La insoportable necesidad de poder

532

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

¿Qué tiene el poder para que todos lo deseen?¿Qué tiene el poder que engancha tanto? ¿Qué tiene que a diario y durante años, hemos visto cómo los poderosos sacrifican amores, valores e incluso sus propias vidas con tal de aferrarse al poder hasta el final?  

Quienes tienen poder y nos representan ¿Se preocupan por nosotros, por nuestro futuro, por el de nuestros hijos? ¿Realmente les quita el sueño el deseo de construir mejores instituciones y de más calidad, el anhelo de crear una sociedad más justa,  más segura y un país mejor en el que vivir?

Parece que buena parte de quienes tienen el poder pretenden dirigir e influenciar a los demás para conseguir sus objetivos personales, pero no para conseguir resultados favorables a la mayoría ¿O son sólo nombres, con caras y  biografías prefabricadas, protegidos por periodistas y publicistas y ensalzados por los medios de comunicación, nombres que sólo anhelan el poder por el mero hecho de tenerlo y disfrutarlo, incluso a veces a expensas de otros?

¿En qué se convirtieron Silvio Berlusconi, Dominique Strauss o Bill Clinton? ¿Quienes fueron Napoleón, Hitler o Franco?… ¿grandes dirigentes o personajes llenos de complejos o inseguridades…?

¿A dónde nos llevan Merkel, Zapatero, Sarkozy y Papandreu? ¿A una Europa estable, fuerte  y cohesionada o a un territorio de inestabilidad, incertidumbre y falta de visibilidad?

Parece que buena parte de quienes tienen el poder pretenden dirigir e influenciar a los demás para conseguir sus objetivos personales, pero no para conseguir resultados favorables a la mayoría

Necesitamos líderes, líderes en la política, líderes en la enseñanza, líderes en las empresas; líderes que utilicen el poder como parte de ese liderazgo, para transformar y mejorar las empresas, para retener el talento. Líderes capaces de reducir el paro, la deuda y el déficit. Líderes que no busquen prestigio en acciones socialmente aceptables, si no son convenientes a largo plazo. Líderes que no necesiten un estilo autoritario y dominante, manteniendo las distancias hasta el último detalle para hacer notar su jerarquía. 

Necesitamos líderes capaces de rodearse de cargos ejecutivos brillantes, sin  miedo a que les hagan sombra. Necesitamos líderes para cumplir objetivos, para alcanzar metas, para anhelar sueños, para que podamos seguirlos con orgullo.

Necesitamos líderes que sepan compartir, que sepan delegar ese poder, porque cuando el poder se comparte lejos de diluirse aumenta y tiene mejores resultados.

Líderes con integridad y coherencia, que entiendan que quien tiene más poder es quien es dueñ@ de si mism@…y de nada y de nadie más.

La dificultad está en que lo olviden.          

Otros artículos de esta columnista…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

Artículo anteriorEl riesgo reputacional y la importancia de su gestión
Artículo siguienteEl mercado está poco maduro para los negocios digitales