Despedida y bienvenida

389

Acaba 2012.  Un año donde casi todo lo que hemos oído a nuestro alrededor ha sido desagradable, desmotivador y preocupante. No ha sido un año fácil. Si hacemos una breve historia de acontecimientos, medidas puestas en marcha por nuestros políticos, mensajes de los medios de comunicación y el día a día de nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros parados, enfermos y desahuciados, este año debe de terminar cuanto antes. Y ya falta poco.

Tras unos meses sin haber escrito mi crónica y rodeada de artículos apocalípticos sobre la situación del país, me gustaría contribuir con un mensaje esperanzador y transmitir a mis lectores que, a pesar del año durísimo que hemos pasado, nuestra sociedad y nuestros jóvenes no pueden abordar 2013 con desilusión y sensación de fracaso constante. Somos una Nación llena de posibilidades, referencia  para el continente latinoamericano y asiático, que valoran en gran medida nuestra vida, nuestro clima y nuestra forma de ilusionarnos por pequeñas cosas. No podemos desanimarnos por la situación, no conseguimos nada cayendo en un pozo donde reina la desilusión.

A lo largo de 2012 he encontrado verdaderos emprendedores que han creado empresas, han generado esperanza y han contribuido a ilusionar a "sus compañeros de viaje". He visto a  estudiantes que han salido fuera de nuestras fronteras, con la añoranza de volver con nuevas experiencias. Talento que sale por la crisis pero con la mirada puesta en devolver a la sociedad una gran parte de lo que le ha dado. Mujeres que han contribuido de forma desinteresada a ayudar a otras mujeres. Gente corriente que entrega a ONG gran parte de su tiempo y de su dinero. He contemplado la generosidad en personas cercanas.

Y me quedo con eso: con los ciudadanos a los que la crisis ha hecho sacar lo mejor de sí mismos,  con los  que "han construido frente a la ruina" y que con su granito de arena generan optimismo e ilusión a su alrededor. Esa gente es la que sacará a España de su crisis. De la económica. Porque de la de valores, humanidad y generosidad ya hemos salido.

¡Feliz Año a tod@s!

Otros artículos de esta columnista..