Pilar García de La Granja: el arte de comunicar para dejar una huella en el mundo

Pilar García de la Granja

Pilar García de La Granja dice que es “periodista por vocación”. “Me gusta contar cosas sin más objetivo que dar voz y claridad a quien no la tiene o, a lo que parece complicado”, explica.

Ella es una de las 16 mujeres que ha propuesto la Comunidad de Madrid como candidata para la 10ª edición de Top 100 Mujeres Líderes en España, dentro del mecenazgo de comunidades autónomas.

Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y realizó estudios de Relaciones Internacionales en la Universidad de Columbia de Nueva York. En su profesión periodística, se especializa en información económica, financiera y empresarial.

Trayectoria

Trabaja en medios desde hace casi 30 años. En 1997 fichó por Televisa para dirigir los informativos económicos de la CNBC en castellano, donde se desempeñó como corresponsal de Nueva York. Dos años más tarde regresó a. España, contratada por el grupo de Televisión del grupo Recoletos. 

En 2002 fue responsable de economía de Onda Cero en 2002 y después dirigió los informativos de Intereconomía Televisión. También fue tertuliana en el programa de Ana Rosa Quintana, en el Protagonistas de Punto Radio y columnista del diario El Economista.  En 2019 también colaboraba con Carlos Herrera en la Cope. 

Logros y reconocimientos

Para ella, no hay nada más gratificante que explicar de forma sencilla las cosas que otros se empeñan en presentar complicada. Quizás por esta característica suya es que publicó dos libros sobre economía y empresa 

Uno de ellos es Me equivoqué. Los grandes empresarios españoles nos cuentan sus mayores fracasos (Ed. Planeta), un manual con las historias reales de doce presidentes y ejecutivos de empresas y multinacionales españolas contando los errores empresariales de los que más aprendieron. 

El otro es En qué jardín nos han metido, un manual básico para comprender la crisis económica global que comenzó en 2007, donde también brinda recomendaciones sobre cómo rentabilizar de la manera más óptima los recursos financieros personales y familiares a lo largo de la vida laboral.

Toda su labor en este ámbito le valió en 2008 el premio ”Antena de Oro” a la información económica.

En medio de todos estos logros, dice que su mejor enseñanza siempre ha sido ser honrada consigo misma y con los demás. “Conocer los límites y saber pedir perdón. Me equivoco mil veces al día y mil veces que pido perdón”, dice. 

Fundación Querer, el otro costado de Pilar

Pero, además de su amplia trayectoria periodística, Pilar García de la Granja es presidenta de la Fundación Querer, una organización sin ánimo de lucro que tiene como misión «fomentar la creación de grupos de trabajo multidisciplinares que tengan capacidad para diagnosticar e investigar trastornos neurológicos relacionados con el lenguaje desde un punto de vista clínico, farmacológico, neurológico, y educativo».

Este proyecto inició principalmente por su hijo Pepe, que en 2013 fue diagnosticado con el síndrome de Landau-Kleffner (SKL), un tipo de epilepsia rara e intratable que afecta al cerebro y al lenguaje. 

La fundación se inspira en The Children’s Academy, un modelo estadounidense que combina el método médico y terapéutico para ayudar a niños con necesidades especiales con trastornos diversos. Por eso, una de las primeras cosas que hizo la fundación fue crear el Cole de Celia y Pepe, un colegio integral especializado en niños con problemas en el lenguaje. 

Esta institución ofrece un plan de estudios riguroso que contempla la calidad de la educación para todo el alumnado y la equidad que garantice la igualdad de oportunidades, la inclusión educativa, y la no discriminación.

Por todo ello, en 2017 la entidad recibió un premio Global Gift.

Sus inspiraciones diarias

Las mujeres referentes de su vida son principalmente tres: Ana Rosa Quintana, porque es una fuente de inspiración, esfuerzo, compromiso y lealtad; Gloria Lomana, por su capacidad de reinventarse y de encontrar siempre una solución a un problema; e Isabel Lavin, presidenta de la Fundación Mencía, a quien elige en representación de las cientos de madres coraje, cuyos hijos sufren enfermedades raras. “Son mujeres que buscan mejorar cada día la vida de sus hijos y de muchos más”, recalca. En este sentido, agrega que una característica fundamental de las mujeres es la resiliencia. 

Pero no solo personas influyeron en su vida. También se nutre de diversos consumos culturales que la ayudan a despejarse en los momentos de ocio. Su película favorita es “Memorias de África”, su canción “Ain’t No Mountain High Enough” y su libro “The brain that changes itself”, de Norman Dodge.

También le gusta cocinar, tomar el sol y comer pipas.

Cómo impulsar el perfil de una mujer inversora: la mirada de tres profesionales en un encuentro de Masteos

Artículo anteriorMaría Rey: «Hay que saber entender a la audiencia»
Artículo siguienteMarta Rivera de la Cruz, entre la literatura y la política