Cómo impacta la brecha salarial de género en los diferentes ámbitos profesionales

Los últimos datos disponibles cifran que la ganancia media para los hombres fue de 28.389€ y de 23.176€ para las mujeres, lo que significa que los primero ganan un 22,49% más. Pero, ¿cómo se ven estos números en diferentes ámbitos laborales?

Cómo impacta la brecha salarial de género en diferentes ámbitos profesionales

La brecha salarial de género es un fenómeno arraigado en la sociedad contemporánea que refleja las disparidades económicas entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Pero no solo se manifiesta en las diferencias salariales, sino que también tiene ramificaciones profundas que afectan la vida diaria y las oportunidades profesionales de las mujeres.

Leer más: El programa de impulso al talento femenino The Break, premiado por la Comisión Europea

En palabras simples, la brecha salarial significa que, en promedio, las mujeres ganan menos que los hombres por realizar trabajos similares. Esto puede traducirse en ingresos más bajos a lo largo del tiempo, lo que afecta la estabilidad financiera y la capacidad de afrontar gastos diarios, como vivienda, alimentos y atención médica.

Un 72% de mujeres directivas cree que aún persiste la brecha salarial en los puestos en los que desempeñan las mismas responsabilidades que sus compañeros

El III Barómetro sobre liderazgo femenino, políticas de igualdad y conciliación, elaborado por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE), ha determinado que un 72% de mujeres directivas cree que aún persiste la brecha salarial en los puestos en los que desempeñan las mismas responsabilidades que sus compañeros.

Desde ONU Mujeres, identifican cinco factores principales que explican las diferencias de salario entre mujeres y hombres: el empleo a tiempo parcial, el acceso a peores empleos o a trabajos socialmente menos valorados, la auto-minusvaloración y la ignorancia de los empleadores.

Brecha salarial en números

Los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística de España cifran que la ganancia media para los hombres fue de 28.389€ y para las mujeres de 23.176€, lo que significa que los hombres ganan un 22,49% más que las mujeres.

No obstante, las estadísticas evidencian una tendencia a la baja en los últimos ocho años, con una lenta pero positiva reducción de 5,21 puntos desde 2012 a 2020.

Leer más: Día Internacional contra la Violencia de Género: un llamado a la acción colectiva

Entre el 2020 y el 2021, hubo incrementos salariales del 2,7% para hombres y 3,2% para mujeres. Además, la ganancia media anual femenina supuso el 81,6% de la masculina. Según indicaron desde el INE, la diferencia se reduce si se consideran puestos de trabajo similares (misma ocupación, tipo de contrato, tipo de jornada, etc.).

Las estadísticas evidencian una tendencia a la baja en los últimos ocho años, con una lenta pero positiva reducción de la brecha

Brecha salarial por Sectores Productivos

Según un informe de CCOO Servicios, el análisis de las estadísticas de empleo y de estructura salarial revela que las mujeres han visto incrementarse la diferencia retributiva en el sector del Comercio, de la Hostelería, de las Actividades Financieras y entre los Servicios Técnicos en las Actividades Administrativas y de Servicios Auxiliares.

Desagregando la información por sectores productivos, se observa que la brecha salarial es mayor en el sector Servicios que en la media de la economía española (23,7% según la ganancia femenina; 19,1% según la masculina).

  • Es el caso del sector de Hostelería, donde las mujeres han visto crecer la brecha salarial hasta un 22,5% (20,3% en 2019), los hombres perciben una ganancia media anual de 15.768€, frente a solo 12.874€ por parte de las mujeres.
  • Esta situación también se ha constatado en el Sector Financiero, donde la ganancia media anual femenina ha incrementado la brecha respecto a la masculina hasta un 31,8% (30% en 2019), lo que supone que las mujeres del sector hayan percibido de media 40.160€ anuales frente a los 52.921€ de los hombres.
  • Y dentro del conjunto de los Servicios Técnicos, las Actividades Administrativas y de Servicios Auxiliares muestran también una evolución negativa, habiéndose incrementado la brecha salarial hasta un 45,1% (44,3% en 2019), de forma que la ganancia media anual de las mujeres en esta actividad económica fue de 14.836€ mientras que la de los hombres ascendió a 21.523€.

Cómo impacta la brecha salarial de género en diferentes ámbitos profesionales

Mujeres en profesiones STEM

Por otra parte, se constata que la segregación horizontal se ha acentuado también tras la pandemia, de modo que el empleo femenino ha ganado aún más peso en sectores donde ya era mayoritario, como el Comercio. Sin embargo, está siendo relegado en los sectores que han mostrado una evolución más positiva y que se muestran actualmente como estratégicos dentro del proceso de transformación productiva de nuestra economía; esto es, en las actividades informáticas (servicios de información, programación y consultoría) y en las actividades profesionales, científicas y técnicas (especialmente en los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería).

Leer más: Red WISE: ¿Puede la Inteligencia Artificial combatir estereotipos de género?

El problema de la falta de vocaciones femeninas en profesiones STEM, donde se ha comprobado que la brecha salarial de género es menor y donde las condiciones retributivas se sitúan por encima de la media del conjunto de la economía española, está incidiendo de forma dramática en el futuro laboral de las mujeres y obliga a la sociedad a exigir políticas públicas que favorezcan la incorporación femenina a estos estudios y el acceso posterior a estas profesionales en el mundo laboral, en igualdad de condiciones que sus compañeros.

Cómo impacta la brecha salarial de género en diferentes ámbitos profesionales

En el Barómetro de FEDEPE, se indagó sobre cuáles son los principales motivos por los que existen menos mujeres profesionales en los ámbitos STEM. Las encuestadas señalaron la falta de referentes femeninos (47%) y el entorno masculinizado (48%), seguido por las pocas oportunidades dentro de dichos sectores (39%) y la falta de vocaciones en la época estudiantil (32%).

Además, más del 67% dijo sentirse cómoda con la incorporación de nuevas tecnologías en su ámbito profesional, y sólo un 7% dice sentirse insegura y abrumada con las nuevas aplicaciones.

En las universidades públicas también hay brecha

El primer informe sobre brecha salarial de género en las universidades públicas revela que hay un 12,7% de diferencia entre hombres y mujeres. El grueso de esta brecha proviene fundamentalmente de los complementos salariales, donde alcanza el 19,1%. Cabe explicar que los complementos constituyen la forma a través de la cual se retribuyen los méritos investigadores y de participación en proyectos o actividades de investigación, formación o gestión.

En las universidades públicas hay un 12,7% de diferencia entre hombres y mujeres

El estudio destaca cómo, al inicio de la carrera del personal docente e investigador, no hay apenas diferencias salariales. Mientras que, a medida que avanza esta carrera profesional, en concreto entre los 30-39 años, la brecha tiende a su máximo coincidiendo con la edad de mayor acceso a la carrera docente.

Cómo impacta la brecha salarial de género en diferentes ámbitos profesionales

Es importante señalar que coincide con la franja de edad en la que las mujeres y los hombres suelen iniciar proyectos familiares, pero son las segundas las que ven su carrera y sueldo afectados por ello. Con el paso del tiempo tiende a relajarse y estabilizarse, manteniéndose en torno al 5%. La brecha en los complementos es la más significativa en cualquier franja de edad.

Cerrar la brecha

La brecha salarial de género es un desafío persistente que permea todos los aspectos de la vida diaria de las mujeres, desde la estabilidad financiera hasta las oportunidades de desarrollo profesional y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Más allá de ser una simple disparidad salarial, este fenómeno refleja y perpetúa desigualdades arraigadas en la sociedad.

La discriminación de género, las prácticas de negociación salarial diferenciadas y los roles tradicionales de género contribuyen a una realidad en la que las mujeres, en promedio, ganan menos que sus colegas masculinos, enfrentando consecuencias profundas y duraderas.

Más allá de ser una simple disparidad salarial, la brecha salarial refleja y perpetúa desigualdades arraigadas en la sociedad

Las implicaciones económicas de la brecha salarial son evidentes en la vida diaria de las mujeres. Desde la lucha por cubrir los gastos básicos hasta la planificación para la jubilación, las mujeres experimentan una presión financiera que limita su capacidad para alcanzar la estabilidad económica.

Esta disparidad salarial también tiene un impacto directo en el desarrollo profesional de las mujeres, dificultando la progresión en sus carreras y contribuyendo a la subrepresentación en roles de liderazgo.

El equilibrio entre el trabajo y la vida personal se ve afectado, generando tensiones adicionales para las mujeres que deben lidiar con las demandas profesionales y personales. Además, la brecha salarial puede influir en las decisiones educativas, limitando el acceso de las mujeres a oportunidades educativas de alta calidad y contribuyendo a la persistencia de estereotipos de género en determinadas profesiones.

Cómo impacta la brecha salarial de género en diferentes ámbitos profesionales

Abordar la brecha salarial de género es esencial no solo para corregir una injusticia evidente, sino también para construir un futuro más equitativo y sostenible. La conciencia pública, la acción gubernamental y las iniciativas empresariales son clave para superar las barreras sistémicas que perpetúan esta disparidad.

Abordar la brecha salarial de género es esencial no solo para corregir una injusticia evidente, sino también para construir un futuro más equitativo y sostenible

Solo a través de un compromiso integral con la igualdad de género en el ámbito laboral y más allá, podremos transformar las estructuras que generan y mantienen la brecha salarial, y así avanzar hacia una sociedad donde todas las personas, independientemente de su género, tengan igualdad de oportunidades y acceso a recursos.

WEF Ecuador 2023: 14 países, 100 ponentes y más de 500 asistentes presenciales

Artículo anteriorLos valores como tarjeta de visita
Artículo siguientePremios Mujer Empresaria CaixaBank 2023: todas las ganadoras