Covid y empresas: la devastación y la conciencia

Si escaláramos la edad de la tierra, 4,600 millones de años, a 46 años, el tiempo de los humanos sobre este planeta representaría solo 4 horas. Y en este corto espacio de tiempo hemos generado una devastación sin procedentes de los recursos, el clima y los entornos naturales.

771

Por eso, a finales del 2019 el Parlamento Europeo declaró el estado de emergencia climática y ambiental, siendo Europa el primer continente en oficializarlo. La presión de la ciudadanía y de los consumidores aumentaba, copando titulares y instando a las empresas y las instituciones. Pedían una mayor implicación en el desarrollo responsable y sostenible. Y entonces llegó el COVID 19.

La conciencia hizo que muchas empresas apelaran al ingenio y a la creatividad, transformándose en agentes de cambio.

Conciencia empresarial

Durante los últimos meses, y ante los desafíos del COVID, numerosas empresas, grandes y pequeñas, han reaccionado. Entendieron la necesidad de expandir sus roles en la sociedad, poniendo sus fábricas, sus productos y sus ideas al servicio de nuestro bienestar físico, emocional y social.  Hicieron tangibles sus propósitos, llevándolos de la teoría a la práctica, en un tiempo récord. Apelaron al ingenio y a la creatividad, lo que nos ha permitido a todos imaginarnos un futuro más seguro y sostenible, impulsado por la transformación de las empresas en agentes de cambio.

La reconstrucción del comportamiento ético

EL COVID ha catalizado el comportamiento ético y cívico que muchos consumidores ya demandaban

EL COVID ha catalizado el comportamiento ético y cívico que muchos consumidores ya demandaban de las marcas. Sus esfuerzos para combatir las consecuencias del virus y el priorizar a las personas indudablemente serán recompensados. Al mismo tiempo, los consumidores han visto y han aprendido que lo deseable es posible y exigirán al sector privado nuevas iniciativas y continuados compromisos. Ante las emergencias sociales y medioambientales que nos aquejan y requieren también toda nuestra atención, la percepción y la urgencia han cambiado.

*Belén Romero es, junto a Almudena Bermejo, fundadora de AWĀ Planet. El objetivo de la boutique de consultoría de impacto social, es ayudar a las empresas a analizar los nuevos escenarios para diseñar estrategias, territorios e ideas con las que impactar socialmente. De esta forma, materializan su contribución al bien común y a un futuro más sostenible.

Artículo anteriorMadam Walker: Emprendedora desde los campos de algodón
Artículo siguienteLaura Tapias: Lauwood, madera de marca
Belén Romero es CEO y fundadora de AWĀ Planet. Boutique-Consultora de Transformación y Sostenibilidad Medioambiental. Desarrolla proyectos que crean valor para las empresas, impacto social positivo y aportan soluciones a los grandes desafíos medioambientales. Es miembro del Consejo Asesor de Cultura Digital de Fundación Telefónica y consultora y miembro del Consejo Impulsor de Mujeres&Cia y EngageMen. También, consultora y Voluntaria, entre otros, de Asociación Ambiente Europeo y Ocean Conservancy Association. Además, como Senior Advertising Executive, ha trabajado en distintas multinacionales liderando marcas en diferentes sectores del negocio tanto local como internacional. Como emprendedora, ha sido impulsora proyectos basados en la innovación, la tecnología y las ideas.