Asunción Soriano: Sumar talento, aunar voluntades

El camino hacia el empoderamiento de la mujer pasa necesariamente por comprometer a los CEOs de las compañías.

164

Hay que sumarles a nuestra causa, animarles a que entren en acción y convencerles de que las empresas plurales y diversas son más eficientes e innovadoras y gestionan mejor el talento. La iniciativa engageMEN es importante porque para acometer grandes misiones necesitamos un propósito y liderazgo, pero también resultan imprescindibles las complicidades. Y este cambio a una sociedad más diversa, más rica y más justa, debemos hacerlo todos juntos; no hay alternativa.

La iniciativa engageMEN es importante porque para acometer grandes misiones necesitamos un propósito y liderazgo, pero también resultan imprescindibles las complicidades.

El verdadero motor de la igualdad es pues aunar voluntades y sumar apoyos. Así lo entiende también mi retado, Ignacio Mariscal, consejero delegado de Reale Seguros. “Hace diez años, en la reunión de directivos de la organización solo había un 4% de mujeres. Hace un año este porcentaje estaba en el 16% y hoy en el 22%”, me confiaba Mariscal al aceptar el #retoengageMEN organizado por las Top 100 Mujeres Líderes de España. Su compromiso: alcanzar el 33% en el plazo de dos años. Sin duda, iniciativas como la del CEO de Reale son fundamentales para empoderar a las mujeres directivas.

Mostrar la realidad, primer paso para mejorarla

Estoy convencida de que mostrar la realidad es el primer paso para mejorarla. Con ese convencimiento, en ATREVIA y en colaboración con el IESE, llevamos años midiendo el avance de la mujer en los Consejos de Administración de las empresas del IBEX-35. En estos años el número de mujeres en los Consejos se ha duplicado y cada vez que hemos publicado un semáforo rojo, de empresas que todavía no tenían ninguna mujer en sus máximos órganos rectores, a los pocos meses la situación ha cambiado.

Pero la mayor presencia de mujeres debe darse no solo en los Consejos, sino en toda la cadena de mando, en puestos ejecutivos que son cruciales para ganar empoderamiento. Y eso únicamente se logrará con el compromiso de los presidentes, CEOs, directores generales… que se conviertan en embajadores y aceleren el cambio. Por supuesto, señalar ejemplos positivos – no imponer – y establecer cuotas de referencia ayuda a avanzar en la pluralidad, así como trabajar la formación continua. El futuro será para aquellos profesionales altamente cualificados con gran capacidad de adaptación y aprendizaje continuo. En ese proceso el talento femenino no puede quedarse al margen.

*Artículo escrito por Asunción Soriano, presidenta de ATREVIA España y participante en la iniciativa engageMEN de MujeresyCía