Altos mandos al banquillo: 38% suspendidos por sus equipos

446

El 38% de los altos directivos serían suspendidos por su equipo. Los aspectos peor valorados son los relativos a la visión estratégica, la cercanía y la comunicación, la eficacia en los ajustes de plantilla, la unidad del equipo directivo y la capacidad de escucha. Los datos surgen de un estudio realizado entre mandos medios y profesionales calificados que revela los errores más comunes en la dirección. A modo de conclusión, un breve manual de gestión para aprender de los errores.

El desalentador resultado del último estudio de Otto Walter –consultora líder en el desarrollo del comportamiento directivo y comercial- indica que el 38% de la alta dirección española no está a la altura de las circunstancias para su equipo, aunque éstos reconocen una mejora del 27% con respecto a los años de bonanza económica. En base a las casi 12.000 respuestas, la crisis económica ha contribuido a mejorar la gestión de la alta dirección según los subordinados que opinan que en tiempos de bonanza la ineficiencia directiva era del 65%.

"¿No habría que exigir un cambio de rumbo o incluso sustituir a más de un alto directivo? A más de esos directivos que cobraron suculentos bonus extra por su aparente triunfo habría que decirles que los devuelvan”Paco Muro, presidente de Otto Walter y director de la investigación señala: “Hay que aplaudir al 35% de los equipos directivos que supo estar a la altura y lo sigue estando ahora, al igual que ese 27% que ha sabido rectificar a tiempo pero ¿qué pasa con ese 38% restante al que se ha visto el plumero de su mediocridad en cuanto ha llegado la crisis y no reaccionan?, ¿no habría que exigir un cambio de rumbo o incluso sustituir a más de un alto directivo? A más de esos directivos que cobraron suculentos bonus extra por su aparente triunfo habría que decirles que los devuelvan”.

Ni estrategia, ni valentía, ni cercanía, ni unidad
El informe presenta en detalle los principales errores que está cometiendo la alta dirección a juicio de sus equipos. Entre los aspectos peor valorados destacan la falta de visión estratégica y orientación al futuro (sólo el27% piensa a largo plazo y el 41% no tiene claros los objetivos), la incoherencia de las decisiones (46%) la falta de decisión y atrevimiento (78%), la poca cercanía de la alta dirección a la base (49%), la deficiente calidad de dirección de los equipos (51%) y la mala comunicación interna (33%), entre otros.

También es llamativo que en el 40% de los casos los equipos consideran que la dirección no ha llevado a cabo los recortes de plantilla de manera eficaz. En este aspecto, especialmente relevante en estos momentos Muro señala “todos parecen exigir a la dirección que cree una estructura sostenible y solvente pero en opinión de los profesionales cualificados la versión limitada al corto plazo ha impedido a demasiadas empresas tomar las decisiones más correctas. Es más, un 4,8% manifiesta que se ha aprovechado la crisis como excusa para adelgazar la estructura sin más”. Por último, se pone de manifiesto la falta de liderazgo (44%), la necesidad de mantener mejor alineados a los mandos intermedios  (37%), y la poca capacidad de fomentar la participación y de escuchar las ideas de la plantilla (55%).

Esta investigación -basada en la opinión personal de 581 mandos y profesionales cualificados de medianas y grandes empresas a través de sus 11.847 respuestas- aporta valiosa información sobre aspectos relacionados con la gestión de la crisis por parte de los altos directivos. 

Errores y aciertos
Por otro lado, la investigación también incluye una parte cualitativa que se centra en recopilar los que en opinión de los profesionales encuestados son los mejores aciertos y los peores errores acumulados. Paco Muro explica “en total hemos obtenido 1.436 respuestas abiertas que constituyen un valioso manual a tener en cuenta para hacer las cosas mejor”.

A pesar de que pareciera lógico pensar que la mayoría de los fallos cometidos en la época de “vacas gordas” han sido de tipo financiero, los más comunes y graves pertenecen al ámbito de la dirección de las personas.A pesar de que pareciera lógico pensar que la mayoría de los fallos cometidos en la época de “vacas gordas” han sido de tipo financiero, el veredicto es mucho más realista y directo. Los más comunes y graves pertenecen al ámbito de la dirección de las personas, junto con la falta de visión de la realidad y del futuro que se avecinaba.

Con respecto a las críticas más frecuentes de la gestión actual cabe señalar las referidas a la actuación global, la errónea reducción de costes en algunos casos, los errores de estructura, la permanencia de personas no implicadas, la falta de participación y mala comunicación, la desmotivación y el nerviosismo.

Algunos de los errores más repetidos por los equipos evaluados son:

  • Falta de previsión y de consciencia de la situación.
  • Estructura inadecuada e ineficiente de RRHH y errores de contratación.
  • Errores de management y falta de control debido a los buenos resultados.
  • Inversiones equivocadas y exceso de gasto. Fallos comerciales.

Manual de gestión
Los encuestados destacan que se están haciendo bien las cosas en los siguientes aspectos:

  • Actuar con realismo, decisión y coherencia, con objetivos claros y visión de futuro.
  • Adaptación a la situación, cohesión del equipo directivo.
  • Escuchar y dejarse aconsejar.
  • Comunicar y mantener la calma, dar confianza.
  • Realización de ajustes inteligentes.
  • Mejoras comerciales.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorEficiencia femenina vs. desidia empresarial
Artículo siguienteMaría Galiana premiada