Andrea Grobocopatel: «Aspiro a cambiar las estadísticas del liderazgo femenino»

La presidenta de la Fundación  Liderazgos y Organizaciones Responsables (FLOR) pasó por Madrid. Un desayuno en la Embajada Argentina, fue el escenario del encuentro entre líderes españoles y argentinos a los que dio a conocer sus últimos desafíos.

La presidenta de la Fundación  FLOR, (Liderazgos y Organizaciones Responsables) pasó por Madrid. Un desayuno en la Embajada Argentina fue el escenario del encuentro entre líderes españoles y argentinos a los que dio a conocer sus últimos desafíos. En esta entrevista, reivindica su rol como líder mujer y da detalles sobre cómo acompañan -ella y su equipo- a emprendedores e instituciones.

Andrea Grobocopatel es una de las fundadoras de Los Grobo, un grupo económico argentino que se dedica a la provisión de servicios para la industria agropecuaria. Fue desde ese lugar que se dio cuenta muy joven de que eran pocas las mujeres que ocupaban roles de toma de decisiones en las empresas e instituciones. Por esa razón decidió crear FLOR y hacer su aportación para que otras mujeres puedan llegar a lugares jerárquicos. En diálogo con MujeresyCía, reconoce que, si bien no tuvo un techo de cristal, sí debió dejar de lado algunos sesgos que tenía internalizados.

-¿Cómo defines tu liderazgo?

-Yo creía que tenía un liderazgo ‘peor’ por ser más horizontal y consultar más, algo que es bastante común en las mujeres. Pero luego asumí que no era menos valiosa o efectiva, sino distinta, diferente, y complementaria al liderazgo de los hombres de la compañía. Por suerte pude entenderlo y cuando lo hice, no pude dejar de pensar en que tenía que hacer algo para cambiar las estadísticas.



-Sin embargo, la misión de la fundación es mucho más abarcativa…

-Exacto, porque busca conectar y formar a líderes con ganas de inclinar la balanza hacia una sociedad más justa. Es un espacio para aquellas personas e instituciones que buscan promover gente que tenga buenas ideas, que crean que es posible construir una sociedad mejor para todos.

A las mujeres jóvenes que desean emprender les aconsejo que sean “flexibles” y que no sientan que lo que estudiaron es lo que tienen que hacer.

-¿Tenemos las mujeres tendencia a dar por hecho que el estudio marcará nuestro camino?

-Lo que estudian o estudiaron es en realidad una base para aprender, para entrenarse, para relacionarse con otros. Pero debemos estar atentas, tener la mente abierta, los oídos y ojos abiertos, buscar propósitos para adaptarnos a nuevas realidades, a un mundo que nos sorprende permanentemente.

-Como líder financiera y economista, ¿qué consejo les daría a las mujeres jóvenes?

-En cuanto a las dificultades propias de las mujeres, como ya se repite en muchas estadísticas, aunque hayan mejorado su participación en la fuerza laboral, hay dificultades para crecer dentro de las empresas, sobre todo en ciertos rubros o sectores. Las razones son múltiples y variadas. Pero existen cuestiones culturales, sesgos y prejuicios, expectativas (que la mujer asuma las tareas domésticas y de cuidado… Ello se solapa con la exigencia que ciertos puestos requieren y que no son compatibles con las expectativas de la sociedad respecto a nuestro rol dentro de la familia, en particular como madres.

-¿Cuánto influye la sociedad, el entorno?

-Nuestro entorno suele depositar en nosotras una carga muy grande en relación a lo que esperan de nuestro rol como madre, hijas y esposas y que si no respondemos a ello, seremos “malas” madres, hijas o esposas. Lo cierto es que muchas veces quienes transmiten este prejuicio suelen ser las mismas mujeres para con otras.

-También están las imposiciones que nos hacemos nosotras mismas…

-Por un lado pensamos que si no desarrollamos al 100 % nuestra habilidades, no podremos cumplir con el puesto. Sin embargo, es cuestión de creérsela y estar dispuestas a tirarse a la pileta de ser necesario. Por otro, debemos bajar la autoexigencia en relación a las tareas de cuidado. Muchas veces hacemos más por no delegar o pedir ayuda. Esto es fruto de las expectativas de la sociedad, reflejadas en nuestro entorno y, obviamente en nosotras mismas. De nosotras depende, si queremos que se cumpla la corresponsabilidad, pedir ayuda y dar espacio a otros.

-Hablas de desafiar las estadísticas ¿cómo lo haces?

Las estadísticas dicen que hay un escaso 5% de mujeres CEOs de empresas -no hay grandes mejorías año a año- y menos del 20 %  en lugares de decisión. Veo las fotos en los espacios de poder y un 99 % son hombres… entonces no es cuestión de creer, es la realidad. El motivo en las diferencias en las opiniones respecto a la existencia de los techos de cristal yace en que algunas han tenido la suerte de no tenerlos o naturalizaron su existencia como parte de su carrera profesional. Mi aspiración es cambiar estos números. ¡Ya hemos empezado a hacerlo!

Programas y más sobre Fundación FLOR
  • Mujeres en Decisión (MED): Es un programa de gobierno organizacional con perspectiva de género, orientado a empresarias, ejecutivas, mujeres con cargos de decisión.
  • Board Experience (BE): Una experiencia pensada para brindar diversidad a directorios u órganos decisorios de cualquier tipo de entidad interesada en aportar distintos puntos de vista. El objetivo es conectar a mujeres formadas para asumir este tipo de posiciones con organizaciones que quieran mejorar su gobierno corporativo.
  • Cosas de Mujeres (CDM): Es un programa corto para mujeres emprendedoras que desean adquirir herramientas de negocio y habilidades de desarrollo profesional.
  • Emprendedoras a Empresarias (EaE): Es un programa de formación con perspectiva de género para mujeres emprendedoras que desean potenciar sus emprendimientos y pavimentar el camino a que se conviertan en grandes empresas.
  • FLOR In Company: Acompañamiento a las organizaciones diseñado a medida, con el objetivo de mejorar las prácticas de gobierno organizacional, especialmente en materia de Diversidad.
  • Programas para empresas de Familia: Cuentan con tres propuestas “Family Business” (abordan los principales tópicos que hacen a la sustentabilidad y profesionalización de la Empresa Familiar); “Family Business: la nueva generación” (desarrollan habilidades de gestión empresarial y liderazgo para jóvenes miembros de familias empresarias que están dando sus primeros pasos en la empresa). Por último, lanzarán un ciclo de clases magistrales para quienes sean parte de la estrategia de la Empresa Familiar y estén interesados en que la misma contribuya a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Congreso FLOR: Desde FLOR, queremos fomentar el logro de la agenda 2030 y visibilizar cómo las organizaciones están adaptando sus maneras de producir. A través de este novedoso espacio, algunas de las casi 700 mujeres que integran nuestra red presentarán, a través de exposiciones dinámicas, las últimas tendencias sobre Economía Sostenible.
  • Wisdom Masterclasses: reune líderes y organizaciones responsables con diversidad de voces del Sur Global, que representan y reflejan la inclusión del concepto ESG ( Environmental , Social, Governance ) desde una perspectiva inspiracional.
  • Premios FLOR a la Diversidad: Es el reconocimiento a aquellas organizaciones para las cuales gestionar la diversidad forma parte de sus valores y estrategia.

La Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables (FLOR) nació el 21 de septiembre de 2012 con la idea de aportar a los cambios culturales que necesita la sociedad. Es una red colaborativa que conecta y forma a líderes en búsqueda de construir organizaciones que trabajen de manera íntegra, equitativa y diversa, con buenas prácticas de gobierno. Las acciones que llevan adelante se enmarcan en cuatro ejes: Diversidad, Organizaciones Responsables, Liderazgo y Desarrollo Local. Los Premios Flor a la Diversidad, nacieron para destacar organizaciones que se preocupan por gestionar la diversidad. Con este reconocimiento aspiran a promover que otras empresas se inicien en ese camino. Este este año será una entrega muy especial porque tendrá lugar en el marco del festejo por los 10 años de la creación de la Fundación.

Más sobre Andrea Grobocopatel

El objetivo de Andrea Grobocopatel es lograr cambios positivos en la sociedad. Como presidenta de FLOR, ayudó a que casi 700 mujeres puedan romper el techo de cristal y que más de 500 organizaciones tengan mejores líderes, formadas y empoderadas. Además, acompañó a 350 mujeres a buscar su autonomía económica mediante un emprendimiento. Grobocopatel estudió Economía en la Universidad de Buenos Aires y fundó varias empresas con su familia, entre las que se encuentran Grupo Los Grobo, Los Grobo SGR y Ampatel. Actualmente preside Resiliencia SGR, desde donde brinda avales a emprendedores y MiPymes. Además, es delegada por Argentina en W20, desde donde trabaja para que haya más y mejores políticas para todas las mujeres del mundo. Se ha especializado en  financiamiento corporativo y de Pymes, profesionalización y sustentabilidad de empresas de familia, gobierno de las organizaciones, liderazgo, género y diversidad.

Artículo anteriorMacarena Gutiérrez: Directora General de la metalúrgica Atlantic Cooper
Artículo siguienteUpgrade, un libro y dos sherpas para el futuro profesional que acecha
Perfil Oficial de Mujeres y Cia