Patricia Debeljuh:¨El desafío es liderar sin imitar al varón¨

290

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

"Hay estudios que demuestran que el liderazgo de la mujer suele ser más participativo y apunta al desarrollo integral de las personas", dijo Patricia Debeljuh, que participó del encuentro "Generando entornos laborales inclusivos para el desarrollo de la Mujer en la empresa contemporánea" organizado por Manpower Argentina. Habló sobre la doble agenda, sobre las diferencias entre liderazgos femeninos y masculinos, y sobre cuán importante es la flexibilización de las empresas, que también beneficiaría a los varones.

"La doble agenda es ese fenómeno que sufre más la mujer que el varón, que es asumir la responsabilidad de sacar adelante la familia, el cuidado de los hijos, junto con los desafíos de su vida profesional. Por aquella capacidad más emocional que tenemos, por estar más volcadas a las necesidades de las mujeres, por esa capacidad empática que tenemos, hace que asumamos ese esfuerzo de tener esas obligaciones presentes, todo el tiempo, día a día", explicó Patricia Debeljuh, investigadora del CONFyE (Centro de Conciliación Familia y Empresa) del IAE de la Universidad Austral.

"El principal desafío es que la mujer siga siendo muy mujer y que aporte desde la femineidad al mundo del trabajo".Y analizó algunas vicisitudes que hacen a la vida de toda mujer que trabaja: "La mujer no solamente trabaja en un horario fijo, de 9 a 18, sino que permanentemente siente que paralelamente a esa dedicación laboral una doble agenda, otra agenda que la espera en casa, seguramente cuando salga del trabajo, o aún cuando está en casa, paralelamente sigue pensando en sus obligaciones para el día siguiente", dijo en entrevista con ComunicaRSE.

Según la especialista, esa capacidad viene dada por la inclinación de las mujeres a hacer muchas cosas. "Es por eso que la mujer también es más vulnerable al stress, porque cargan con ese esfuerzo emocional de manera diferente que el varón", resumió.

Aportes femeninos

En el mundo laboral la mujer aporta "humanidad", sentenció.  "Esto viene asociado a que tiene la capacidad de ser madre, de dar vida, y puede aportar desde esa capacidad de hacerse cargo de las necesidades de los demás y hacer crecer y desarrollar a las personas, de motivarlas y entusiasmarlas, porque quiere hacer las cosas con otras personas, por eso es que la mujer trabaja muy bien en equipo, logra trabajar en equipo, le gusta trabajar creando consenso, construyendo consenso, no le interesa trabajar con bajadas de línea autoritarias, sino que ellas prefieren abrir el juego y participar al equipo, porque quiere contar con el apoyo, con la opinión, con la decisión de otros".

Liderazgos, sin imitar al varón

"Hay estudios que demuestran que el liderazgo de la mujer suele ser más participativo y apunta al desarrollo integral de las personas", recordó Debeljuh.  Para ella "el principal desafío es que la mujer siga siendo muy mujer y que aporte desde la femineidad al mundo del trabajo".

"Lo peor que nos puede pasar es intentar imitar el liderazgo del varón o tratar de hacer las cosas como las hacen ellos, porque no nos van a salir bien, porque somos distintos. Pero también entendiendo que hasta ahora estuvo muy presente el varón en el mundo del trabajo, ejerciendo su modo de trabajar, de decidir, de trabajar con otros. Entonces eso hace que la mujer pueda intervenir de manera complementaria, aportando lo que es. El gran desafío, yo creo, es no sólo que la mujer llegue, sino que pueda aportar desde su condición de mujer. Y también creo que hay que crear las condiciones dentro de la empresa para que la mujer pueda desplegar ese potencial que trae, y para eso habrá que flexibilizar los ambientes de trabajo para facilitarles ese desarrollo".

Empresas: Flexibilizar

"Creo que lo que más pide la mujer es flexibilidad, por eso todo lo que se pueda hacer desde las empresas para promover políticas de flexibilidad, de acompañamiento en las demandas o necesidades familiares, y teniendo en cuenta que a veces estos temas arrancan por las necesidades de las mujeres (la maternidad, la lactancia, el cuidado de los hijos) pero también teniendo en cuenta que el otro desafío de las mujeres es mostrar que este tema también le interesa al varón, y que también puede ser beneficiario de esas mismas políticas, porque también los varones se tendrán que hacer cargo de las necesidades familiares".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorSantander Río: Premio Jóvenes Emprendedores
Artículo siguienteUna delicia de melón