¿Las argentinas? No tan mal

127
En un informe que mide la igualdad entre los géneros en el acceso a la educación y a los roles políticos, Argentina ocupa el puesto 24 de 130 países convirtiéndose así en el mejor posicionado del Continente Latinoamericano. Las mujeres están aún muy por detrás de los hombres en roles políticos y de toma de decisiones pese a que el acceso a la educación y a los servicios de salud es casi igual en ambos sexos, según el informe anual del Foro Económico Mundial (FEM). Entre los países latinoamericanos, Argentina es la mejor posicionada -puesto 24, seguida de Cuba- según el Informe Global 2008 de Brecha de Géneros.

Promediando los resultados en 130 países, Noruega, Finlandia y Suecia son las naciones con la mayor igualdad entre sexos, mientras que Arabia Saudita, Chad y Yemen están en las antípodas Aún cuando en los países nórdicos el trabajo de las mujeres es reconocido, bien remunerado y se les han abierto puertas en las más altas esferas de la política, ellas sólo tienen el 80% de las oportunidades en comparación con los hombres.

El trabajo, que utiliza información de las Naciones Unidas, advirtió que fuera de la región nórdica -que tradicionalmente tiene altas calificaciones en medidas de igualdad- Nueva Zelanda quedó en quinto puesto, en parte debido a la subida al poder de las mujeres, incluido el ejercicio de Helen Clark como primera ministra.

Filipinas, que tiene una mujer en la primera magistratura, se ubicó en sexto puesto; Irlanda, Holanda y Letonia se situaron en octavo, noveno y décimo lugar, respectivamente. Estados Unidos apareció en el puesto 27, antes de su vecino Canadá por primera vez desde que el informe de brecha de géneros comenzó a publicarse hace tres años. Canadá cayó 13 puestos, al lugar 31, y China, a pesar de haber mejorado, quedó en el 57.

"Las mujeres del mundo son casi tan educadas y saludables como los hombres, pero están muy lejos en términos de toma de decisiones", dijo Saadia Zahidi, del FEM, un centro de estudios con base en Suiza y más conocido por la cumbre que celebra en enero cada año en Davos. "Dado que las mujeres casi han cerrado la brecha con los hombres en salud y educación, es desperdiciar sus talentos el que no estén al mismo nivel en economía y política", agregó.

Artículo anteriorUna feria para emprender
Artículo siguienteA Obama lo asesora Valerie