Cómo prevenir las enfermedades cardíacas

111

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Ramón Areces organizan la Reunión internacional “Prevención Cardiovascular y Rehabilitación Cardíaca”, que reúne a relevantes personalidades del mundo de la Cardiología.

Durante los últimos años se ha producido un cambio sustancial en la epidemiología de las enfermedades cardiovasculares, con un incremento de su prevalencia, particularmente en los países desarrollados, pero no exclusivamente en ellos.

Asimismo, se ha demostrado que la intervención sobre los factores de riesgo —hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes, sobrepeso, sedentarismo y tabaquismo— influye directamente en la incidencia de las enfermedades cardiovasculares. De hecho, en los países que aplican políticas de salud pública que controlan estos factores, “han visto recompensados sus esfuerzos con una disminución de hasta un 85% en la incidencia de las patologías cardiovasculares, lo que representa casi la erradicación de las mismas”, señala el Dr. José Antonio Casasnovas, presidente de la Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y coordinador de la Reunión Internacional “Prevención Cardiovascular y Rehabilitación Cardíaca”, que se celebra en la Fundación Ramón Areces.

"Una disminución de hasta un 85% en la incidencia de las patologías cardiovasculares, representa casi la erradicación de las mismas”

El perfil del paciente con riesgo cardiometabólico reúne los principales factores: gluocosa alterada, triglicéridos altos, colestrol-HDL bajo, presión arterial inadecuada, obesidad abdominal y sedentario. “Aproximadamente, un tercio de la población española reúne estas características”.

Cardiología Preventiva
Existen dos tipos de medidas preventivas, las encaminadas a reducir la incidencia de enfermos que desarrollen patologías cardiovasculares, denominada prevención primaria y por otro lado, medidas que se realizan una vez conocida la existencia de enfermedad cardiovascular —prevención secundaria— entre las que se incluyen el control de los factores de riesgo y el cambio de estilo de vida.

Ambos tipos de medidas son beneficiosas, pero por ejemplo, “los programas de rehabilitación cardiaca y prevención secundaria tras un infarto agudo de miocardio (IAM) ha demostrado que disminuyen la mortalidad entre un 25-30%”, apunta la Dra. Carmen de Pablo, de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Ramón y Cajal y coordinadora de la reunión. Además, la prevención secundaria “logra disminuir más la mortalidad a medio-largo plazo, que las medidas agudas (como la angioplastia primaria) que se aplican en el entorno de un IAM”, matiza la Dra. de Pablo.

Actuar prioritariamente sobre unos determinados factores de riesgo se puede evidenciar a través de los datos del Estudio EUROASPIRE III, realizado entre los años 2006 y 2007 en 22 países de Europa, incluido España.

Este estudio muestra que la gran mayoría de los pacientes coronarios no logra los objetivos recomendados para la presión arterial, los lípidos y la diabetes. “Por lo tanto existe un importante déficit en la atención cardiaca de estos pacientes. Existe todo un potencial a desarrollar sobre la difusión y aplicación de conductas de estilo de vida adecuadas, detección de los factores de riesgo y lograr una correcta adhesión terapéutica por parte del paciente”, apunta la Dra. de Pablo.

“Una dieta rica en fruta, vegetales, hortalizas, pescado, aceite de oliva, controlando las calorías totales para controlar el peso, consigue disminuir la incidencia de enfermedad cardiovascular”En este sentido, en España resulta esencial “incidir sobre las estrategias de control del tabaquismo de forma activa y empleando el arsenal médico disponible”, señala la Dra. de Pablo. Asimismo, en nuestro país aumentan significativamente las cifras de diabetes y obesidad entre la población, de ahí la necesidad de enseñar a los niños a comer y a hacer ejercicio de forma habitual para intentar no alcanzar los límites.

De esta manera, “una dieta rica en fruta, vegetales, hortalizas, pescado, aceite de oliva, controlando las calorías totales para controlar el peso, consigue disminuir la incidencia de enfermedad cardiovascular”, concluye el Dr. Casasnovas.

Participantes en rueda de prensa:
En la imagen, de izda. a dcha.; los doctores José María Maroto, jefe de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid; José Antonio Casasnovas, presidente de la Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación de la Sociedad Española de Cardiología (SEC); Carlos Macaya, presidente Electo de la SEC; D. Raimundo Pérez-Hernández, director de la Fundación Ramón Areces; Alberto Grima, Unidad de Rehabilitación Cardiaca. ASEPEYO. Valencia; Carmen de Pablo, Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y José María Ordevás, catedrático de Nutrición y Genética de la Escuela de Medicina y Nutrición. Tufts University. Boston (EE.UU.).

Para más información:
Sociedad Española de Cardiología – Fundación Española del Corazón

Fundación Ramón Areces

También te pueden interesar…

 


 

 

Artículo anteriorAntonella Broglia, sin fronteras
Artículo siguienteMas mujeres en Empresas de Economía social