El aprendizaje del sexo

109

Un error muy frecuente entre las personas y parejas que acuden a terapia sexual es considerar la actividad sexual como algo que tiene que surgir de manera espontánea, haciendo alusión a que es algo natural que no requiere de ninguna atención ni preparación. Incluso llegan a pensar que si se programa pierde la gracia. Entienden el impulso sexual como una suerte de inspiración, que te posee y te conduce por los vericuetos de la inquietante interacción sexual. Y decimos inquietante porque para algunas personas el mundo del sexo forma parte del rincón misterioso del ser humano.

Por otro lado también nos encontramos personas que se centran tanto en buscar puntos eróticos y en la búsqueda del orgasmo, en fin, en las cuestiones ‘técnicas’, que los árboles no les dejan ver el bosque, que pierden perspectiva y no permiten que surja ese toque mágico que cualquier conducta bien aprendida tiene. Pero sobre todo, unos y otros, no tienen en cuenta que cualquier actividad que realizamos, incluida la sexual, para que sea realmente gratificante es importante tener un buen conocimiento y después dejarse llevar.

La espontaneidad que tanto seduce de muchos conferenciantes, viene de la improvisación que permite tener un buen conocimiento de la materia.La pincelada artística que nos hace disfrutar tanto elaborando una receta de cocina, como pintando un cuadro, o realizando cualquier actividad creativa pasa por tener, en primer lugar, un buen conocimiento de la materia, y después, efectivamente hay que dejarse llevar.

La espontaneidad que tanto seduce de muchos conferenciantes, viene de la improvisación que permite tener un buen conocimiento de la materia. En lo sexual esto se traduce en que es fundamental tener una buena cultura del sexo.

El aprendizaje del sexo no se debe dejar a la improvisación, la educación sexual debería ser una asignatura prioritaria en una sociedad que pretenda que las personas aspiren a la felicidad. Unas nociones básicas de anatomía y fisiología sexual, entender cómo es la respuesta sexual de hombres y mujeres, comprender que nuestras reacciones pueden responder a condicionantes familiares y sociales, son nociones fundamentales para desarrollar pautas de conductas sexuales saludables y placenteras. El arte del erotismo es también, por supuesto, un apreciable conocimiento para el buen vivir.

Hoy en día, con tanta información disponible parece muy fácil que buena parte de la sociedad esté suficientemente informada, sin embargo nos encontramos con que esto no es así. En parte por la propia resistencia de las personas a informarse; esto no es fácil de explicar en pocas líneas, pero sí, hay muchas personas desinformadas que sencillamente no buscan esa información que podría ayudarles. Por otro lado, se habla mucho de sexo y hay mucha información disponible en internet, pero muchas veces esa información es muy poco fiable y puede crear más confusión.
Hoy en día, con tanta información disponible parece muy fácil que buena parte de la sociedad esté suficientemente informada, sin embargo nos encontramos con que esto no es así.
En materia sexual, con frecuencia, se busca resaltar lo más chocante y estrambótico, o los aspectos llamativos del tema. Así hay una mayoría silenciosa que, muchas veces, se ve desconcertada anta una avalancha de información que queda muy lejos de sus inquietudes y que en lugar de serle útil, le genera confusión. Por eso, siempre aconsejamos ser críticos y selectivos con las fuentes de información sexual. En una materia como el sexo, en la que todo el mundo parece que tiene algo que decir, es clave diferenciar las opiniones de los estudios científicos y conocimientos profesionales.

Nuestra tarea como sexólogos pasa por ayudar a que las personas que acuden a nosotros puedan disponer de una información sería y rigurosa sobre el tema, además de ayudar a explorar aspectos psicológicos que pueden interferir en nuestra predisposición al disfrute sexual y en la relación de pareja.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Turismo y buena vida en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorPlan Global de Educación Financiera
Artículo siguienteChacho Puebla, Leo Burnett Iberia