Que tu comunicacion verbal no hiera

114

Querida María,

El otro día decía la Vicepresidenta del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega (esa señora que sale tanto en los telediarios y de la que tú ya te has aprendido el nombre), que en la vida no se pueden dar lecciones si no se da ejemplo y me hizo cuestionarme si es eso lo que hago.

La formación académica y la experiencia profesional, la que me proporciona el trabajar con mis clientes, me da algo de sabiduría para aplicarla en nuestro día a día. Como madre, ha sido la vida la que me ha formado en las habilidades para que nos entendamos mejor y no siempre acierto aunque te aseguro que lo seguiré intentando.

Los gestos
Aunque tú todavía no lo sepas, los gestos comunican tanto como las palabras y en situaciones de tensión emocional, todavía más que éstas.

Aunque tú todavía no lo sepas, los gestos comunican tanto como las palabras y en situaciones de tensión emocional, todavía
más que éstas.
Fíjate su importancia que sólo un gesto ha tirado por tierra la carrera pública del que hoy es ya ex Ministro de Economía de Portugal: en el debate sobre el estado de la Nación fue provocado y su falta de autocontrol, le llevó a responder con un insulto no verbal, como se puede ver en la foto. Ya hay otro en su puesto.

Estas señoras y señores que salen en la televisión y en los periódicos, son los que nos gobiernan y se encargan de que tengamos mejor educación, atención sanitaria, unas condiciones de trabajo adecuadas y otras muchas más cosas.

Estos personajes públicos deben ser, más que nadie, ejemplos de personas educadas, corteses y con habilidades sociales para la convivencia pero este señor no hizo sus deberes.

Como a veces te digo, el control de la ira no es fácil y tus gestos, tu lenguaje no verbal, pueden ser tan hirientes como tus palabras.

Te voy a contar, querida María, algunos recursos para conseguir disociarte de una emoción negativa, como decimos en programación neurolingüística. Cuando te sientas envuelta en un sentimiento de enfado extremo y que estás a punto de no controlar lo que dices o lo que haces (de lo que luego te arrepientes), puedes hacer alguna o varias de estas 5 cosas:

  • Irte a otra estancia, si la circunstancia te lo permite, hasta que te calmes lo suficiente como para retomar la conversación más tranquila. Unas respiraciones profundas ayudarán en el proceso.
  • Contar mentalmente hasta 20 antes de contestar (ha sido el truco de las abuelas desde siempre). Si estás pendiente de contar, es más fácil disociarse.
  • Elevar la barbilla y mirar hacia arriba.
  • Relajar la lengua dejando caer ligeramente la mandíbula.
  • Y por último, la que a mí me resulta más efectiva, cambiar la postura del cuerpo abriendo el pecho (echando los hombros hacia atrás)

Es sólo hecho de pensar en controlarte cuando estás muy alterada te ayudará a disociarte y, con toda seguridad, te sentirás orgullosa de haber dado un pasito más para dominar tu carácter. Ya me contarás cuál es el método que más te ha funcionado.


Cuadernos de comunicación personal/ Julio

*Montse Calvo es entrenadora en habilidades de comunicación personal.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorLa Perfecta Cabrona y los hombres
Artículo siguiente¿Creías que sabías? Escucha a un adolescente