¿Es posible estudiar un MBA sin endeudarte?

Estudiar un MBA ofrece múltiples ventajas y actualmente existen muchos que tienen un precio asequible.

10

Realizar un máster en Administración y Dirección de empresas ofrece una especialización que sirve de rampa de lanzamiento tanto para emprender como para proyectar una carrera profesional orientada hacia puestos directivos. Tradicionalmente, ha sido una formación donde los hombres ocupaban la mayoría de las plazas en las Escuelas de Negocios. Esta tendencia ha cambiado y alrededor del 30% de los estudiantes son mujeres.

Otra de las brechas de esta formación está relacionada con el coste que supone estudiar un MBA y que abocaba a quien decidía matricularse a endeudarse a menos que disfrutase de alguna beca o ayuda.

Tradicionalmente, los hombres ocupaban la mayoría de las plazas de MBA en las Escuelas de Negocios. Esta tendencia ha cambiado y alrededor del 30% de los estudiantes son mujeres.

Por suerte, actualmente existen buenos MBA que tienen un precio mucho más asequible. Este aspecto tan positivo, influye en el logro de la diversidad en las aulas y en la posibilidad de que tanto mujeres como hombres puedan acceder a una educación con gran valor añadido donde la empleabilidad está asegurada.

Qué se aprende en un MBA

En un entorno laboral altamente competitivo, como el que hay actualmente en España, no basta con tener un título universitario o un Grado de Dirección y Administración de Empresas para poder acceder a puestos en consonancia con la formación universitaria cursada, ya que esta además carece del enfoque orientado hacia la obtención de una visión global de todas las áreas de la gestión y dirección empresarial que caracteriza a los MBA.

Así, en los máster en Administración y Dirección de empresas se abordan la totalidad de ámbitos estratégicos de los negocios: finanzas, marketing, procesos de trabajo, gestión de recursos humanos, etc.

Por ello, realizar un MBA resulta fundamental para las mujeres que quieren poner el broche a la formación universitaria recibida y desean impulsar sus carreras profesionales hacia puestos de dirección, o bien para quienes van a asumir las riendas de una empresa familiar.

¿Por qué estudiar un MBA?

Estudiar un MBA ofrece múltiples ventajas, ya que para empezar confiere y acredita una alta cualificación profesional, basada en el aprendizaje de las estrategias, técnicas y métodos imprescindibles para gestionar una empresa de manera eficiente, enfocándola hacia el aprovechamiento de las oportunidades de negocio y la consecución de la máxima rentabilidad.

Además, se trata de una formación que pese a las zozobras que puedan darse en el mercado laboral garantiza cierta seguridad en el empleo, ya que la disposición de un MBA es un importante aspecto distintivo en cualquier CV orientado a puestos de gestión empresarial, y en mayor medida todavía si se trata de puestos directivos.

Todo esto como es obvio tiene también su correspondiente traducción salarial, de manera que invertir en la realización de un MBA es la puerta de entrada al acceso a puestos profesionales remunerados con salarios muy por encima de la media.

Mientras que para las mujeres y hombres que lo cursan con la vista puesta en emprender, es el mejor modo de equiparse con los conocimientos, capacidades y competencias necesarias para dotar de solidez a sus proyectos de negocio y unas buenas perspectivas de éxito.

Realizar un MBA resulta fundamental para las mujeres que quieren poner el broche a su formación universitaria y desean impulsar sus carreras hacia puestos de dirección, o bien para quienes van a asumir las riendas de una empresa familiar.

Adquisición de habilidades de liderazgo

Igualmente, para capitanear proyectos empresariales por cuenta propia o integrarse en el equipo directivo de alguna empresa es fundamental la adquisición de unas habilidades de liderazgo que en esta modalidad de másters se trabajan con especial interés. Se enfoca hacia todas las vertientes de la dirección de equipos, algo que por otra parte requiere de la comprensión y dominio de las diversas áreas funcionales de la empresa sobre las que se organizan su personal y departamentos: operaciones, marketing, ventas, finanzas, etc.

Contacto con profesionales afines

Igualmente, realizar un MBA supone una magnífica oportunidad para las mujeres con aspiraciones directivas ya que permite conocer a futuros líderes empresariales y profesionales del mismo ámbito que el nuestro, posibilitando desde un enriquecedor intercambio de experiencias inmediato con personas afines en cuanto a intereses y objetivos, hasta la creación de una red de contactos que puede ser muy útil en el medio y largo plazo.

Cómo elegir un MBA sin endeudarse

El gran problema al que se enfrentan muchas mujeres que quieren cursar un MBA es su alto precio, existiendo incluso algunos másters que pueden alcanzar elevadas cifras como los programas MBA de IESE Business School que cuestan 73.700 euros el Executive MBA, 89.950 euros el MBA full time o 119.000 euros el Global Executive MBA respectivamente. De este modo, estaríamos ante una costosa apuesta formativa que tendría muchas concomitancias con el modelo estadounidense, en el que hacer una carrera universitaria en una universidad de cierto prestigio comporta un desembolso tal que aboca a un importante endeudamiento, lo que supone un pesado fardo del que cuesta mucho tiempo desembarazarse.

La disposición de un MBA es un importante aspecto distintivo en cualquier CV orientado a puestos de gestión empresarial, y en mayor medida todavía si se trata de puestos directivos.

Sin embargo, por suerte actualmente hay excelentes opciones en másters en Administración y Dirección de empresas que resultan mucho más económicos. Es posible estudiar un MBA en Madrid por un precio de 9.740 euros en la Cámara de Comercio de la ciudad. El coste total se distribuye en una matrícula de 940 euros y ocho cuotas de 1.100 euros. El programa ofrece una formación de calidad y actual en dirección de empresas impartida por un plantel de prestigiosos profesores que preparan para asumir roles directivos, lograr la seguridad y acelerar la carrera profesional.

Para elegir el MBA más adecuado a cada perfil profesional y capacidad adquisitiva, sin que suponga un gasto excesivo y generar una gran deuda a largo plazo, es conveniente investigar sobre las condiciones de pago, si hay becas, descuentos, etc. Igualmente, es recomendable ahorrar para evitar un endeudamiento elevado, en el caso de optar por la financiación con una entidad bancaria.

Si en tu caso, no hay más remedio que optar por la financiación para poder estudiar un MBA, debes tener en cuenta que el retorno de la inversión de un MBA es alto, porque es causa de mejorar el salario al asumir puestos de mayor trascendencia profesional. Este retorno del dinero invertido se produce como consecuencia del fortalecimiento de competencias directivas, mejora del puesto de trabajo y la consiguiente mejora económica en las condiciones salariales.

Artículo anteriorCuartos Juegos Paralímpicos para la Top100 Loida Zabala
Artículo siguienteUna medallista olímpica para entrenar a emprendedoras riojanas
Perfil Oficial de Mujeres y Cia