Desconéctate y reduce el estrés

183

Hoy amanecí con gripe y dolor de cabeza, y muchos me dirán que la causa son los cambios de temperatura, las bebidas heladas con el calor que está haciendo o las salidas muy noche para pasear al perro antes de dormir, pero lo cierto es que es el estrés el que me está, como decimos en México "dando en la torre".

¡Cuidado con el estrés! es el artículo que hoy se publica en Vida Extraordinaria y en él vienen varios datos interesantes, como que se dice que el 90% de las enfermedades están relacionadas con el estrés, o que cuando nuestro cuerpo está en estado de alerta, listo para escapar y/o defenderse (la función principal del estrés), nuestras células dejan de realizar sus funciones primarias, que son el crecimiento, la expansión y la sanación, abriendo la puerta a distintas enfermedades.

¿Sabías que el 90% de las enfermedades están relacionadas con el estrés, o que cuando nuestro cuerpo está en estado de alerta, listo para escapar y/o defenderse (la función principal del estrés), nuestras células dejan de realizar sus funciones primarias?El punto es, que estoy estresado. Muchos proyectos, clientes, entregables, ideas, casa, inversiones, etc. Y no estoy diciendo que soy el único que “sufra” de todo esto. Creo que el estrés es el mal de la vida moderna, pero también es cierto que el estrés es sólo una respuesta, condicionada o aprendida, a las situaciones que “nos” suceden, que podemos cambiar.

Y también es cierto que el estrés y todas sus consecuencias, como en este caso la gripe, no nos permiten estar al 100% en nuestro día a día. ¿Cómo se supone que vamos a atraer más clientes, administrar nuestro negocio, generar ingresos, etc., si nuestro cuerpo no está bien?

Así que al diablo con el estrés. Aunque antes escribí 10 cosas que hacer para olvidarte del estrés y ¿El estrés por Atraer Clientes te está ahorcando?, a partir de hoy voy a pedir tiempo fuera y “desconectarme” para reducir mi estrés haciendo lo siguiente:

1. Decir “NO” más seguido. Amo mi trabajo y me encanta ayudar a la gente, pero hay un límite y a partir de hoy diré “NO” más seguido, aunque esto implique decir NO a algunos buenos proyectos (y a sus respectivos ingresos), al menos por ahora. Haré una lista de mis prioridades en este momento y sólo haré las cosas que impacten directamente en ellas.

2. Agendar tiempo para mí.
Hace meses que quiero ir a que me den un masaje relajante y siempre digo “la próxima semana”. En la misma agenda donde anoto todas las citas, reuniones y actividades relacionadas con mi trabajo, asignaré tiempo para mí, y voy a ir planeando las próximas vacaciones.

3. Cambiar de aires. Recién nos mudamos a Querétaro no teníamos Internet en casa, por lo que trabajaba en un Starbucks, y lo disfrutaba mucho. Igual que con el punto anterior, agendaré al menos un día a la semana para ir a trabajar a otro lado, no necesariamente un café, para cambiar de aires y que mi mente no esté anclada a un solo lugar de trabajo, y así mantenerme fresco.

La clave para manejar el estrés es aprender a escuchar a nuestro cuerpo que a veces pide tiempo fuera a gritos. Si no le haces caso, no podrás estar al 100% tal y como un negocio lo requiere.

4. Mi bienestar es primero. Hace varias semanas que no hago ejercicio, no duermo bien ni como adecuadamente. Eso cambia hoy mismo. Termino de trabajar a las 6 pm, suceda lo que suceda, ya que sólo así podré dormirme temprano y empezar el día a las 5 am, como antes lo hacía, y poder meditar y hacer ejercicio. También, adiós a los bagels, english muffins y otros alimentos que en lugar de darme energía, me la quitan.

5. Delegar. Lo acepto, creo que todo lo tengo que hacer yo para que esté bien hecho, y he llegado a un punto en mi negocio que si no delego ciertas actividades sólo me seguiré “quemando” y al mismo tiempo estaré limitando mi crecimiento. El siguiente paso es identificar las actividades que puedo delegar y empezaré a hacerlo.

La clave para manejar el estrés es aprender a escuchar a nuestro cuerpo, y en mi caso el mío me pide un tiempo fuera a gritos. Si no le hago caso, no sólo no podré estar al 100% tal y como un negocio lo requiere, sino que a la larga no podré disfrutar todo lo que en este momento estoy sembrando.

*Por Marco Ayuso

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Proyecto yo en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorLa laca: el Must de este verano
Artículo siguienteEl derecho de las mujeres a decidir por su salud