Isabel Aguilera presenta ´La historia de Carlota´

512

Isabel Aguilera se mete en el mundo de las letras con ‘La encrucijada de Carlota’, centrada en la figura de Carlota, una mujer de negocios en busca del éxito. Según Aguilera, ´Es una reflexión a partir de una protagonista ficticia con una historia novelada´.

A mitad de camino entre la novela y el ensayo, el libro nació a propuesta de la editorial Espasa, y, para hacer más atractiva la propuesta, la autora decidió novelarla al estilo de una "guía" en busca de la excelencia.

En busca del éxito

El libro narra la historia de Carlota, una ejecutiva que se ve obligada a replantearse su futuro después de la muerte de su madre ante una disyuntiva laboral y los malabares para conciliar su carrera y su vida familiar.

Aguilera dice que no quiere dar cátedra ni pretender que el suyo es el camino. Cada cual lo resolvería a su manera y ella plantea una opción:"En la vida vamos avanzando, vamos teniendo experiencias y, al final, lo importante es todo lo que queda hecho, lo que dejamos".

Equipo y suma de varios talentos son para la autora las claves del éxito.

La mujer en el centro

Carlota representa a toda una generación de mujeres en ascensoe, emprendedoras que han cambiado la manera en la que se manejaba el mundo en la era patriarcal: "La situación de la mujer en el mercado laboral ha mejorado muchísimo, al menos a nivel cuantitativo y en determinados países. Nos queda mucho por avanzar aún, pero yo creo que la promoción de la mujer ha sido la gran revolución del siglo XX".

Por otro lado, Aguilera descree de los estilos de dirección femeninos o masculinos: "Algunas personas son más adecuadas en determinados momentos. Yo creo en el talento dentro del sexo que sea".

Isabel Aguilera (Sevilla, 1960) preside el consejo de administración de Twindocs, es asesora independiente de Indra Sistemas y participa en diferentes iniciativas emprendedoras. Pasó por HP, Google, NH y GE, empresas en las que tuvo un rol importante en los últimos años.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorEl 80% de los nuevos padres usa su permiso de paternidad
Artículo siguientePalabras encadenadas, de Jordi Galcerán