La brecha de género se reduce cuando dirige una mujer

En las empresas con directivas al frente la diferencia la brecha de género es del 11%, mientras que en aquellas con hombres en los puestos ejecutivos asciende al 29%.

114

La brecha de género persiste. Sim embargo, se ha constatado que en las empresas lideradas por mujeres presentan una menor brecha que aquellas que dirigen los hombres. Las compañías con más presencia de directivas tienen mejores condiciones laborales para todas las trabajadoras de la plantilla. Y esto no es sólo en los niveles superiores de organigrama, logrando diferencias salariales de un 11%, frente al 29% que padecen aquellas firmas en los que los puestos ejecutivos están copados por hombres.

Las perspectivas son demoledoras: se tardará 200 años en cerrar la brecha de género.

Así lo destaca Rosa Belén Castro, profesora de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos, quien también apunta que, en ese escaso 23% de empresas bajo el liderazgo femenino, suelen integrar sectores de salarios más bajos. Las perspectivas son demoledoras: se tardará 200 años en cerrar la brecha de género.

Castro critica que, de todas formas, la desigualdad es «demasiada bajo cualquier punto de vista». Durante la jornada la jornada ‘Liderando el camino hacia la igualdad de género en el mercado laboral’, que ha tenido lugar esta semana, se abordó una radiografía de las distintas brechas laborales que afectan a las mujeres, entre las que destacan la divergencia retributiva, de acceso a puestos directivos, de afiliaciones a la Seguridad Social, así como de tasa de actividad y de desempleo.

El problema empieza con la educación

«Hay una discriminación completa que empieza en la educación», lamenta el subdirector general de programas del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Luis Simó, quien ha destacado que la desigualdad laboral inhibe el crecimiento económico y es responsable de la pérdida de 370.000 millones de euros al año en la Unión Europea.

Los efectos derivados de la maternidad, el desigual reparto de las responsabilidades familiares, la tardía incorporación de la mujer al empleo y su presencia menor en los puestos de dirección y en el emprendimiento contribuyen a ese escenario, corrobora Simó.

«Son tantas las cuestiones que contribuyen a que esto suceda», ha resaltado el profesor de Economía de la Universidad de Alcalá, Diego Dueñas, que ha calificado de «bastante alarmante y muy elevada» la brecha salarial entre hombres y mujeres, que cifra en el 17,7%. No obstante, si se tiene en cuenta el salario percibido por hora, ese porcentaje se reduce al 3,31%.