España: Mucha ciencia y pocas patentes

102

España investiga mucho patenta poco. Es lo que dicen las cifras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Si España es responsable del 3,4% de la producción científica mundial, pero genera menos del uno por ciento de las patentes internacionales, el dato arroja una brecha con los países de nuestro entorno con menor población.

España es, además, la única nación industrializada en la que su principal entidad generadora de patentes es un organismo público de investigación, el CSIC, y no una empresa privada, según lo explicó el presidente de este organismo, Rafael Rodrigo, durante el Foro España Innova.

Rodrigo defiende una revisión profunda del sistema científico y empresarial, que incluya planes nacionales más vigorosos en universidades y organismos públicos y ha reivindicado la necesidad de reformas normativas en materia legislativa. Las 966 patentes que España registró en la lista norteamericana durante el año 2009 "nos sonrojan", se ha lamentado Rodrigo, ante "las impresionantes" cifras de países como Alemania, Corea o EEUU.

Este número de patentes tiene explicación en los datos de inversión de las empresas españolas en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), que es "sólo" del 0,57 por ciento del PIB frente al 1,73 por ciento de Alemania.

Rodrigo ha defendido una revisión "profunda" del sistema científico y empresarial, que incluya "planes nacionales más vigorosos" en universidades y organismos públicos y ha reivindicado la necesidad de "reformas normativas" en materia legislativa.

Los efectos de la apuesta por la I+D+i sólo se perciben, ha destacado el presidente del CSIC, "a largo plazo" y es un proceso "complejo, largo y continuado" que requiere "décadas de inversión en capital humano y en infraestructura científico-tecnológica".

Rodrigo ha señalado que la política científica es "por definición" estratégica y que el ritmo de sus resultados está lejos de las necesidades políticas actuales.

En este sentido, Rodrigo ha reconocido que será un "gran esfuerzo" conseguir mantener el nivel productivo del CSIC con el recorte del 13,4 por ciento que ha sufrido su presupuesto, pero que se conseguirá si este recorte no se mantiene en el tiempo.

El presidente del CSIC ha recordado que los fondos destinados por España a la investigación, "aunque han ido en aumento" aún están lejos de los establecidos en la Carta de Lisboa y "sobre todo", ha destacado, los datos de nuestro país están "lejos del necesario equilibrio entre inversión privada y pública".

En este sentido, Rodrigo ha reconocido que "los científicos españoles no tienen espíritu empresarial ni es ése su objetivo" pero ha asegurado que la mayoría de ellos "sí son conscientes de la necesidad de estrechar relaciones con la empresa".

"Los fondos destinados por España a la investigación, aunque han ido en aumento, aún están lejos de los establecidos en la Carta de Lisboa y están lejos del necesario equilibrio entre inversión privada y pública"Sin embargo, ¿cuántos empresarios tienen espíritu científico en España y cuántos han puesto en marcha departamentos para la innovación?, se ha preguntado Rodrigo antes de reconocer que no es capaz de entender la falta de evolución en las relaciones ciencia-empresa.

El presidente del CSIC ha concluido su análisis sobre el estado de la innovación en España asegurando que, pese a esta característica, la I+D+i de nuestro país tiene ya las condiciones necesarias para propiciar "el despegue tecnológico del sector productivo".

"Sólo- ha expresado- se requieren inversiones sostenidas y alianzas claras" y, para ello, ha afirmado que el Estado tiene el deber de fomentar la cultura científica pero ha resaltado que "el segundo y el tercer sector, empresas y fundaciones, también tienen que asumir su parte de responsabilidad".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anterior`Cómo optimizar la presencia en Internet: 10 puntos fundamentales´
Artículo siguienteMontse Grau, nueva decana