Ser líder o ser liderado

1201

A pesar de que cada vez está más claro que no es lo mismo ser jefe que ser líder, nos seguimos encontrando situaciones en las que ambos términos se confunden, cuando, a mi modo de entender son opuestos.

Está demostrado que en periodos de incertidumbre, la figura del jefe cobra especial relevancia, son momentos para el "ultra héroe", para ese alguien que puede echarse a todo el equipo a la espalda y solucionar, el sólo, el problema, ante la atónita mirada del resto de su equipo. Pero el jefe está encasillado para esos momentos de extrema necesidad, ¿acaso Superman tendría algo que hacer sin villanos que intentaran acabar con el mundo?

El coaching, favorece, impulsa y convierte un modelo de intervención imprescindible si queremos ser Líderes Liderando Líderes.  La figura de líder emerge como algo necesario e imprescindible para cualquier grupo, equipo o sociedad, como una figura que siempre va a estar ahí, independientemente de la situación. El líder comprende cuando ha de delegar en su equipo, el líder sabe cuándo tiene que ser un ejemplo, asumiendo el control, entiende las necesidades individuales de cada uno de los integrantes de su equipo, intuye cuando es el momento en el que hacer recaer más responsabilidad en otros, en definitiva, un líder construye, casi sin darse cuenta, nuevos líderes.

¿Quieres trabajar esa parte de líder en tu vida, tanto profesional como personal? Crea posibilidades de desarrollo, pregunta, escucha, ofrece poder y opción a otros de resolver, acompaña en la toma de sus decisiones, estimula la responsabilidad.

El líder no actúa en solitario, ni consigue solo los objetivos. La comunicación líder-liderados es fundamental en los logros y resultados conseguidos. El coaching, favorece, impulsa y convierte un modelo de intervención imprescindible si queremos ser Líderes Liderando Líderes. Para que el aprendizaje sea efectivo, pasa por ser conscientes de la necesidad de cambiar  para desarrollar las competencias que exige el compromiso con un liderazgo compartido y con una misión compartida por todos los miembros del equipo.

Tenemos a nuestro alrededor mucho talento oculto, vamos a trabajar con nuestros equipos profesionales y personales para darle alas, para que puedan crecer con nosotros, demos confianza, invitemos a la participación.

Vivimos en un sistema donde el cambio es ya un ser constante en todos los sentidos; vivimos inmersos en un profundo proceso de transformación global, lo cual va  a demandar que cada uno de nosotros tome las riendas de su propia vida, tanto personal como profesional, para poder hacer frente a este reto. Cada vez estamos más preparados y somos más capaces de tomar consciencia de lo que queremos y hacia donde queremos dirigirnos sin ser limitados por otros.

Ser líder es una habilidad para sacarle jugo a tu vida personal y profesional, consiste en saber lo que uno quiere hacer y tener la suficiente confianza en uno mismo para llevarlo a cabo. Es comprender que la esencia de la vida se encuentra tanto en dar como en aceptar lo que los demás nos pueden aportar, como en un equipo cada pieza encaja y rueda por si misma.

Un líder genera visión, fija objetivos y con ello resultados. ¿Ser líder o ser liderado? Todo líder es liderado, todo liderado es líder. ¿Estamos dispuestos a cambiar? ¿Estamos dispuestos a compartir?

*Silvia Vecino es coach, certificada en MBTI y FIRO-B y técnico en administración financiera

Otros artículos de nuestros/as columnistas…

 ¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorRSE: Por una sociedad inclusiva y próspera
Artículo siguienteLas mujeres rurales piden más apoyo institucional y empresarial