‘Mujeres brújula en un bosque de retos’. Mujeres convirtiendo fragilidad en fortaleza

Isabel Sánchez recopila en un libro las historias de las 'mujeres brújula'

238
Imagen del Opus Dei.

‘Mujeres brújula en un bosque de retos’. Así se denomina el libro que ha publicado Isabel Sánchez, en el que construye historias de mujeres que han sabido convertir la fragilidad en fortalezas.

La autora del libro explica que en el volumen publicado por Espasa muestra las historias de mujeres que han logrado construir un «nuevo liderazgo».

El libro recoge los testimonios de docentes, enfermas terminales y empresarias. Uno de los testimonios es el de Pilar Deza, promotora de centros de enseñanza. También se recoge el testimonio de la empresaria Tiziana Benardi y de Ana López Recalde, que ha luchado durante varios años contra una anorexia nerviosa.

La idea surgió durante una entrevista

Sánchez recuerda especialmente la historia de una mujer enferma terminal que aun cuando estaba ya en el hospital a punto de morir aseguró que lo haría «en paz» al haber perdonado ya al marido que la abandonó hace 25 años.

La idea del libro surgió, según ha explicado la propia autora, durante una entrevista. Tal y como explica, ella contaba sus experiencias en los cinco continentes con estas mujeres. Así fue como la editorial Planeta se puso en contacto con ella porque «pensó que tenia algo que decir» sobre ese mundo femenino de liderazgo.

La autora ofrece una visión de un «nuevo feminismo» en el libro en el que se plasman las inquietudes de las mujeres.

En ese sentido ella ofrece la visión de lo que denomina «nuevo feminismo» en el libro. Según cuenta, el volumen explica que mujeres y hombres «trabajan codo con codo para construir un nuevo modelo de sociedad que dé respuesta a las inquietudes que el futuro nos plantea».

Feminismo integrador

A su juicio, eso es un «feminismo integrador». Y es que, tal y como dice, las «mujeres y hombres tienen que construir juntos el mundo nuevo. No lo podemos hacer solas, ellos también tienen que aportar: no sirve de nada situarse en escenarios antagónicos».

Es «evidente», continúa, que está «naciendo un nuevo liderazgo» impulsado por las mujeres. Piensa que ese nuevo liderazgo puede pasar desapercibido «a veces». Y es que, como dice, la mujer al liderar «no busca tanto una dinámica de poder, es un proceso mucho más colaborativo, integrador…no quiere situarse la primera», ha manifestado.

No obstante, piensa que para que las mujeres alcancen realmente una posición de líderes, «nos falta diálogo». «Hay que entrar en mas en razón, no estar siempre en una actitud tan poco integradora con el otro. Lamentablemente, eso ha pasado siempre y no solo con el feminismo, sino con la cultura, la raza o los ricos y los pobres», ha asegurado la autora.