Lucila García Méndez se incorpora a la Asociación ClosinGap como directora general

Lucila García es licenciada en ADE y Executive MBA en IESE con programas directivos en Harvard Business School, University of Cambrigde y Singularity University, y cuenta con una amplia experiencia tanto en proyectos de impacto social como en el sector de las finanzas.

Lucila García Méndez se incorpora a la Asociación ClosinGap como directora general

La Asociación ClosinGap, tras su reciente constitución formal como asociación, anuncia el nombramiento de Lucila García Méndez como directora general.

La incorporación de Lucila supone un hito clave para ClosinGap en su determinación por seguir avanzando mediante el trabajo conjunto de grandes empresas para cuantificar y  visibilizar el impacto de la brecha de género en todos los ámbitos de la economía y la sociedad españolas. 

Leer más: La brecha de género le cuesta 212.000 millones de euros a la economía nacional, según el III Índice ClosinGap

Sobre Lucila García Méndez

Es licenciada en ADE y Executive MBA en IESE, cuenta con una amplia experiencia  tanto en proyectos de impacto social, por sus 12 años de trayectoria en Fundación SERES, como  en el sector de las finanzas, ya que trabajó durante más de 10 años en Bankinter.  

A lo largo de su carrera, Lucila ha mostrado estar altamente comprometida con el liderazgo  femenino y la innovación mediante su participación en proyectos como Women Angels for  STEAM y Netwomening, y en 2014 fundó Women4Change, iniciativa que vincula mujeres  directivas para promover el cambio en sus organizaciones.

En este sentido, en 2016 el  Departamento de Estado de los Estados Unidos la seleccionó para formar parte del programa  de liderazgo “International Visiting Leadership Program” de “Women’s Issues” en  representación de España en un grupo de expertas mundiales. 

Declaraciones y citas 

Lucila García valora positivamente la oportunidad de incorporarse a «un nuevo proyecto en el  ámbito del impacto social con foco en la mujer y el desarrollo económico». Dijo también la motiva especialmente «trabajar con la meta de avanzar hacia una sociedad más igualitaria, reduciendo las brechas de género». 

“Revisando los datos arrojados por los informes impulsados por las diferentes compañías que forman parte de ClosinGap a lo largo de los últimos cinco años, soy aún más consciente del impacto tanto social como económico que suponen la existencia de  brechas de género en todos los ámbitos de la sociedad”, añade García. 

En tanto, Marieta Jiménez, presidenta europea de Merck Healthcare y de ClosinGap, ha destacado que  «la incorporación de Lucila a ClosinGap permitirá seguir reforzando el trabajo de todas las empresas que forman parte de la asociación para reducir las brechas de género, impulsando nuevas iniciativas y estableciendo nuevas alianzas necesarias para lograr igualdad de oportunidades”. 

Sobre ClosinGap 

ClosinGap es una Asociación española sin ánimo de lucro que tiene como objetivo impulsar el crecimiento  económico desde la igualdad de género. Formada por 12 grandes empresas (Merck, MAPFRE, Repsol,  BMW Group, Mahou San Miguel – Solán de Cabras, PwC, CaixaBank, Grupo Social ONCE, KREAB, Fundación  CEOE, Telefónica y Redeia) que trabajan juntas para promover la transformación social hacia una  economía sin brechas de género tanto desde el ámbito privado como el de la colaboración público privada. 

Leer más: Cómo impacta la brecha salarial de género en los diferentes ámbitos profesionales

La asociación tiene como objetivo analizar el impacto económico que tiene para toda la sociedad que las  mujeres no cuenten con las mismas oportunidades. Para ello, las empresas analizan, en informes  periódicos, las brechas existentes en los ámbitos como salud, pensiones, entorno digital, conciliación y  corresponsabilidad, ocio, turismo, consumo, movilidad, notoriedad, empleo y ámbito rural, entre otros. 

ClosinGap tiene su origen en Healthy Women, Healthy Economies, iniciativa lanzada a nivel global en 2014  por la empresa líder de ciencia y tecnología Merck, bajo el paraguas del Foro de Cooperación Económica  Asia Pacífico, con el objetivo de identificar y eliminar las barreras que impiden a las mujeres desarrollar  su pleno potencial en la sociedad. España es el primer país que la adapta para extender la experiencia a  las circunstancias que se dan en la Unión Europea. 

Diversidad e inclusión: 4 reflexiones que dejó el evento de Marie Claire y ESCP

Artículo anteriorGestión 5.0: qué es y cómo cambiará al mundo empresarial actual
Artículo siguienteRed WISE en FNAC: Cómo llegar al poder sin ser hombre blanco