Entre Hollywood y Bollywood

380

Tarde de domingo, hace frio, llueve y estamos todos en casa un poco aburridos, de pronto el más pequeño propone ir al cine a ver El exótico hotel Marigold. Ninguno sabíamos de que iba esta película ni su título nos atraía demasiado, pero la magia del cine, como la del teatro o los conciertos es difícil que muera y bastó para decidirnos. A continuación cumplimos el preceptivo ritual que hace que las cosas más simples gocen de cierta categoría, nos vestimos para la ocasión, sacamos las entradas y nos avituallamos de refrescos y palomitas. Ya estábamos, libres de prejuicios y en disposición de escuchar el mensaje que alguien había tenido la inteligencia y el tesón de plasmar en la obra que nos disponíamos a contemplar.

En el fondo todos acuden a la India en busca de algo que no han sabido encontrar en su país de origen y la mayoría  encuentra mucho más de lo que esperaba pero en realidad lo hacen dentro de sí mismos.Resultó ser una comedia con ciertos tintes dramáticos a medio camino entre las producciones occidentales y el típico cine de la India, en la que un grupo jubilados británicos que no se conocen entre sí, se desplazan a la India encandilados todos por un anuncio sobre un fantástico hotel a muy buen precio. A pesar de no ser ninguna obra maestra, la película se dejó ver sin problemas, nos hizo esbozar más de una sonrisa, y a alguno que otro seguro que se le humedecieron los ojos de ternura, pero sobre todo, de ella pude sacar varias lecciones aplicables a nuestra vida cotidiana.

  • El primer mensaje que se puede extraer es que hay que conocerse a uno mismo y saber qué queremos hacer en la vida cuanto antes, salvo que nos de igual sufrirla en vez de gozarla, para percatarnos cuando ya no tenga remedio de todo lo que hemos dejado pasar por delante de nuestros ojos.
  • También se aborda la proactividad y la ilusión como el motores del cambio y el progreso. Cuando se pone pasión en un proyecto, hay muchas  probabilidades de que éste salga a delante, sin ella seguro que no lo hace, pero no basta con ese empuje casi siempre juvenil y el complemento de la experiencia aportada por la madurez que la canaliza y atempera es un ingrediente necesario para el éxito.
  • Además se trata de trasladarnos que nunca es demasiado tarde para acometer una aventura que realmente nos apasione, sea ésta de naturaleza personal o profesional.
  • Por otra parte se hace hincapié que las habilidades de las personas son casi siempre trasladables de un ámbito a otro por lo que debemos tener amplitud de miras y no conformarnos con lo que hemos venido haciendo siempre, quizás por inercia o pereza e intentar aplicar nuestras destreza a otros escenarios.integradora y no busca la exclusión de nadie enriquece y amplia los proyectos.

En esta obra aderezada de humor y ternura se hace una aproximación a lo que podría ser la gestión moderna de las organizaciones en la que se incluyen entre otros aspectos, las nuevas tecnologías, la internacionalización, el emprendimiento, la diversidad o las relaciones sociales, sin embargo se echa de menos un guiño a los temas ambientales y es evidente la falta de tratamiento de la dimensión familiar en relación con los protagonistas europeos si bien se compensa con el elenco asiático.

En el fondo todos acuden a la India en busca de algo que no han sabido encontrar en su país de origen y la mayoría  encuentra mucho más de lo que esperaba pero en realidad lo hacen dentro de sí mismos. A menudo es necesario salirse de la obra de teatro que es nuestra existencia y analizar desde fuera los diferentes personajes que le dan vida para valorarlos en su justa medida y sobre todo analizar si el papel que estamos jugando es el que nos corresponde o si nos gustaría que nos hubiese tocado otro en el reparto.

Otros artículos de esta columnista…

 

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?        

 

 

Artículo anterior9 empresas innovadoras valencianas de reciente creación
Artículo siguienteAprende a gestionar tu estrés y tensiones desde la oficina con Elsa Wohler