25 mujeres y la comunicación a debate

115

Que de los 35 dircom del Ibex sólo 6 sean mujeres es algo que seguramente determinó a Wellcomm a poner manos al debate. Por eso sus "Desayunos con talento" se convirtieron en el escenario para plantear escollos y generar líneas de acción.

La escasa representatividad de mujeres directivas en los medios de comunicación, el lenguaje que segrega y la manera de hacer frente a los desafíos por llegar, fueron algunos de los temas planteados en este foro donde 25 mujeres de la empresa, los medios, agencias, administración y universidad pusieron blanco sobre negro y acordaron no abandonar la partida.

Las mujeres, casi no existen en la cúpula de los medios: en el 2000 sólo 7 mujeres dirigían periódicos provinciales y otras pocas accedían a un segundo nivel directivo.

Ser capaces de reunirnos bajo el paraguas profesional para lanzar el debate y buscar soluciones es una idea que compartimos las asistentes al encuentro con la intención de encontrar las coincidencias y liderar los cambios que hacen falta. Carmen López Lavid, (MSD, patrocinador del evento) destacó la importancia estratégica que su empresa puso desde hace 18 años en los temas de diversidad, en los que la mujer tiene una actuación fundamental.

Elsa González Díaz Ponga (Cope) habló en nombre de las periodistas y de la gran cantidad de bajas de la profesión que por supuesto no deja a salvo a las mujeres. Habla de salir del túnel y de una pregunta que alguna vez se formuló: "¿Limitaría mis aspiraciones el hecho de ser mujer?" la respuesta fue tajantemente "No" y sin embargo el bautismo profesional hizo que se diera de bruces y empezara a ver la "realidad" desde otra perspectiva: la que observa que la igualdad es "aparente".

La autoexigencia de las mujeres no es suficiente, ni la renuncia personal -dice Elsa- porque la empresa se decanta por el hombre independientemente de los factores exógenos. El embarazo, la familia, la vida personal, se vuelve obstáculos, y entonces el desafío no es incorporarse al mundo mental del hombre sino evitar renunciar a la vida personal en pos de avanzar en la profesional. Romper moldes sí, pero también adaptar el periodismo a la conciliación, algo que debería redundar en beneficio de todos, hombres y mujeres. Y se pregunta también si la crisis nos llevará sólo a mantener el trabajo renunciando a derechos, calidad y dignidad profesional.

"Cuando nos tratan como a una minoría no debemos darnos por aludidas"

Las mujeres, casi no existen en la cúpula de los medios: en el 2000 sólo 7 mujeres dirigían periódicos provinciales y otras pocas accedían a un segundo nivel directivo. Los últimos números dicen que el peso de las mujeres se diluye cuantos más peldaños se sube. Decidimos poco y nada sobre los contenidos que se publican, y visto lo que hay, estamos como nos ven.

Dice Carmen López -Lavid que la mujer está infra-representada en todos los puestos de alto nivel sea el sector que sea. Y que las causas que lo motivan son el conocido techo de crista en el entorno empresarial, pero también el entorno hostil y aquí aparecen los horarios imposibles, la rigidez y la certeza de que deberá sacrificar y lastrar su vida para llegar a ciertos lugares, algo que el 68% no está dispuesta a hacer a diferencia de los varones.

María Gil Casares (Dircom) apunta por un lado a valorizar la figura del Director de Comunicación y en este punto y con un 70% de mujeres en Ciencias de la comunicación con los mejores expedientes, dice que hay que ayudarla a "liderar" -sin renunciar a su condición de mujer- pero además a ampliar sus redes de networking, su capacidad de negociación y la gestión de los conflictos y de la doble agenda.

Ana Balseiro (Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid) cree que mientras reforzamos nuestro papel como directoras de medios de la empresa ante nuestros jefes, no lo hacemos de la misma manera ante nuestros compañeros y que el reto urgente es triunfar en la vida laboral sin renunciar a la vida personal. En tanto surgen otros aspectos como el poder y la mejor manera de avanzar:

"Cuando nos tratan como a una minoría no debemos darnos por aludidas" apunta Miriam García Armesto (Plan España) que recuerda que detrás de las grandes mujeres directivas hay grandes hombres implicados. Y sabe que desde el sector social, el mundo lo sostienen las mujeres.

Carmen Muñoz (Expressive) se mostró entusiasta de las cuotas hasta tanto en la sociedad tengamos que seguir hablando de estos temas; Charo Gómez (Estudio de Comunicación) insistió en hacer realidad aquello de lo que hablamos y es ley; Patricia Leyva (ING) apuntó a la responsabilidad de aquellas que llegan al comité de dirección y deben ser ejemplo de las que están debajo, y Mildred Laya (Oracle) puso el dedo en la estereotipada imagen de la mujer en los medios.

Rosa Matías (Wellcomm) puso el cierre y Silvia Albert (Silvia Albert in Co.) llamó a la foto de familia. Una manera de decir que juntas llegaremos a buen puerto. Y que por supuesto, habrá más.

Video colgado en WellCommunity

 

También te interesan…

 

Artículo anteriorFacebook y nuestra privacidad
Artículo siguienteEsko Aho (Nokia) en INNOVAE