La pandemia aumentó la preocupación por la estética personal

El aislamiento dejó huellas en los cuerpos. El abanico de soluciones es amplio y los varones se animan más que antes.

10

Los teléfonos de los especialistas en estética no han parado de sonar en la pandemia. Las cirugías relacionadas con la zona de los ojos, la más destacada gracias al uso de la mascarilla, las liposucciones y las intervenciones que no requieren quirófano están a la orden del día. 

¿Qué ha ocurrido? Según un artículo de La Vanguardia, escrito por Silvia Oller, “la pandemia ha disparado la demanda de operaciones de estética. En los últimos meses de 2020 y los primeros de este 2021, se están registrando aumentos de entre el 20% y el 60%, según el tipo de intervención.”

Nos interesa repasar en qué consiste cada una, y para ello consultamos a los especialistas de Clínica Dexeus.

Los ojos en el centro de la escena

Con la mitad del rostro oculto bajo la mascarilla, la pandemia ha puesto el foco en la zona de los ojos. Si a ello sumamos la intensa exposición a pantallas que suponen el teletrabajo, las clases virtuales y el entretenimiento, tenemos una tendencia.

Los ojos concentran problemas relacionados con inflamación de párpados superiores, arrugas finas, bolsas, depósitos de grasa, y piel floja que tiende a generar pliegues. Todo ello contribuye a brindar un aspecto cansado a la mirada. Alguno de estos factores, como los pliegues del párpado superior, puede, incluso, dificultar la visión.

Para corregir estas imperfecciones, existen opciones de blefaroplastia. Los “buenos candidatos” a pensar en ella como opción de mejora, según el equipo médico de Clínica Dexeus, son hombres y mujeres adultas que tienen tejido facial y músculos sanos, así como objetivos realistas de mejora. Además, es valioso que se trate de no fumadores, sin afecciones oculares graves y con una actitud positiva y metas específicas en mente.

Con la mitad del rostro oculto bajo la mascarilla, la pandemia ha puesto el foco en la zona de los ojos.

Pantallas que interpelan

Las largas horas de reuniones, capacitaciones y estudios realizados mediante plataformas de meeting nos han expuesto a la posibilidad de observar la imagen de nuestro propio rostro por largo tiempo

Así, el desconfinamiento aumentó el nivel de consultas por tratamientos no quirúrgicos para atenuar líneas de expresión, nasolabiales, de la frente y otros puntos. Este aumento incluyó, además, un cambio: el número de varones interesados ha crecido.

 

En estos casos, las opciones son múltiples, y se debe consultar a los especialistas respecto de cuál de ellas, o qué combinación, es la que se adapta mejor a cada caso. Ácido hialurónico cara, bótox, Lifting sin cirugía, son algunas de las múltiples técnicas disponibles.

El aislamiento y su impacto en el cuerpo

La pandemia ha llevado a casi todo el mundo a ganar peso y a generar depósitos grasos localizados. El encierro y la poca movilidad, combinados con factores como la ansiedad o la angustia, han sido determinantes. Dadas estas condiciones, la liposucción aparece como una solución milagrosa. 

Por ello, en su web site, Clínica Estética Barcelona aclara que éste “no es un tratamiento para la obesidad o el sobrepeso, no es un sustituto del ejercicio regular y la buena alimentación. Tampoco es un tratamiento efectivo para la celulitis. Las personas con depósitos de grasa en determinadas zonas del cuerpo son los mejores candidatos para este procedimiento.”

La cirugía de liposucción, entonces, se puede utilizar para tratar la acumulación de grasa persistente en determinadas partes del cuerpo, como ser: abdomen y cintura; muslos, caderas y nalgas; brazos, cuello y espalda; interior de la rodilla; pecho; las mejillas y la barbilla y piernas y tobillos.

La pandemia ha llevado a casi todo el mundo a ganar peso y a generar depósitos grasos localizados.

Una vez meditada la decisión, incluso puede ser aconsejable un tratamiento láser, menos invasivo, y de recuperación más sencilla.

Más allá de nuestras convicciones respecto de las imposiciones estéticas que atraviesan nuestra cultura, que no tienen que ver con modelos canónicos sino con la posibilidad de sentirnos bien de un modo realista y consciente, lo cierto es que la pandemia nos ha puesto a repensar nuestros cuerpos.

Lo importante en el caso de las intervenciones estéticas, como en cualquier otra dimensión que involucre nuestra salud, es informarnos debidamente y recurrir al criterio de especialistas serios.

Artículo anteriorGemma Cernuda: En branding, debemos entender el color; allí perpetuamos estereotipos o los destruimos
Artículo siguienteEmployer Branding: Almudena Rodríguez Tarodo avanza cambios y retos
Perfil Oficial de Mujeres y Cia