La mano en el espejo, Una historia real sobre la vida después de la muerte

572

En 2004, Max Besler, el marido de Janis Heaphy Durgham, murió de cáncer a los 56 años. Janis, hija de un pastor presbiteriano, practicó su fe mientras luchaba por superar la pérdida de su compañero. Pero pronto empezó a experimentar fenómenos paranormales: luces parpadeantes, puertas que se abrían y cerraban, relojes que se paraban a las 12.44 h, la hora exacta del fallecimiento… En el primer aniversario de su muerte, la huella de una mano de Max apareció en el espejo del baño.

Esto la llevó a emprender un viaje que la transformó espiritualmente y cambió para siempre su punto de vista sobre la percepción de la realidad. A lo largo del camino, se entrevistó con científicos y expertos en espiritualidad, y descubrió que lo que separa este mundo del más allá es muy frágil, y que el ente que conecta los dos mundos se fundamenta en el amor.

«Una historia conmovedora sobre el amor, la pérdida y la búsqueda universal del significado de la vida.» Library Journal«Una lectura obligada tanto para creyentes como para escépticos. Mi consejo es que compres el libro, permanezcas con la mente abierta y en calma y te prepares para pasar una noche en vela.» Rosemary Cody (Amazon)

La autora

Janis Heaphy Durham nació en Kalamazoo, Michigan en 1951. Trabajó durante unos años en el departamento de publicidad de Los Ángeles Times, donde alcanzó cargos de responsabilidad. En 1998 el periódico Sacramento Bee la contrató como responsable de noticias y operaciones financieras. Janis se retiró en 2008 y vive entre Sun Valley (Idaho) y Sarasota (Florida), con sus tres hijos.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

 

Artículo anteriorLíderes progresistas e igualdad
Artículo siguienteFundación ONCE y Fundación AXA: estudio sobre la soledad