mensajes con comentarios, fotos etiquetadas y mensajes recibidos.

¡Ojo! con las aplicaciones externas

Las aplicaciones externas, como los juegos y diversos widgets, constituyen uno de los elementos fundamentales para el éxito de esta red social. Ahora bien, se debe considerar que cuando se instala una de ellas se ceden los datos personales y fotografías a una empresa externa que no tiene nada que ver con la propia Facebook. En principio no debe de haber ningún problema, pero la garantía es menor que si se tratara de aplicaciones de la propia red social.

Antes de la instalación de cada aplicación, aparece una página donde el usuario debe permitir el acceso a esta información. Y si no concede el permiso, la aplicación no se instala. Sin embargo, después es posible definir cómo se comporta el programa. Los controles de este tipo se encuentran dentro de "Configu
ración"/"Configuración de las aplicaciones". El usuario dispone de la opción de situar las aplicaciones en la página principal del perfil, de controlar cuándo insertan notas dentro de las noticias de los amigos o de cuándo le remiten correos electrónicos, entre otras posibilidades.

Por Benyi Arregocés Carrere para Consumer

Artículo anteriorOME 09: Cita con el marketing
Artículo siguiente25 mujeres y la comunicación a debate