Racismo y machismo contra la ministra Kyenge

434

Desde que el primer ministro italiano, Enrico Letta le ofreció en abril un puesto en el Gobierno a Cécile Kyenge, una oftalmóloga de 49 años nacida en la República Democrática del Congo, el acoso contra ella ha ido in crescendo. Los ataques vinculados al color negro de su piel no muestran un preocupante racismo sino también cómo el machismo continúa siendo problema principal en la sociedad italiana.

La actual ministra de Integración italiana confesaba en una entrevista a El País: "Me culpan de ser negra, mujer y extranjera". Acosada e insultada, Kyenge tiene que enfrentar casi a diario comparativas de su aspecto con el de los orangutanes, ataques xenófobos, racistas y machistas y amenazas que, como una de las últimas, llegan en sobre a su oficina  en sobres sin remite y con polvos blancos.

Esta campaña contra Kyenge se basa en, además de la procedencia de la ministra, en su intención de introducir en Italia el ius soli (el derecho de suelo) Desde hace apenas una semana, el controvertido periódico del partido con tinte xenófobo de la Liga Norte ha decidido también publicar la agenda de actos de la ministra. Precisamente este partido ya ha atacado en numerosas ocasiones a la ministra, la más sonada: cuando la comparó con un orangután.

Esta campaña contra Kyenge se basa en, además de la procedencia de la ministra, en su intención de introducir en Italia el ius soli (el derecho de suelo), que permite que los ciudadanos obtengan la nacionalidad del país en el que han nacido, sin importar la procedencia de sus progenitores.

Básicamente, Kyenge supone una amenaza para todos aquellos que presos del odio criminalizan a inmigrantes e infravaloran a las mujeres.  "Estoy convencida de que todos estos ataques no pretenden solo destruir a la persona, sino que quieren comprometer, poner en riesgo, el futuro de Italia, la sociedad del futuro", explicó la ministra en una entrevista.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Políticas y funcionarias en nuestra ZONA MUJERES?  

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorMontse Moliner: Medir la RSE es esencial
Artículo siguienteCae la participación de mujeres en Davos