Generación interactiva: ¿conoces a tu nuevos clientes?

133

No sé si habrá habido otras generaciones con tantos apodos como las de nuestros jóvenes. Pero el adjetivo “interactivas” viene muy al caso, dada su afinidad por cuantos dispositivos electrónicos aparecen en el mercado y la facilidad con que los usan para interaccionar y comunicarse a su través. Y lo hacen de una forma tan natural que se les llama “nativos digitales”: las nuevas tecnologías les han acompañado prácticamente desde su nacimiento. Al contrario que a sus mayores, considerados “inmigrantes digitales”, porque han tenido que adaptarse progresivamente a aquéllas.

El Foro Generaciones Interactivas
Pero además de una denominación que caracteriza a un colectivo, generaciones interactivas es también una iniciativa conjunta de un operador de telecomunicaciones y el mundo universitario y de la enseñanza, para constituir un entorno de promoción del uso responsable de las nuevas tecnologías a partir del conocimiento de las mismas. (http://www.generacionesinteractivas.org)

Por motivos de agenda, nos resultó imposible asistir a la presentación que tuvo lugar el pasado día 23. No obstante acordamos con alguien del Foro incluir aquí una reseña, a partir de la nota de prensa y foto que se nos haría llegar. Al final no tenemos ninguna de las dos cosas; pero ello no es un obstáculo para comentar aquí los resultados más relevantes que este Foro ha presentado, sobre el uso de los dispositivos electrónicos por niños y adolescentes en España, a cuyo detalle puede accederse desde el siguiente enlace (http://www.generacionesinteractivas.org/?p=1616. El tema me resulta además muy familiar, ya que su día fui uno de los promotores de las políticas de responsabilidad social relativas a menores y TIC. Así que aprovecho el final del artículo para polemizar un poco.

Estamos una vez más ante un ejercicio de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) cuyos protagonistas son las empresas que operan servicios de telecomunicación y comercializan productos basados en las TIC.Observando a nuestros hijos, no sorprende conocer que, según el informe, internet supera a la televisión en las preferencias de los adolescentes. Que cuatro de cada diez jóvenes tiene página web propia y que el 75% es usuario habitual de las redes sociales. Es reseñable el papel activo que toman, aportando contenidos y generando información, lo que realizan el 50% de ellos a partir de los 16 años.

Y aunque el uso de internet sobre PC predomina en relación a la utilización del móvil para acceder a internet, la relevancia de éste dispositivo es notable: a los seis años, uno de cada cuatro niños lo tiene; a los 17 todos lo poseen.

Nuevos clientes, nuevos perfiles
Es éste un buen momento para recordar el análisis de aquél becario de Morgan Stanley que tanta relevancia obtuvo (http://www.mujeresycia.com/?x=nota/9727/1/creias-que-sabias-escucha-a-un-adolescente-). Uno y otro permiten caracterizar perfiles y hábitos de consumo de los que serán, ya lo son, los nuevos clientes, los consumidores de las TICs. Puede que ésta sea una de las razones de la proliferación de iniciativas dedicadas a este segmento, tanto a nivel nacional como internacional.

No solo organizaciones sociales de todo tipo, Administraciones y Asociaciones, sino también la industria y los Organismos que la representan. Todos ellos se involucran y participan en proyectos enmarcados de alguna manera en el ámbito de la protección del menor, a través del uso responsable de la tecnología.

Aunque el uso de internet sobre PC predomina en relación a la utilización del móvil para acceder a internet, la relevancia de éste dispositivo es notable.Estamos una vez más ante un ejercicio de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) cuyos protagonistas son las empresas que operan servicios de telecomunicación y comercializan productos basados en las TIC. ¿Se trata de un auténtico compromiso con la RSE o hay otros intereses detrás?

La respuesta fiable tal vez surgiría del comportamiento de las empresas ante un escenario de confrontación entre la aplicación de una política de uso y consumo responsable y la necesidad de salvar la cuenta de resultados. Escenario que nunca debería ocurrir si se hace una correcta aplicación de la RSE porque, ésta, bien aplicada y entendida, revierte siempre en beneficio de la empresa. Si no es así, algo se está haciendo mal.

*Directivo prejubilado de Telefónica y colaborador de Fundación Telefónica. Ingeniero de telecomunicación, experto en TIC y RSE.

Otros artículos de este columnista
*Edad y talento
*En busca del cliente perdido
*Mujeres al volante: adiós a los tópicos
*¿Creías que sabías? Escucha a un adolescente
*Vacaciones: toca desconectar; toca colaborar
*RSC: El zorro y el gallinero

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?