Madam Walker: Emprendedora desde los campos de algodón

Walker, la primera mujer negra que cumplió el “ Gran Sueño Americano”. Se convirtió en millonaria gracias a emprender y construir su propio imperio cosmético. Ejemplo de perseverancia y esfuerzo a pesar de su paso por la esclavitud.

412
Madam Walker Netflix Self Made

Netflix lanzó «Self Made» (Hecha a sí misma), una serie de cuatro capítulos protagonizada por la actriz estadounidense Octavia Spencer y que relata la vida de Madam Walker. Pero ¿quién fue Walker y cómo consiguió su éxito económico?

Emprender desde la pobreza

Sarah Breedlove, su nombre real, nació en el seno de una familia pobre en 1867 en el estado de Luisiana, donde sus padres fueron esclavos. Fue una mujer que trabajó en los campos de algodón del sur de Estados Unidos. Luego por su esfuerzo y dedicación, la ascendieron a la tina de lavado, y al tiempo, la promovieron a la cocina. Pero, ¿Cómo pudo construir un negocio cosmetico desde cero?

Notó que se le caía el pelo y temía quedarse calva. Así, con la ayuda de sus hermanos barberos, Walker comenzó a experimentar con diferentes productos y terminó creando una fórmula para que el pelo vuelva a crecer.

Como el experimento funcionó, otras personas quisieron probarlo. Así, Walker comenzó su negocio de vender su revolucionario producto puerta a puerta. Ella “se convirtió en su propia modelo”, ya que aparecía en las etiquetas de sus cosméticos.

Al momento de su muerte en 1919, a los 51 años, fue una de las mujeres de negocios más ricas del país.

Walker Company, identidad de transformación

A principios del siglo XX, los estándares de belleza estaban muy relacionados al estereotipo de la mujer europea blanca, por lo que no había como resaltar la apariencia de las mujeres negras de la época.

Madam Walker ayudó a esas mujeres a transformarse a sí mismas, a tener más confianza y ayudarlas a ser un poco más independientes económicamente.

El éxito de los productos de Walker fue creciendo cada vez más hasta que necesitó ayuda para realizar demostraciones y ventas, de modo que comenzó a formar a otras mujeres.

Así nació la fábrica The Walker Manufacturing Company, que llegó a emplear a 20.000 personas entre hombres y mujeres en Estados Unidos, América Central y el Caribe.

Negocios: Género e igualdad

A pesar de su éxito como empresaria, Walker no pudo escapar al sexismo y racismo de la época. Decidió invertir parte de su fortuna en organizaciones que luchaban por causas de derechos humanos e igualdad. También presentó en la Casa Blanca peticiones para conseguir el apoyo para defender a los ciudadanos negros, victimas de esclavitud.

Walker no solo ayudó con su dinero, sino que marcó una gran diferencia a nivel social, de género y de emprender desde una necesidad e idea.

Otra mujer que nos inspira, desde su legado, a construir diferentes sueños, no importa el lugar y los tiempos. Solo a continuar por lo que realmente nos apasiona. ¿Cuál es tu próximo imperio a construir?