La Kamikaze, una novela negra y de espionaje

375

La periodista Mayte Carrasco presentó La Kamikaze, una novela negra y de espionaje que muestra con crudeza la guerra de Afganistán.En el Centro Cultural Blanquerna la arroparon Rosa María Calaf, presidenta del Centro Internacional de Prensa de Barcelona (CIPB); Pilar Requena, periodista del programa de TVE En Portada, y Elvira Bodi, coordinadora de Programación del Centro Casa Asia-Madrid.

La kamikaze
es una novela negra ágil y escrita con estilo cinematográfico en el que la autora, Mayte Carrasco, narra las dificultades de Yulia, una reportera de guerra freelance española que decide viajar a Afganistán tras una serie de fracasos. Decepcionada con su profesión y con la vida, sin salida, busca esa gran exclusiva que cambie su suerte y la saque de la precariedad. Sin embargo, por el camino se encontrará con dificultades y peligros inesperados, entre ellos, los escuadrones de la muerte, responsables de las violentas operaciones de castigo a supuestos miembros de la insurgencia en las que mueren civiles inocentes.

Mayte Carrasco
, de 37 años, es reportera de guerra freelance. Acaba de regresar de Siria, donde ha sido una de las pocas periodistas españolas que ha logrado entrar de forma clandestina en Homs, donde permaneció casi un mes. El Club Internacional de la Prensa le acaba de otorgar el Premio a la Mejor Corresponsal Española en el Extranjero, que le entregarán los Príncipes de Asturias el próximo 18 de abril. Además, ha recibido la mención especial Mare Terra del premio Ones de la Fundació Mediterrania por su larga trayectoria profesional. Ha cubierto para medios nacionales e internacionales las revoluciones árabes (Siria, Libia, Egipto), la guerra entre Georgia y Rusia, el conflicto de Afganistán, el terrorismo de Al Qaeda en Malí o la guerra sucia del Kremlin en Chechenia e Ingushetia, y ha sido corresponsal en Francia y en Rusia. La Kamikaze es su primera incursión en la literatura de ficción.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?  

 

Artículo anteriorMujeres emprendedoras en Tecnología: un reto por delante
Artículo siguienteRaquel Royo: los hogares vascos siguen siendo desiguales