Programa Ariadna, para mujeres emprendedoras

124

La consejera de Trabajo, Mar Serna, y la directora general de Igualdad de Oportunidades en el Trabajo, Sara Berbel, han entregado los diplomas a las promotoras que han participado en la primera edición del programa Ariadna, coincidiendo con la celebración del Congreso Internacional de Directivas y Profesionales.

La consejera de Trabajo, Mar Serna, ha destacado que “la red de promotoras muestra la solidaridad de las mujeres hacia otras mujeres que están comenzando” y ha añadido que “el conocimiento no es patrimonio de nadie, es universal, y las mujeres debemos compartirlo”.

El proyecto quiere ayudar a las mujeres que desean avanzar en su carrera y en superar las dificultades que se los presentan acompañadas por una mujer que ya ha conseguido una posición relevante en su ámbito de actuación.

En la primera edición se han formado 50 parejas de mujeres distribuidas por todo el territorio catalán. Las mujeres trabajan principalmente en el ámbito de la empresa a pesar de que también ha habido presencia de mujeres del mundo universitario y de la administración pública. Núria Basi, ErnestinaTorelló y Carmen Cazcarra, son algunos ejemplos de mujeres promotoras.

Las promotoras son mujeres que ya han alcanzado un reconocimiento en su carrera y que deciden, de forma voluntaria y sin remuneración, apoyar a otras mujeres para que alcancen con éxito los objetivos de su carrera profesional. Aconsejan, transmiten sus experiencias, dan retroalimentación y ayudan a definir las oportunidades de desarrollo a las mujeres participantes en el programa.

Las parejas constituidas se han reunido como mínimo una vez al mes donde han hablado e intercambiado experiencias personales relacionadas con su actividad profesional, han comentado oportunidades que aparezcan y dificultades para continuar creciente en la empresa, entre otros temas. Se trata en definitiva de asesorar profesionalmente a las participantes durante todo un año.

Esta iniciativa se enmarca dentro de una de las líneas prioritarias del Departamento de Trabajo que es promover acciones para facilitar el acceso de las mujeres a cargos de responsabilidad y romper así el llamado ‘techo de cristal’.

En este ámbito ya se han impulsado diversos proyectos como por ejemplo el curso “Yo, directiva”, que se dirige a mujeres profesionales con cargos pre-directivos y aporta contenidos de negocio adaptados a la situación específica de las mujeres, y el programa “Ágora para directivas” que pretende la ampliación de más formatos formativos y comunicativos por abrirse a un mayor número de mujeres pre-directivas, directivas y emprendedoras con el objetivo de animarlas en constituir una red de intercambios y de colaboración.

Esta iniciativa se enmarca dentro de una de las líneas prioritarias del Departamento de Trabajo que es promover acciones para facilitar el acceso de las mujeres a cargos de responsabilidad y romper así el llamado ‘techo de cristal’.

Aún hay desigualdad entre mujeres y hombres en el trabajo
En los últimos años las mujeres han avanzado en el plano laboral, hecho que puede conducir a pensar que la situación entre mujeres y hombres está normalizada y no se perciben las diferencias pese a que aún persisten.

En este sentido, el nivel de ocupación de las mujeres en Cataluña está lejos de la tasa de los hombres. Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del 2010, hay cerca de 10 puntos de diferencia en cuanto a la tasa de ocupación de los hombres (67,97%) respeto a las mujeres (58,35%).

En cuanto a la tasa de paro de las mujeres es del 16,68%, mientras que la de los hombres se sitúa en el 19,16%, ya que la crisis ha afectado más a los sectores masculinizados. A pesar de eso el 70, 9% de las personas que hace más de dos años que están al paro son mujeres.

El salario bruto medio anual de las mujeres el año 2007 era de 18.136 euros mientras que el de los hombres aumentaba hasta los 25.109,98 euros, según se desprende de la Encuesta Estructura Salarial (Año 2007). La diferencia media de salarios entre hombres y mujeres es de 6.973,98 euros. Pero es en las ocupaciones elevadas donde la diferencia entre el salario medio anual entre hombres y mujeres es más pronunciada, llegando a ser de 10.391,32 euros menos.

Pocas mujeres en lugares de decisión
A pesar de que el nivel de estudios de las mujeres es superior que el de los hombres, llegando a 7,2 puntos de diferencia entre las personas tituladas superiores, en Cataluña la proporción de mujeres directivas sobre el total de mujeres ocupadas es inferior a la de los hombres.

Concretamente, en Cataluña el 6,5% de mujeres ocupadas ostentan cargos directivos, mientras que en el caso de los hombres, el porcentaje aumenta hasta el 10,2%, según se desprende de la EPA del primer trimestre de 2010. Además es preciso tener en cuenta que nos últimos años se ha incrementado la cifra masculina mientras que la femenina ha sufrido un descenso.

Aunque el nivel de estudios de las mujeres es superior que el de los hombres, en Cataluña la proporción de mujeres directivas sobre el total de mujeres ocupadas es inferior a la de los hombres.  En cuanto a los datos relativos al empresariado con o sin personas asalariadas indican que las diferencias entre hombres y mujeres se mantienen. Así en Cataluña, hay menos de la mitad de mujeres empresarias con personas trabajadoras a su cargo (3,6%) que de hombres empresarios (7,3%).

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorGlobal Summit of Women: la agenda lúdica
Artículo siguienteNiños: Habla con ellos