CoronaBranding

Las marcas muestran su lado más femenino, más humano.

648
CoronaBranding

Parece que el viernes 13 nos trajo a Barcelona una realidad de terror. Todos y todas confinados en casa, no escuelas, no extraescolares, no comercios, no ocio, no bares, no restaurantes, no desplazarse y no ir al trabajo sino es imprescindible. Digamos que, estamos todas y todos encerrados en nuestras jaulas hasta próximo aviso y desde ahí debemos intentar diseñarnos una normalidad, unas rutinas y unos espacios para intentar seguir trabajando, cuidando, estudiando, aprendiendo y, lo más importante, sobreviviendo.

No se esperaban este cambio de escenario, no tenían un protocolo escrito, pensado, ensayado, y mucho menos habían presupuestado recursos para ello.

Estos días me han hecho ver y reflexionar muchas cosas como a todas y a todos. Desde lo personal a lo profesional. Desde lo familiar a lo fraternal. Y desde la fuerza de la comunidad y el individualismo. Dicen que las situaciones extremas sacan lo mejor y lo peor de las personas… y la vida nos está poniendo a prueba.

Estamos más que nunca ATRAPADOS y ATRAPADAS.

Si lo trasladamos a lo que pasa con las marcas, sería lo mismo. Las marcas están atrapadas. NO se esperaban este cambio de escenario, no tenían un protocolo escrito, pensado, ensayado, y mucho menos habían presupuestado recursos para ello. Pero la vida (y la muerte) se imponen; siempre y sin avisar.

Y ahí nos encontramos con marcas que reaccionan rápidamente con creatividad y produciendo lo que la sociedad necesita, aunque no sea su negocio ni especialidad. Tenemos a INDITEX tejiendo máscaras y batas de quirófano. Otras dando un servicio que la situación requiere, porque ellas son empresas de servicios pero el suyo no lo pueden dar – Ej: SOCIALCAR dando consejos psicológicos para afrontar el confinamiento-. Otras cerrando y pidiendo ayuda al estado y beneficiarse de las prestaciones- la mayoría del sector turístico y de eventos-. Otras dando los servicios de consultoría on line, porque no hay otra opción y así se crean webminarios en un plis-plas, se presentan como expertos en crisis – dentro de poco #CoronaCrisis– y se mantiene la llama caliente. A esto le llamamos, ser notorios.

Esto de ser una marca -y de querer serlo – nos obliga a dar soluciones, a estar al lado de nuestras clientas y clientes y lo más importante, ser  consistentes y auténticas.

No puedo evitar la mirada femenina en las marcas, en la sociedad, en la vida, y este coronavirus nos está poniendo las cosas en su sitio. Un sitio que no nos gusta en muchas situaciones, pero está claro que va marcando las pautas y no puedes ir por libre. Y lo que está pasando en los millones de confinamientos globales es un retroceso del avance de la mujer.

Encontramos con marcas que reaccionan rápidamente con creatividad y produciendo lo que la sociedad necesita, aunque no sea su negocio ni especialidad.

¿Quién está cuidando? (sin cobrar) ¿A quién se le presupone que dentro de casa hará más tareas del hogar? (con menos tiempo para su teletrabajo) ¿Quién está voluntariado cocinando para médicas y sanitarias e indigentes? ¿Quién está cosiendo en sus casas mascarillas voluntariamente para ayudar? ¿Quién esta limpiando y desinfectando todo? ¿Quién regala consejos y tiempo para dar aliento a la gente sola en los call-centers? Todas y todos sabemos la respuesta… y ELLAS son las que mantienen esa llama caliente de las casas, de los hospitales, de las residencias, de los supermercados, de las empresas de confección… de las escuelas. De las MARCAS. Estas profesiones que nos están salvando son profesiones femeninas y las esperamos por voluntariado, por solidaridad y por generosidad, en la mayoría de los casos.

Las marcas debemos ser valientes –más que nunca- y traducir valentía a humildad y autenticidad y ahí decir quien está realmente dando ese trabajo, ese servicio, ese tiempo de una calidad inmensa que si no es por vocación no se da y de verdad cambia vidas. Es el momento para que muchas marcas saquen la #CoronaTarifa y sean cercanas, humanas y sean parte de la solución, no del problema.

Estamos atrapados, estamos atrapadas, pero debemos mostrar ese lado femenino de todas esas marcas que son las que nos están cuidando, apoyando, ayudando y queriendo. Debemos tomar nota de todo lo que estamos haciendo, como lo estamos solucionando, y cuando salgamos a la calle, volvamos a la escuela a trabajar, salgamos a correr, volvamos a tomar un vino y a visitar a nuestros padres… nos acordemos de quien nos salvó de este #CoronaShaking y así, diseñar otro paradigma, otra sociedad otra escala de valores; la real.

Porque pretender volver a una normalidad desde un confinamiento en una gran casa con jardín y con servicio doméstico, no es exactamente lo que este momento histórico está pidiendo. No podemos ser ejemplo de nada si no respetamos las personas que están facilitándonos la vida. Y hoy con la transparencia de las marcas y de quien  las gestiona, solo podemos mostrarnos auténticamente atrapadas.

Artículo anterior¿Pandemia de miedo o solidaridad?
Artículo siguienteLa Top 100 Mª Jesús Prieto-Laffargue, Premio Pioneras IT
Gemma Cernuda
Gemma Cernuda-Canelles es la fundadora de Ellas Deciden by Peix & Co, la primera agencia de Comunicación en Femenino de España. Desde allí, «feminizan» y rentabilizan las marcas para adaptarlas a los gustos, inquietudes y prioridades de la mujer; El 80% del poder de compra del mercado. Master en Gestión de la Comunicación por la UB y titulada en marketing por la Columbia Business School de NYC. Ha creado marcas líderes como la de Congelados “La Sirena”. Es también la primera mujer miembro de diversas asociaciones empresariales españolas como la Patronal Cecot. La 1ª Marketing to Women consultant de España. Imparte clases en el Master de Planificación Estratégica de la UAB (Barcelona). Ha sido seleccionada como una de Las TOP 100 mujeres líderes de España.