8 trucos de productividad para potenciar tu fin de año

A medida que nos acercamos al fin de año, las tareas se acumulan cada vez más y, entre fiesta y fiesta, encontramos poco tiempo para concentrarnos en lo que realmente tenemos que hacer. Ya sea que se trate de un gran proyecto de trabajo o de la planificación de la mejor fiesta de año nuevo, todos tenemos cosas que hacer. Nos presionamos mucho para ser productivos. Y cuando nos atrasamos, la ansiedad, el estrés y el agotamiento pueden llamarnos la atención.

La productividad es más que simplemente terminar una lista de tareas pendientes. Es una mentalidad. Cuanto más preparados mentalmente estemos para ocuparnos de las tareas, más lograremos y menos estrés sentiremos. Para comenzar, use estos ocho consejos para ayudarlo a transformar su estado de ánimo y aumentar su rendimiento.

La productividad es más que simplemente terminar una lista de tareas pendientes. Es una mentalidad.

8 consejos que pueden ayudarte a aumentar tu productividad

1. Comienza organizando tus pensamientos

Donde hay una mente desorganizada, suele haber un entorno desorganizado… y viceversa. A menudo, nos sentimos abrumados e improductivos simplemente porque todo lo que podemos ver es la pila de tareas sin terminar frente a nosotros.

Si ahí es donde estás comenzando, entonces respira profundamente. El simple hecho de pasar por las tareas probablemente no va a ayudar, y puede empeorar las cosas. Es mejor empezar por despejar la cabeza y organizar los pensamientos.

La investigación del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento ha demostrado que la desorganización mental tiende a crear más estrés y comportamiento impulsivo, ninguno de los cuales lo ayuda a ser productivo. Entonces, antes de abordar su lista de tareas pendientes, ¿por qué no se toma un momento para pensar, escribir en un diario, rezar o meditar para poder organizar sus pensamientos? Si comienza a organizar sus tareas con un sentido de claridad y propósito, será mucho más efectivo al hacer un plan.

2. Planifica tu día (o semana)

Probablemente conoces la sensación. Trabajas y trabajas, pero parece que nunca haces nada importante. Eso es porque has cedido a la tiranía de lo urgente.

8 trucos de productividad para potenciar tu fin de año

Esta es la verdad: nunca terminará todo lo que está en su lista de tareas pendientes. Siempre hay algo más que abordar o alguien más que le diga lo que debe hacerse. En lugar de jugar al topo todos los días, necesita un plan que lo ayude a lograr lo más importante.

Planear tu día o tu semana es un ejercicio de disciplina mental. Requiere que considere lo que es más importante para usted, ya sea en su trabajo o en su vida personal, y programe tareas que reflejen esas prioridades. Piensa en ello como una oportunidad para comprobarlo contigo mismo y asegurarte de que estás pasando bien tu tiempo.

3. Comienza con algo fácil

Si se pregunta cómo ser más productivo, generalmente no es una buena idea posponer las tareas más grandes y difíciles en favor de las más fáciles. De hecho, una investigación de la Universidad de Emory muestra que las personas que generalmente abordan primero las tareas grandes son más productivas en general.

Dicho esto, cuando inicialmente intenta hacer girar las ruedas de la productividad, puede ser útil comenzar con una o dos tareas fáciles. Marcar algunas cosas rápidas de su lista puede darle una sensación de logro y establecer el impulso suficiente para ayudarlo a ponerse en marcha.

Sin embargo, una vez que haya obtenido esa oleada de logros, no se quede atascado en las tareas fáciles. Toma esa energía y utilízala para hacer algo grande.

4. Divide las tareas grandes en otras más pequeñas

Cuando recurre a un trabajo más complejo, es fácil sentirse abrumado por el esfuerzo requerido. Cuando la línea de meta se siente lejana, es posible que sienta la tentación de darse por vencido o simplemente volver a marcar tareas pequeñas.

El truco aquí, según la investigación de Emory, es convertir esas grandes tareas en pequeñas. Tome el objetivo final de su proyecto y divídalo en pasos pequeños y manejables que pueda lograr uno por uno.

Por ejemplo, supongamos que desea planificar un gran viaje por carretera para su familia. No es posible concretar todos los detalles a la vez, así que intente dividirlos. Tal vez su primer objetivo sea investigar su ruta y lugares para quedarse para que pueda presupuestar los gastos de viaje. Comience allí, luego pase a la siguiente tarea importante.

Dividir las tareas grandes en tareas pequeñas y manejables lo ayudará a mantenerse motivado para seguir adelante porque le brinda esos pequeños momentos de logro. Y la motivación es un factor psicológico clave para mantenerse productivo.

5. Crea límites para ti y para los demás

En los ambientes de trabajo de hoy, estamos constantemente distraídos. Los diseños abiertos del lugar de trabajo y las herramientas de comunicación digital nos hacen sentir que debemos estar constantemente disponibles para nuestros colegas. Pero esta disponibilidad constante puede tener un gran costo en lo que respecta a la productividad.

Una investigación de la Universidad de California, Irvine, demuestra cuán costosas pueden ser incluso las distracciones simples. Los resultados mostraron que al trabajador promedio le toma más de 23 minutos recuperar el enfoque después de estar distraído.

¿Qué podemos aprender de esto? Si desea ser productivo, es importante minimizar las distracciones para que pueda maximizar el enfoque. Y hacer eso requiere que establezcas algunos límites. Desactive las notificaciones, cierre sesión en las redes sociales y avise a sus compañeros de trabajo cuando no esté disponible. Pruébelo durante una semana y vea cuánto más puede hacer. Es posible que se sienta menos estresado cuando se toma un momento para relajarse con un colega.

6. Pide ayuda cuando la necesites

El hecho de que te estés convirtiendo en un maestro de la productividad no significa que no necesitarás ayuda de vez en cuando. Ya sea que tenga demasiado en su plato o necesite pasar algunas tareas que no se ajustan a su experiencia, involucrar a otros puede ayudarlo a mantenerse productivo ahora y en el futuro.

Por ejemplo, digamos que está atascado creando hojas de cálculo que necesita para un proyecto importante. Tu experiencia no radica en las hojas de cálculo, sino en el diseño de presentaciones. Si le pasa las hojas de cálculo a un colega que es un gurú de Excel, hará mejor esa parte del trabajo y le permitirá concentrarse en crear una gran presentación.

En última instancia, delegar puede reducir el estrés y liberar espacio mental para que pueda concentrarse en las tareas que más le importan.

7. Felicítate cuando logres cosas

El camino para volverse más productivo es largo y se necesita mucha fortaleza mental para mantener el rumbo. En el camino, logrará muchas cosas, tanto pequeñas como significativas. Tómese el tiempo para reconocer lo que ha hecho de vez en cuando.

Si nunca se detiene para darse palmaditas en la espalda, corre el riesgo de concentrarse demasiado en mantenerse productivo. Cuando siempre está buscando lo siguiente en su lista, puede terminar donde comenzó: abrumado y agotado. Celebre sus logros para que pueda mantener alta su motivación.

8. Consigue cosas por ti mismo

La mejor manera de evitar quedar atrapado en la interminable rueda de hámster de la productividad es asegurarse de incluir algunas cosas que ama en la mezcla.

No se trata solo de tomar un respiro, aunque eso es importante. Las investigaciones muestran que los trabajadores son más productivos cuando están felices. Dar prioridad a algunos de sus propios pasatiempos e intereses puede llenar su tanque y ayudarlo a mantenerse motivado y concentrado para que haga su mejor trabajo cuando llegue el momento.

La línea de fondo

Seguir estos consejos de productividad psicológica lo ayudará a recuperar el enfoque y hacer más cosas. Recuerde que la productividad no lo es todo. El agotamiento puede provocar problemas graves de salud física y mental , por lo que es importante estar atento a los signos. Cuando te obsesionas con la lista de tareas diarias, probablemente sea una buena señal de que es hora de tomar un descanso. En última instancia, serás más productivo a largo plazo.

Artículo anterior5 consejos para ser un consumidor responsable estas navidades
Artículo siguiente#QuéLeer: las memorias del creador de la teoría de las 8 inteligencias múltiples