Sexo: ¿Dónde va el deseo?

348

“Tratorno de deseo sexual inhibido”, le dicen los científicos. Y ahora desde la Universidad Estatal de Wayne, en Estados Unidos,  descubrieron que las mujeres que sufren problemas persistentes de baja libido parecen tener diferencias en la forma como funciona su cerebro. ¿El bajo deseo sexual tiene un origen físico?

Según el doctor Michael Diamond, quien dirigió el estudio, estos resultados sugieren que el deseo sexual inhibido es un problema físico genuino. El estudio más reciente, presentado durante la conferencia de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva en Denver, encontró diferencias en los procesos mentales de las mujeres con bajo impulso sexual.

"Es necesario llevar a cabo un estudio más grande para asegurar que las diferencias identificadas en el cerebro están verdaderamente relacionadas a la función sexual y no a la depresión, que suele causar problemas sexuales"

Cómo se hizo el estudio
En el estudio se utilizó un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional, que puede medir los niveles de activación en diferentes partes del cerebro al detectar un aumento en el flujo sanguíneo. Se pidió a las mujeres que miraran una pantalla durante media hora en la que se mostraban programas diarios de televisión intercalados con videos eróticos.

El investigador reclutó a 19 mujeres que habían sido diagnosticadas con el trastorno y comparó la respuesta de su cerebro con la de otras siete sin el trastorno. En las siete mujeres que no tenían el diagnóstico de deseo sexual inhibido se encontró un incremento en la actividad de las cortezas insulares, las partes del cerebro que se cree están involucradas en el procesamiento de la emoción. Esto, sin embargo, no se vio en las mujeres con el trastorno.

Controversia
Según el doctor Diamond "el haber podido identificar cambios fisiológicos creo que nos ofrece evidencia significativa de que éste es un verdadero trastorno y no sólo un constructo social". Sin embargo, otros expertos en medicina psicosexual no están enteramente convencidos. Sandy Goldbeck-Wood, experta del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido afirma que aunque es interesante, el estudio podría llegar a una conclusión equivocada.

Afirma que es necesario llevar a cabo un estudio más grande para asegurar que las diferencias identificadas en el cerebro están verdaderamente relacionadas a la función sexual y no a la depresión, que suele causar problemas sexuales.

Por su parte, Peter Bell, terapeuta sexual de la organización británica Relate, señala que la falta de actividad cerebral en respuesta a imágenes eróticas podría esperarse en una mujer que ha perdido interés en el sexo, por una amplia variedad de razones. "Este trastorno es ahora una enfermedad médica reconocida, pero sigue siendo un misterio si hay una sola causa o varias", dice el experto.

Agrega que muchas cosas, desde un estilo de vida ocupado y exigente hasta problemas físicos como el síndrome de ovario poliquístico, podrían ser causa de la pérdida de libido. "El asunto es que una vez que se otorga un nombre a esto, cualquier mujer que no se siente tan sexy como a menudo piensa que tiene un problema".

"Yo creo que este trastorno existe, pero afecta a menos mujeres de las que se ha sugerido", expresa.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Psique/Sexualidad/Pareja en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorTrabajadoras argentinas: independientes y multifacéticas
Artículo siguienteMujeres en Consejos en el Ibex: sólo 54 mujeres entre 500