Isabel Gómez-Acebo: rol de la mujer en religiones patriarcales

603

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Isabel Gómez-Acebo declaró que las grandes religiones, aun cuando fundamentan sus dogmas en el concepto en la igualdad y de la inclusión, atribuyen un papel secundario a las mujeres. Esto lo dijo en el marco de la III jornada del Encuentro de Mujeres Líderes Iberoamericanas, un foro de reflexión y debate sobre los retos a los que se enfrentan las mujeres para conseguir la igualdad en la Región, organizado por la Fundación Carolina y el Instituto de la Mujer.

Mujeres, religiones y costumbres

Esta jornada, dedicada al tema "Mujeres, religiones y costumbres", ha contado con la intervención como ponentes de Isabel Gómez-Acebo, licenciada en Ciencias Políticas y Teología y presidenta de la Fundación Sagrada Familia, y Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía Moral y Política de la UNED, y como comentarista ha participado Mercedes Nostas, investigadora y antropóloga boliviana.

"El cristianismo ha construido el hogar como un templo que permite alejar a las mujeres de la indignidad para que puedan cumplir con su supuesta función principal: la reproductiva"Religiones masculinas

En su intervención, Isabel Gómez-Acebo ha remarcado que todas las grandes religiones han coincidido en atribuir un papel secundario a las mujeres, a pesar de que sus fundadores basaban sus dogmas en el concepto de la igualdad y de la inclusión. Ello se debe a que los grandes poderes políticos han utilizado estas religiones para afianzar sus sistemas patriarcales. Esta tergiversación de las religiones encuentra su justificación en un supuesto orden natural que subordina a las mujeres y especializa a las mismas en la gestación y el cuidado.

Gómez-Acebo señaló que "el cristianismo ha construido el hogar como un templo que permite alejar a las mujeres de la indignidad para que puedan cumplir con su supuesta función principal: la reproductiva". Además el hogar, como institución, permite el control sobre la sexualidad femenina. Por otra parte, la experta afirma que las religiones se han esmerado en el intento de ponerle obstáculos figurados y físicos a la cabeza y boca de las mujeres. Así mismo, el acceso al estudio de los textos sagrados era prohibido para las mujeres, por temor a la recuperación de los elementos de la doctrina más favorables a la igualdad. El resultado de esta asociación entre religiones y poder patriarcal ha contribuido a infundir en las mujeres el rechazo a su propio cuerpo y sexualidad.

Por su parte, Amelia Valcárcel remarcó que "las religiones, como conjunto de prácticas y ritos, reafirman a los varones". Cualquier grupo humano desarrolla un sistema de creencias que explica su procedencia y orienta su existencia. La religión está implícita desde el origen de las sociedades humanas y en la transmisión de las habilidades, como por ejemplo la captura y utilización del fuego, elemento central en todas las religiones. "Las religiones no son un conjunto de supersticiones sino memorias de la humanidad" afirmó. A su vez las religiones están íntimamente vinculadas a la cultura de la cual emergen; la separación de las mismas es un fenómeno reciente. Las religiones se han "especializado en las mujeres desde el inicio", ya que al estar en relación constante con lo impuro por su esencial responsabilidad en los cuidados, se les ha asociado también al pecado y a la debilidad.

Valcárcel agregó que "la religión se ha progresivamente distanciado de su función de ordenamiento social, para situarse más en el plano de la experiencia individual, de manera que sus efectos sociales van disminuyendo, mientras no tengan rasgos fundamentalistas. Por lo tanto, debe existir una alianza entre el feminismo y un tipo de religión razonada y privada, sin pretensiones de intervención social, vivida como libertad compartida".

Y para terminar, Mercedes Nostas, investigadora en antropología social, habló de la religión como un conjunto de nociones y representaciones que se expresan a través de rituales específicos. Estas religiones no son fijas sino que han venido cambiando en función de los contextos sociales e históricos. Nostas señaló, con relación a las religiones indígenas de Bolivia, que éstas reglan el comportamiento de las mujeres y  fortalecen una relación subordinada entre los géneros que incluso justifican el uso de la violencia. En los pueblos indígenas de Bolivia, los rituales religiosos intervienen en la vida cotidiana de las mujeres llegando hasta moldear comportamientos, formas de expresión, tabúes alimentarios y restricciones relacionadas con el tiempo de la menstruación o del postparto. Nostas señaló que "existe una utilización política e ideológica que utiliza el potencial igualitario de estas sociedades tradicionales, lo que debemos desmitificar desde la academia y los propios movimientos feministas".

Sobre la Fundación Carolina

La Fundación Carolina se constituye en octubre del año 2000 como una institución para la promoción de las relaciones culturales y la cooperación educativa y científica entre España y los países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones. El Programa Internacional de Visitantes (PIV) de la Fundación, en cuyo marco se celebra esta iniciativa, está destinado a fomentar la creación de lazos personales e institucionales que contribuyan a consolidar las relaciones bilaterales y de cooperación entre España y los países prioritarios para nuestra acción exterior. Por su naturaleza, mandato y funciones la Fundación Carolina es una institución única en el sistema español de cooperación al desarrollo, así como en el marco de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

Artículo anteriorLibertad de sentido único
Artículo siguienteTribulaciones de un Directivo en Paro