Muere Esther Tusquets, escritora y editora

592

Desaparece una mujer que fue y será un hito en la letras dentro y fuera de España. Elegimos para encabezar esta suerte de ´in memorian´, las palabras de otra escritora, Clara Obligado: ´Era mordaz, simpática, despistada, inteligente, muy feminista. Y tan divertida´.

´Fue mi editora en Lumen, me dio el Premio de su editorial por La hija de Marx e hizo por mi algo que nunca olvidaré: darme un espacio en la literatura. Era mordaz, simpática, despistada, inteligente, muy feminista. Y tan divertida. Editó, entre tantos otros, a Mafalda y a Umberto Eco, y escribió una novela bellísima, por la que siempre quedará en mi memoria: El mismo mar de todos los veranos. Murió sin que la misógina oficialidad literaria le diera tantos premios que merecía´.

"Las mujeres que trabajamos tenemos que desempeñar siempre un triple empleo: atender y complacer al marido, ejercer nuestra profesión y ocuparnos de los hijos y de la casa"Esther Tusquets, había nacido en Barcelona en 1936, y padecía párkinson desde hace años. Editora y escritora, era claramente una de las personalidades más destacadas de la cultura y la literatura española y se va merced a una pulmonía, a los 75 años.

Empezó en Lumen donde estuvo 40 años dando a conocer a autores como Umberto Eco, Ana María Matute, Miguel Delibes o Camilo José Cela.

Pero además era escritora de novelas, ensayos, relatos y memorias. Su primera novela fue publicada en 1978: El mismo mar de todos los veranos, la primera de lo que fue La trilogía del mar, que completaron El amor es un juego solitario y Varada tras el último naufragio.

Con 23 años se licenció en Filosofía y Letras por las universidades de Madrid y Barcelona, algo poco común de ver: una mujer con estudios superiores que enseguida asumió la dirección editorial de Lumen desde donde le dio protagonismo a grandes clásicos en la colección "Palabra en el tiempo":Virginia Woolf, James Joyce o Céline

El nombre de la rosa de Umberto Eco y la historieta Mafalda del argentino Quino, fueron algunos de sus mayores logros. Carmen Balcells le había puesto el apodo de "La gran señora de la edición".

Desengaño, fracaso, erotismo y amor entre otros temas fueron abordados por la escritora que en los últimos años publicó Confesiones de una editora poco mentirosa en la que relató sus años en Lumen y su controvertido adiós de la editorial en la que nació como editora.

Tiempos que fueron,
fue una obra escrita junto a su hermano Óscar. Incondicional del humor, lo veía como "El principal escudo frente a la "porquería de la vejez".

Esther Tusquets en sus propias palabras
Que las mujeres trabajen
"Las mujeres que trabajamos tenemos que desempeñar siempre un triple empleo: atender y complacer al marido, ejercer nuestra profesión y ocuparnos de los hijos y de la casa. En esa faceta del trabajo doméstico podemos afirmar que las mujeres siguen asumiendo la mayor parte de las tareas y que los hombres no colaboran mucho".

"Entre mujeres, lo normal es que las convivencias discurran dentro de un ambiente de relajación. Con los hombres las convivencias son más tensas. En realidad, poner paz siempre ha sido una misión de mujeres, en todos los órdenes de la vida".Los hombres las prefieren sumisas
"A gran número de hombres les resulta incómodo convivir o tratar con mujeres independientes, protestonas, que buscan una relación de tú a tú. Aspirar a una relación interesante y fructífera requiere de un esfuerzo mayor y, por otra parte, a los hombres les cuesta renunciar a privilegios mantenidos durante siglos. Aunque esté de acuerdo de un modo racional con muchas propuestas de las mujeres, el varón tenderá a defender sus privilegios. Es cierto asimismo que hoy en día, a diferencia de hace unos años, las mujeres valoran más y hablan más del aspecto físico de los hombres".

Rivalidad femenina
" Siempre ha sido fácil la amistad entre nosotras y es falso que las relaciones femeninas estén marcadas por la envidia o la competencia. La amistad entre nosotras ha sido denostada mientras se ensalzaba una cierta camaradería entre los hombres. Estar entre mujeres siempre me ha resultado muy gratificante porque se establecen unas relaciones de mutua lealtad. Entre mujeres, lo normal es que las convivencias o los viajes discurran dentro de un ambiente de relajación, tolerancia y permisividad mayor que cuando están presentes los varones. Con los hombres las convivencias son más tensas. En realidad, poner paz siempre ha sido una misión de mujeres, en todos los órdenes de la vida".

Envejecimiento en las mujeres
Si ven a una señora mayor con un jovencito muchos van a pensar que está pagando por la compañía. Se trata en última instancia de una cuestión de poder porque un hombre se divorcia y, aunque sea un desastre, pronto tiene a una veintena de jovencitas a su alrededor. Por el contrario, una mujer mayor que liga con un hombre de menos edad se convierte de inmediato en piedra de escándalo. Cuando una mujer se separa tiene verdaderas dificultades para entablar nuevas amistades. Si nos fijamos bien, el mundo está lleno de mujeres que son presentadas en público como la ex de alguien.

Puedes acceder aquí a la entrevista completa de El País

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Profesión, ciencia y arte en nuestra ZONA MUJERES?    

Artículo anteriorMás allá de la diversidad: la promoción de la pluralidad
Artículo siguienteComercio online: crecerá en verano a pesar de la crisis