El mercado laboral se complica cada vez más para las madres

132

El año pasado, 44% de las compañías a nivel global contrataron a madres trabajadoras, mientras que este año la cifra de las que planean hacerlo es de 36%. España está tercera en el ranking del descenso de la intención de contratación de madres. La tendencia se agrava ante el panorama de ajustes económicos. Según Celia Donne, madre de dos hijos, y directora regional de Regus – quien elaboró el estudio -, "aunque la gran mayoría de las compañías coinciden en que cerrarles la puerta a las madres trabajadoras significa dejar por fuera a un personal valioso, existe cierto temor de que los compromisos familiares puedan dificultarles a las madres la entrega de toda su atención y su compromiso al trabajo".

La caída en las oportunidades para las madres trabajadoras no se debe a una disminución en los planes de contratación, ya que 43% de las firmas encuestadas afirman tener la intención de aumentar su número de empleados, sino a una prevención directamente relacionada con el miedo a las desventajas que puedan traer las madres de familia a los negocios.

67% de estas firmas consideran que las compañías que ignoran a las madres que retornan se están perdiendo de una parte significativa y valiosa del talento de los empleados."No sorprende ver que actitudes llenas de prejuicios vuelvan a ser parte del panorama con los ajustes económicos, y algunos negocios son, aún, evidentemente culpables de traer dudas pasadas de moda al ambiente de trabajo contemporáneo", explica Donne.

La encuesta muestra un panorama en el que muchos reconocen el valor laboral de las madres de trabajo pero tienen miedo, sobre todo por los ajustes financieros de la recesión, de esos antiguos prejuicios y de invertir en personal que pueda no aportar lo que las compañías necesitan para sobrevivir y ser exitosas. Aun así, algunas parecen atreverse a jugársela por las madres y a creer en sus habilidades.

España y el mundo
A nivel global, el porcentaje de empresas con intención de contratar madres asciende al 36%, mostrando una reducción del 8% respecto al año anterior, donde la cifra era del 44%. España es el tercer país en el que desciende más la intención de contratar a madres trabajadoras en 2011, con un 15%.

El estudio realizado por Regus, señala que sólo un 23% de las empresas españolas afirma querer contratar a más madres, en comparación con el 38% del pasado año. Se trata de una cifra bastante reducida si se tiene en cuenta que el 39% de las empresas españolas prevé aumentar su personal en 2011.

Además de España, los países que han registrado mayores caídas son Sudáfrica (20%), EE.UU. (18%) y Alemania (15%).

Factor miedo
La causa de dicha baja son los miedos que fueron reavivados debido al estrés y al bolsillo ajustado que ocasionó la recesión: 38% de los empleadores temen que las madres sean menos comprometidas y flexibles que el resto de los empleados; 31% creen que las madres se volverán a ir rápidamente para tener otro hijo; y 17% se preocupan porque las madres que vuelven al trabajo después de tener un hijo puedan estar desactualizadas en sus conocimientos y habilidades.

Talento de madre
La situación es especialmente preocupante en un momento en el que, irónicamente, debido a la recesión, las madres se han convertido en un aporte económico fundamental dentro de sus familias que, en caso de faltar, las podría perjudicar seriamente, además de que el desempleo femenino se podría disparar.

Sólo un 23% de las empresas españolas afirma querer contratar a más madres, en comparación con el 38% del pasado año. A pesar de las desalentadoras cifras, existen quienes valoran y defienden el trabajo y las capacidades laborales de las madres de familia. De acuerdo con la encuesta, la mayoría de las empresas valoran a las madres que vuelven a su trabajo después de tener un hijo.

Hay varias cifras positivas: 67% de estas firmas consideran que las compañías que ignoran a las madres que retornan se están perdiendo de una parte significativa y valiosa del talento de los empleados; 51% ven a las madres trabajadoras como oferentes de unas capacidades difíciles de encontrar en el mercado laboral actual; y 45% afirman que las madres que vuelven a su trabajo son valiosas porque ofrecen experiencia y habilidades sin demandar un gran salario.

Para Donne, "a medida que el lugar de trabajo evoluciona se va reconociendo que los negocios que son capaces de integrar estos valiosos activos tienen una mayor posibilidad de éxito".

Bendita conciliación
Afortunadamente, los cambios en la flexibilidad laboral se están convirtiendo en la norma y los negocios más inteligentes se darán cuenta de que pueden proporcionar un ambiente de trabajo más amigable con la familia y, a la vez, más productivo, simplemente permitiéndoles a los empleados trabajar durante horas alternativas o más cerca de casa. Reconociendo que las necesidades de las madres trabajadoras no son excepcionales y extendiéndolas a todos los trabajadores se incrementa la productividad y se reducen los gastos generales, a la vez que se fomenta la motivación en el personal.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorLas mujeres tendrán cuota en Davos: 1 cada 5
Artículo siguienteEl Señor Martín: reinventando el pescado