Madrid 2016… Imagine

95
Parafraseando a Lennon en su más famoso himno, imaginen un escenario donde políticos de ideologías contrapuestas, instituciones al completo y todos los estamentos de la sociedad habidos y por haber, reman en la misma dirección, dando lo mejor de sí mismos para conseguir un objetivo común que nos beneficia a todos. Dejen de imaginar, lo hemos contemplado estos días en Copenhague y no ha sido un espejismo.

Una candidatura de matrícula de honor y una presentación en las que los intervinientes bordaron su rol.

El equipo liderado por Mercedes Coghen y compañía – sin dejar de referenciar a otras figuras claves que salen menos en los papeles como Fernández Arimany desde la oficina de 2016 o Manolo Cobo desde la vicealcaldía – han dado una lección al mundo de lo que los españoles unidos somos capaces de hacer. Una candidatura de matrícula de honor y una presentación en las que los intervinientes bordaron su rol. ¡Qué gusto ver a nuestros políglotas representantes cohesionados, orgullosos, sacando pecho, defendiendo con ímpetu la candidatura española!

¡Qué emocionante observar al Presidente dando la talla ante el mundo, al Jefe del Estado presumiendo de país, a uno de los españoles más respetados en las altas esferas internacionales tocando la fibra sensible en el final de su vida por nuestro proyecto! Luego el CIO, que va a su ritmo, vota en masa a la peor opción técnica reivindicando la universalidad del olimpismo… Poco que objetar excepto hacer gala de espíritu deportivo para felicitar al ganador y aprender la lección de que las reglas no escritas pesan más que el trabajo bien hecho…

Madrid 2016 ha muerto – ¿renacerá de sus cenizas cual Ave Fénix en forma de
Madrid 2020?

Madrid 2016 ha muerto – ¿renacerá de sus cenizas cual Ave Fénix en forma de Madrid 2020? – pero lo que debería sobrevivir hasta el final de los días es la unidad institucional por el bien común. Imaginen a esos mismos políticos – que hasta comparecían juntos y revueltos en la difícil rueda de prensa de la derrota – con idéntica tenacidad, dedicación, energía y coraje, superponiendo intereses generales a los partidistas, luchando sin tregua para resolver los graves problemas económicos, financieros, de endeudamiento o paro que nos asfixian…

Si son capaces de hacerlo tan requetebién por el sueño olímpico ¿por qué no por temas capitales como el bienestar de unos ciudadanos masacrados y la superación de una crisis demoledora?

Que a nadie se le escape este dato: Con un proyecto rotundo, sin fisuras, que rozaba la perfección, hemos ganado al mundo desarrollado, con victoria holgada sobre el hasta ahora invencible Superman Obama y a la ultramoderna y perfeccionista Tokio – en la votación decisiva se jugaba otra final, la de los países emergentes y la rotación de continentes – ¿Nos imponemos este recién estrenado camino de cuando nos da la gana sabemos ser imbatibles y competir sin complejos en la liga mundial?

Por eso a Copenhague no envié un mensaje de “excelente trabajo” – que procedía – o “impecable presentación” – que también – Fue un escueto pero significativo “Gracias por unirnos e ilusionarnos”. Y que siga la racha de la unidad para los aspectos que realmente interesan a la sociedad española.

Otros artículos de esta columnista…

*De casanovas y don juanes
*Madres de víctimas y verdugos
* Lo que no mata fortalece
*¿Se ha convertido una opción sexual en grupo de presión?
*¿Legalizamos la prostitución?
*Millenium: mujeres, abuso de poder y libertad de prensa

¿Ya has visitado Asociaciones de Mujeres en nuestra ZONA ASOCIACIONES?