Líderes: ¿Voluntad de sacrificio?

157

Científicos de universidades europeas han coincidido en que los individuos con madera de líder tienen muchas aptitudes positivas, y no se mueven sólo por el deseo de poder. El estudio realizado ha demostrado que los individuos con capacidad de liderazgo son menos egoístas y tienen una mayor voluntad de sacrificio que el resto. 

Según los investigadores, estos resultados sugieren que el liderazgo es una forma de ayudar a la gente, y de impulsar la coordinación y la cooperación entre otras personas, y que este fenómeno tendría un origen evolutivo por resultar beneficioso para la sociedad.

Una investigación reciente ha revelado que muchas personas pueden liderar y lideran por un interés altruista: ayudar a otros e impulsar la coordinación. 

Se suele creer que las aspiraciones humanas al liderazgo tienen su origen en el deseo de dominar a otros y en el anhelo de poder. Sin embargo, una investigación reciente ha revelado que muchas personas pueden liderar y lideran por un interés altruista: ayudar a otros e impulsar la coordinación.

Aunque el presente estudio no niega que algunos individuos pretendan liderar con el fin de ganar estatus y capacidad de dominio, los resultados obtenidos en él contradicen las teorías tradicionales sobre el liderazgo, y desafían las hipótesis principales sobre los motivos y la personalidad de los líderes.

Comportamiento pro-social y voluntad de sacrificio
Hasta ahora, la mayoría de los biólogos evolutivos y de los psicólogos han considerado el liderazgo como el resultado de una competición por el estatus, de una pelea en la que los aspirantes a líderes compiten por el derecho a dominar y a explotar a los demás. Estas hipótesis presuponen, por tanto, que los líderes tienen una personalidad egoísta, y que deben ser muy ególatras. En el estudio que nos ocupa, en cambio, se han revelado aspectos muy diferentes de los individuos que lideran.

Los experimentos se basaron en dos juegos de coordinación económica, en los que participaron grupos de cuatro personas. A través de estos juegos, los científicos analizaron los rasgos de personalidad de los individuos que ejercieron como líderes. De esta forma, se pudo constatar que estos individuos tendían más a ser pro-sociales que a ser egoístas, según informes de la Universidad de Kent.

 
Los resultados obtenidos en el estudio sugieren una visión mucho más positiva del liderazgo, en comparación con la que hasta ahora
se tenía. 

Por otro lado, aquéllos que habían elegido liderar ganaron menos dinero en el juego que los participantes que eligieron ser seguidores: los líderes tendieron más a sacrificar sus propias ganancias a favor de las ganancias de los otros, aseguran los investigadores.

Por ultimo, los participantes más sociales eligieron más a menudo ser líderes que los participantes egoístas, y no se encontró relación entre el comportamiento de liderazgo y el interés personal por dominar, según explican los científicos en un artículo aparecido en la revista Personality and Individual Differences.

Según Cartwright, los resultados obtenidos sugieren que el liderazgo es una forma de ayudar a la gente, y de impulsar la coordinación y la cooperación entre otras personas. Esto conlleva una visión mucho más positiva del liderazgo, en comparación con la que hasta ahora se tenía.

 
También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorRelatos de Mujeres Viajeras: Carmen Hernández, ganadora
Artículo siguienteMujeres y economía: asumen las finanzas pero les falta confianza