Yo quiero ser como ellas

Yo quiero ser como ellas

«Yo quiero ser como ellas», dijo mi hija Jimena, entonces de ocho años, mientras observaba fascinada la gala Top 100 Mujeres Líderes en España 2023 en la televisión.

El valor de este evento reside precisamente en esto: capturar y resaltar la esencia de la mujer como referente y líder, sirviendo de faro e inspiración para todas aquellas que persiguen objetivos similares, mujeres de todo rango de edad con ganas de soñar. Por eso, este tipo de eventos son cruciales porque destacan a las mujeres que no solo han alcanzado sus metas sino que también allanan el camino para las futuras generaciones que aspiran a seguir sus pasos.

Aunque este año no pude estar presente en el evento, no dejé pasar la oportunidad de disfrutarlo nuevamente en compañía de mi hija Jimena, a la que se unieron sus hermanas Amelia y Rebeca. Rebeca, lejos de ser tímida por ser la pequeña, encontró su lugar junto a mí en el sofá y, llena de entusiasmo, se acomodó para vivir el evento en una maravillosa tarde de domingo.

El evento destacó por la reunión de prominentes figuras femeninas de varios sectores, todas líderes en sus áreas con un especial reconocimiento a las Top 100 Honorarias, aquellas que han sido elegidas durante 3 años. Estas mujeres no solo fueron homenajeadas por sus logros individuales, sino también por su influencia positiva en la sociedad, marcando un hito en el reconocimiento de su impacto y contribución.

¿Pero qué es lo que hace tan especiales a eventos como Top 100 Mujeres?

Estos eventos, caracterizados no solo por la elegancia y el reconocimiento al éxito femenino, van más allá de ser meras ceremonias de realce del ego, que, aunque necesario, no es su única función. En estos eventos se articula un marco teórico robusto y bien fundamentado que, siguiendo la línea de mis artículos anteriores en este medio, me gustaría explicar.

Pero antes de todo, pongámonos en situación, porque el sentido de urgencia se mantiene. Por mucho que exista cierta sensación de logro, la meta aún no está conseguida. Según el Global Gender Gap Report 2023 del Foro Económico Mundial, el porcentaje de mujeres en cargos directivos en empresas se sitúa en el 32,2%, lo que representa una disminución de casi 10 puntos porcentuales en comparación con la edición anterior.

Por otro lado, LinkedIn informa que en mayo de 2023, la proporción de mujeres contratadas para cargos directivos fue inferior a lo previsto, basándose en las tendencias anteriores a 2022 en la mayoría de las industrias. Los sectores más afectados incluyen servicios al consumidor, sanidad y servicios asistenciales, e inmobiliario, con los mayores descensos globales en roles directivos.

Un dato adicional relevante es la aún limitada presencia de mujeres en el sector STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), donde constituyen solo el 29,2 % de la fuerza laboral. Este panorama resalta la necesidad de iniciativas y eventos como el que celebramos, para impulsar y reconocer el liderazgo femenino en todos los ámbitos, pero sobre todo para motivar a las niñas y jóvenes a estudiar en estas áreas de conocimiento y así aumentar la base de la pirámide.

Así que con esta información, eventos como Top 100 Mujeres, desempeñan un papel crucial en aumentar la visibilidad de las mujeres exitosas, lo cual es fundamental para fomentar la igualdad de género en el liderazgo. Al destacar los logros de las mujeres líderes en diversos campos, estos eventos no solo reconocen sus contribuciones sino que también sirven como inspiración para otras mujeres y niñas. Además, proporciona modelos a seguir tangibles, demostrando que el éxito es alcanzable y diverso en sus formas.

«Yo quiero ser como ellas» 

Varios estudios han subrayado la importancia de la visibilidad y representación femenina en roles de liderazgo. Por ejemplo, el artículo ¿Qué modelos a seguir son efectivos para qué estudiantes? Una revisión sistemática y cuatro recomendaciones para maximizar la efectividad de los modelos a seguir en STEM muestra que cuando las niñas y mujeres jóvenes ven a mujeres en posiciones de autoridad y éxito, se amplían sus propias aspiraciones y percepciones sobre lo que pueden lograr.

El estudio destaca la importancia de elegir referentes que sean competentes y exitosos, pero también accesibles y cercanos a las realidades de quienes buscan inspiración. Es fundamental que estos modelos a seguir no solo representen el éxito, sino que también sean percibidos como alcanzables, reflejando similitudes con aquellos a quienes buscan motivar. Además, se recomienda que estos referentes representen a grupos históricamente subrepresentados, promoviendo así una mayor diversidad e inclusión.

Sin duda, estas conclusiones, resaltan cómo la visibilidad de mujeres exitosas puede tener un impacto transformador, no solo en el presente sino también en la formación de la próxima generación de líderes femeninas, y por tanto, eventos como Top 100 Mujeres contribuyen significativamente a la igualdad de género a largo plazo al crear una mayor conciencia y reconocimiento de las capacidades y logros de las mujeres.

En general, estos eventos desafían las normas de género tradicionales y promueven un cambio cultural en la percepción del liderazgo y el éxito. Al destacar y celebrar las contribuciones de las mujeres en diversos campos, estos eventos envían un mensaje poderoso de igualdad.

Pero no solo es una cuestión social sino que además, otros estudios han demostrado que una mayor diversidad de género en el lugar de trabajo conduce a una mayor innovación y productividad. Por ejemplo, el informe Gana la diversidad. Cómo importa la inclusión de McKinsey&Company encontró que las empresas con mayor diversidad de género en sus equipos ejecutivos eran más propensas a tener un rendimiento financiero por encima de la media nacional de su industria.

Este hallazgo subraya que la inclusión de perspectivas y habilidades diversas, que se logra a través de una mayor equidad de género, puede conducir a soluciones más innovadoras y efectivas en los negocios.

Líderes y referentes

Es cierto que eventos de estas características pueden enfrentar críticas, como la preocupación de que puedan fomentar una competencia no saludable o ser vistos meramente como simbólicos u oportunistas. Algunos podrían argumentar que estos eventos destacan a unas pocas mujeres seleccionadas, creando una competencia donde el reconocimiento se convierte en el fin, en lugar de promover un cambio más amplio y significativo en la igualdad de género. O simplemente, no es necesario, porque el objetivo de la igualdad se ha conseguido.

Sin embargo, estas críticas pueden ser contrarrestadas  con argumentos y datos sólidos sobre el impacto positivo de tales reconocimientos. Primero, estos eventos sirven como plataformas de visibilidad crítica para las mujeres, rompiendo estereotipos y mostrando la diversidad de logros femeninos.

Además, lejos de ser solo simbólicos, estos eventos pueden inspirar y motivar a otras mujeres y niñas a aspirar a roles de liderazgo, como lo demuestra el efecto positivo de los modelos a seguir en el desempeño y las aspiraciones de las mujeres jóvenes, o simplemente viendo la reacción de mis hijas en mi propia casa.

Sin duda, la exclamación de mi hija, yo quiero ser como ellas, captura la esencia de por qué eventos como Top 100 Mujeres; son importantes. Estas palabras reflejaban una conexión emocional y un despertar de aspiraciones que pueden tener un impacto duradero en su desarrollo personal y profesional. Y esto es maravilloso.

Podría ser que, como padre, tiendo a magnificar las cosas, pero lo cierto es que este año
ha sido especial. No solo disfrutamos juntos del evento, sino que compartir este momento con ellas ha sido muy gratificante. Ver sus ojos iluminarse, sentir su ilusión crecer junto a la mía, me ha llenado de una profunda emoción. Esta experiencia compartida, más que cualquier otra cosa, reafirma mi papel en sus vidas no solo como padre, sino también como un modelo a seguir, porque estoy junto a ellas, que también soy su referente.

 

Artículo anterior¿Qué tendencias van a marcar la comunicación empresarial en 2024?
Artículo siguienteRed WISE en Globant: La inteligencia artificial aplicada a los equipos del futuro
Tomás Otero. Cádiz, 1975. Licenciado en Psicología. PADDB The Valley. PDD CEU IAM Business School. Master RRHH Garrigues. Profesional especializado en búsqueda de ejecutivos, experiencia de diez años en dirección de recursos humanos y miembro de comité de dirección. Conferenciante en diversas escuelas de negocio y experto en mentoring.