Covid y empresas: la devastación y la conciencia

Si escaláramos la edad de la tierra, 4,600 millones de años, a 46 años, el tiempo de los humanos sobre este planeta representaría solo 4 horas. Y en este corto espacio de tiempo hemos generado una devastación sin procedentes de los recursos, el clima y los entornos naturales.

395

Por eso, a finales del 2019 el Parlamento Europeo declaró el estado de emergencia climática y ambiental, siendo Europa el primer continente en oficializarlo. La presión de la ciudadanía y de los consumidores aumentaba, copando titulares y instando a las empresas y las instituciones. Pedían una mayor implicación en el desarrollo responsable y sostenible. Y entonces llegó el COVID 19.

La conciencia hizo que muchas empresas apelaran al ingenio y a la creatividad, transformándose en agentes de cambio.

Conciencia empresarial

Durante los últimos meses, y ante los desafíos del COVID, numerosas empresas, grandes y pequeñas, han reaccionado. Entendieron la necesidad de expandir sus roles en la sociedad, poniendo sus fábricas, sus productos y sus ideas al servicio de nuestro bienestar físico, emocional y social.  Hicieron tangibles sus propósitos, llevándolos de la teoría a la práctica, en un tiempo récord. Apelaron al ingenio y a la creatividad, lo que nos ha permitido a todos imaginarnos un futuro más seguro y sostenible, impulsado por la transformación de las empresas en agentes de cambio.

La reconstrucción del comportamiento ético

EL COVID ha catalizado el comportamiento ético y cívico que muchos consumidores ya demandaban

EL COVID ha catalizado el comportamiento ético y cívico que muchos consumidores ya demandaban de las marcas. Sus esfuerzos para combatir las consecuencias del virus y el priorizar a las personas indudablemente serán recompensados. Al mismo tiempo, los consumidores han visto y han aprendido que lo deseable es posible y exigirán al sector privado nuevas iniciativas y continuados compromisos. Ante las emergencias sociales y medioambientales que nos aquejan y requieren también toda nuestra atención, la percepción y la urgencia han cambiado.

*Belén Romero es, junto a Almudena Bermejo, fundadora de AWĀ Planet. El objetivo de la boutique de consultoría de impacto social, es ayudar a las empresas a analizar los nuevos escenarios para diseñar estrategias, territorios e ideas con las que impactar socialmente. De esta forma, materializan su contribución al bien común y a un futuro más sostenible.