Mercedes Wullich: “No les pido que pacten con el diablo, les pido que las vean venir”

El siguiente es el discurso de Mercedes Wullich, fundadora del ranking Top 100 Mujeres Líderes, en la Gala de la 8ª edición.

624

En una escena de “Pactar con el diablo”, Al Pacino le sugiere a Keanu Reeves -para que logre sus objetivos- que no lo vean venir…. Yo creo que las mujeres debemos hacer lo contrario: Tienen que vernos venir. Es lo que casi 600 mujeres hicieron en esta edición.

Cargamos una mochila cultural, de educación que nos llevó a ser pacientes, a esperar a que nos descubran… a callar…

Es preciso dar ese paso que cambiará la ecuación: que nos vean venir significa decir lo que pensamos, levantar la mano, dejar de pedir permiso y saber que si nos equivocarnos…es mucho más fácil pedir disculpas que no haber hecho lo necesario para estar en el lugar donde queremos estar.

Sobreactuar el poder

Por historia, y para ganar tiempo, es preciso sobreactuar el poder. Conozco a muchísimas mujeres que lo tienen…y no se nota que lo tienen. No hablo de gestos grandilocuentes o de cierta soberbia, si no de utilizarlo y que los demás sepan que lo tenemos y que haremos uso de él cuando haga falta: Tomando decisiones, negociando según nuestros intereses y los de las mujeres que no tienen ese poder… trayendo a la mesa de debate a gente -hombres y mujeres- con ideas frescas e irreverentes que cuestionen lo que hacemos.

Que los demás sepan que tenemos poder y que haremos uso de él cuando haga falta

¡Y hará falta! …porque al mismo tiempo que avanzamos, generamos reacciones y contramarchas. Y porque un día como hoy, 25 de noviembre… la violencia contra las mujeres, dolorosamente, sigue precisando de nuestro compromiso

Debemos ser vigilantes…Los tiempos inciertos y su reflejo -en la sociedad o la política, nos permiten saber quién está de nuestro lado. ¡Ladran! y eso es alentador. No es peligroso que existan quienes pretenden que nuestros derechos y avances retrocedan… Lo peligroso es ignorar que existen.

Acabo de terminar una novela que escribí en Galicia. Va sobre las idas y venidas de una familia, la mía, entre dos continentes. Pero especialmente la de sus mujeres. Todavía llevo en la piel sus actitudes, sus peleas, sus estrategias, su determinación… por hacer lo que querían. Y eso me recordó también a todos los hombres buenos q me consideraron una igual. Pero me dieron más, porque sabían q la sociedad me miraría con otros ojos por ser mujer.

Aquí hay representantes de muchas compañías y organizaciones que tienen que saber que no queda tiempo: ni para actuar con tibieza, ni para dar vueltas alrededor de decisiones vitales que ya deberían haberse tomado. Innoven en el discurso, pero, sobre todo, innoven en los hechos.

No nos dejemos asustar por la mirada apocalíptica de lo que vendrá. Seamos parte, intervengamos…

Abran las puertas y la cabeza a nuevas ideas, elijan con criterios de diversidad, rompan las reglas establecidas y ejecutadas por años, porque se hicieron para una sociedad que ya no existe…
Y sean parte de ese cambio urgente ¡no solo para las mujeres, también para los hombres que quieren otro modelo y nos acompañan!

Filosofía…contenidos e inteligencia artificial

En esta edición 65.000 visitantes entraron en la web a mirar alguno de los cientos de perfiles de mujeres notables. Y el movimiento en redes fue brutal… También esto implica un desafío: hacer frente al futuro que nos alcanza y donde urge que entremos sin demora…

El pasado 21 se celebró el día de la filosofía, esa ciencia de discutir las certezas, ejercitar la curiosidad y el asombro, de cuestionar los prejuicios y de repensar lo aprendido. No nos dejemos asustar por la mirada apocalíptica de lo que vendrá. Seamos parte, intervengamos a la hora de definir, por ejemplo, cuál es el contenido con el que vamos a alimentar la inteligencia artificial, esa gran protagonista de hoy…

Dediquemos tiempo a filosofar, para pensar dónde, cómo y de la mano de quién elegimos estar…Cuál es el terreno que debemos pisar, y cuál el que debemos saltar.

A las jóvenes: no se demoren…Tomen decisiones, cambien el rumbo si el destino no es el que imaginaban. Elijan parir si es lo que quieren o abandonen el rol con el que no estén cómodas. Dejen de lado lo que NO les emociona y giren el timón tantas veces como haga falta. Tengan prisa por hacer y decir lo que quieren, porque llegarán antes adonde se merecen.

En 2020, mi madre cumplirá 92 años, en 2020 nacerán dos hijas o hijos, de mis hijas, de mis hijos…y la perspectiva de que tengan una vida mejor que la de mi madre o mi abuela, no está demasiado clara…

El cambio está sucediendo ¡y por eso está amenazado!

Vivimos tiempos volubles y es nuestra obligación defender con coraje los avances obtenidos, para que nadie piense que es posible volver atrás.

Soy optimista. El cambio está sucediendo ¡y por eso está amenazado! La realidad nos dice entonces…
que ¡es hora de ser militantes!

Empujemos lo que haga falta para que esta sea una sociedad plural, en la que hombres y mujeres estemos a salvo y juntos …por las buenas causas.

Y a las mujeres…no tengan miedo a sobreactuar el poder porque ¿les cuento un secreto? ¡lo tienen!

Ejérzanlo para acelerar los cambios que precisamos: estén presentes en los lugares donde se deciden las cosas que marcan nuestras vidas… la economía, la tecnología, el cambio climático, la criptomoneda o lo que sea, mientras nos afecte.

No les pido que pacten con el diablo, les pido que las vean venir…igual que esta noche, pero todos los días desde el lugar en el que estén. ¡Muchas gracias!