Quince legados al pacifismo mundial

330

Desde que los Premios Nobel se crearon en 1901, quince mujeres han sido reconocidas con el Nobel de la Paz entre 1905 y 2011. Procedentes de entornos sociales y periodos históricos totalmente diversos, y promoviendo la paz de diferentes formas, todas ellas constituyen los mejores exponentes de una máxima vital de Jody Williams (Premio Nobel de la Paz 1997), según la cual una mujer media normal puede hacer que algo extraordinario suceda.

Esto es, precisamente, lo que consiguen, junto a la mencionada galardonada, Bertha von Suttner, Jane Addams, Emily Greene Balch, Betty Williams, Mairead Corrigan, Alva Myrdal, Rigoberta Menchú, Aung San Suu Kyi, Shirin Ebadi, Wangari Maathai, Ellen Johnson Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkol Karmann.

Sus nombres son sinónimos de sólidos valores e ideales, de un coraje y determinación admirables y de una creencia firme en que sus objetivos serían realizados, sin que flaquearan en la consecución de sus anhelos, a pesar de contar con unas circunstancias y un entorno completamente adversos. Sobre esta base común, las galardonadas representan ejemplos emblemáticos del gran potencial y de la contribución de las mujeres en la defensa y reivindicación de la democracia, la no violencia, el desarme, la resolución pacífica de los conflictos, la justicia social, los derechos humanos y civiles, la preservación del medio ambiente como instrumento de desarrollo económico y la ayuda a los más desfavorecidos.

A pesar de que ellas cuentan con el reconocimiento y el prestigio internacional, resulta imprescindible subrayar que esa reputación es fruto también del esfuerzo colectivo de millones de mujeres De la mano de cada una de ellas, el libro hace un recorrido por algunos de los hechos históricos que han marcado el siglo XX y las primeras décadas del XXI, como las dos guerras mundiales, el conflicto del Ulster, el rearme nuclear durante la Guerra Fría, la cruenta guerra civil de Guatemala, la dictadura militar de Birmania, el sangriento conflicto de Liberia y los niños soldado o la Primavera Árabe de Yemen.

Acontecimientos, en definitiva, en los que las premiadas han ejercido un papel decisivo al erigirse como altavoces para denunciarlos y darles visibilidad mundial, y por su capacidad para generar movilización social y adhesión a estas causas y lograr soluciones eficaces y duraderas en el tiempo. Sin embargo, a pesar de que ellas cuentan con el reconocimiento y el prestigio internacional, resulta imprescindible subrayar que esa reputación es fruto también del esfuerzo colectivo de millones de mujeres alrededor del mundo que, sin tener en cuenta su raza, religión, estatus social, etc, y desde el anonimato, han sumado voluntades para luchar por sus derechos y por conseguir un mundo sin guerras, democrático, justo y equitativo.

En resumen, las Nobel de la Paz son los estandartes que simbolizan el enorme impulso y el protagonismo que las mujeres están ganando en el escenario internacional como agentes sumamente poderosos de cambio significativo en todos los ámbitos (político, social, económico, académico, humanitario…), invirtiendo así una situación histórica que, siglo tras siglo, ha silenciado sus contribuciones en dichos campos.

 

Leer más sobre el libro Mujeres Nobel de la Paz: http://www.book2look.es/book/pQFEMacX7C

*Lydia Escribano es autora del libro Mujeres Nobel de la Paz

Otros artículos de nuestros/as columnistas…

 ¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anterior¿Cambiar los negocios por ocio? Cinco destinos para disfrutar
Artículo siguienteMDE: Emprender en femenino