De los celos de Michelle Obama a Merkel en el supermercado

867

La "mujer más poderosa del mundo" es portada por ir al supermercado y Michelle Obama se comporta como un primate celoso. Cristina Fernández de Kirchner también es noticia: por llevar leggins. A lo largo de 2013, son demasiados los relatos mediáticos en los que predomina una mirada machista sobre las mujeres. Amecco Press y Pikara han recogido las noticias más machistas del pasado año:

Michelle Obama, la simia celosa

Diciembre. El funeral de Mandela reúne a mandatarios de todo el mundo. La agencia AFP distribuye una imagen en la que Barack Obama se fotografía junto a dos personas. Al lado, Michelle Obama mira al frente. En la escena hay dos hombres y dos mujeres. De los sentimientos y del color del pelo de los hombres hay poco que comentar. Veamos qué pasa con estas dos mujeres.

Primer acto: la rubia guapa. Con las prisas, AFP se olvida de identificar a la mujer con la que se fotografía Barack Obama. La agencia convierte a la primera ministra danesa, Helle Thorning, en la "funcionaria sin identificar". Los medios hacen el resto: la ministra es "la guapa señora rubia", "la rubia que ha causado un problema entre los Obama". Segundo acto: los celos. Las redes comentan los supuestos celos de Michelle Obama. Y los medios entran al trapo. Entre lo más vergonzoso: un post sobre celos, simios y Michelle Obama.

Es así como sabemos que Merkel cultiva fresas y patatas, que a veces lee el horóscopo o que escucha la radio Mamá Merkel

Marzo de 2013. Ambiente preelectoral en Alemania. Angela Merkel vuelve a ser candidata de la CDU. Ha sido elegida siete veces como la mujer más poderosa del mundo. Pero para la estrategia política de una mujer, eso no basta: necesita demostrar que es humana-mujer y decide conceder una entrevista a la revista alemana Bild der Frau. Es así como sabemos que Merkel cultiva fresas y patatas, que a veces lee el horóscopo o que escucha la radio. La entrevista de Bild der Frau tiene repercusión en multitud de medios.

Es un cebo, y los medios pican, en su misión de demostrar que Merkel sabe, además de mandar, ser mujer de su casa. Es lo que pretende hacer ABC en una entrevista en junio o El País en septiembre al elegir como foto de portada una imagen de Merkel en el supermercado, fruto de un encuentro casual del periodista con la mandataria. Periodista con cámara en el móvil se encuentra con Merkel en supermercado y, ¡VOILÁ!: portada

Los leggins de Kirchner

Las relaciones personales o la vida doméstica son de gran interés para los medios mainstream cuando se trata de mujeres poderosas. Como lo es también su aspecto físico. En septiembre, Cristina Fernández aparece con leggins en un acto público: fue noticia por ello.

Comprender al maltratador en el plató

"Yo me llevaba muy bien con ella". "Yo creo que ha sido un poco el estrés". "Todo el mundo somos humanos". "Yo siempre he dicho que dos personas no se pelean si una no quiere". "No me siento como un maltratador ni me he sentido nunca". "Yo también he sufrido". Lo dice "Gabriel, maltratador reinsertado", al teléfono con Espejo Público.

La actitud comprensiva que tanto la presentadora como los dos colaboradores muestran con quien ha sido condenado (y se confiesa) como maltratador contrasta (por suerte) con la intervención de Marta, una mujer que ha sido víctima de violencia machista y que se encuentra en el plató: ella pone en evidencia el sinsentido de la escena.

Cómo trocear una mujer: Televisión Castilla La Mancha y la picadora

Los hechos: un hombre, carnicero de profesión, asesina a su pareja. La descuartiza y la entierra. La pieza: Televisión Castilla La Mancha decide explicar a sus espectadores cómo se trocea el cuerpo de una mujer. Para ello, entrevista a un carnicero, que muestra el instrumental necesario para su trabajo. El informativo abre con esta entradilla: Con una picadora como esta que están viendo en sus pantallas el carnicero de Cifuentes trituró las extremidades de su pareja después de descuartizarla. Hay novedades en la investigación. Hemos sabido que el asesino pudo llegar a vender esa carne triturada de su pareja a los cazadores de la zona como alimento para perros.

La actitud comprensiva que tanto la presentadora como los dos colaboradores muestran con quien ha sido condenado (y se confiesa) como maltratador contrasta (por suerte) con la intervención de Marta, una mujer que ha sido víctima de violencia machista  Las imágenes de la pieza que viene un poco después incluyen primeros planos de carne picada, así como de diversos cuchillos y huesos. Ninguno de los responsables de esta pieza, en la que ni se menciona la violencia de género, ha considerado que este tratamiento haya sido inadecuado.

Pistorius, el ejemplo de superación

Los medios están plagados de argumentos comprensivos con la violencia contra las mujeres. Pero cuando quien ejerce esa violencia es, además un héroe… se produce un cortocircuito.

En marzo de 2013, el atleta paralímpico Oscar Pistorius asesina (presuntamente) a su pareja. Pero para la prensa, el drama es otro. El drama en los medios es que Pistorius deja a los sudafricanos, a los amantes del atletismo y a los hombres occidentales, huérfanos de un líder al que seguir. El drama es que al renunciar a participar en las próximas carreras a causa del proceso judicial abierto por el asesinato de su pareja, el atleta de 26 años no podrá competir en Australia, Brasil, Estados Unidos y Manchester.

La víctima se vuelve invisible y el debate sobre la violencia de género inexistente. Pistorius copa la atención. Lo vemos llorar ante el fiscal. Se nos cuenta que intentó desesperadamente renimar a Reeva Steenkamp. Los medios se llenan de perfiles del deportista, el ejemplo de superación.

El caso Pistorius no sirve para evidenciar la violencia estructural contra las mujeres, sino que es la historia de un héroe mundial que ha descendido al infierno.

El "maestro" Shaolin

Y si es difícil que el discurso mediático asuma que Pistorius es un agresor machista, más complicado aún es nombrar la violencia de género cuando las víctimas son consideradas ciudadanas de segunda.

En el caso del "maestro" Shaolin, asesino de Mauren Ada Ortuya y de Jenni Rebollo, los medios ponen el foco en todas partes excepto en la violencia de género. Quedan encandilados por el personaje, un místico criminal, y el caso llega a ocupar varias portadas.

El relato insiste en subrayar repetidamente la doble condición de las víctimas: prostitutas e inmigrantes.

La Gaceta: todas somos potenciales asesinas

Claro que… ¿cómo no entender la violencia contra las mujeres, esas asesinas potenciales? La portada de La Gaceta tras la presentación del proyecto de reforma de la ley del aborto nos convierte a todas en culpables potenciales… nada más y nada menos que de homicidio. 

El cuerpo 10 de Pilar Rubio en El Mundo

"Para El Mundo es noticia que la presentadora Pilar Rubio vaya a perder su ‘cuerpo 10′ por estar embarazada. Pero la cosa no acaba aquí. Más allá de la vergüenza periodística que supone ya de por sí considerar eso una noticia, la redactora en cuestión ha decidido diseccionar, en el interior de la pieza, cada una de las partes del cuerpo de la muchacha que se van a ver perjudicadas por estar esperando un hijo, y cada uno de los cambios que va a sufrir". Eso es. El cuerpo de la mujer-tupperware diseccionado. Troceado. Pasado por la picadora mediática.

La ciencia, los medios, y las mujeres

¿Hay algo que guste más que tener razón? Cuando los prejuicios sobre las supuestas diferencias biológicas entre hombres y mujeres (nosotras no entendemos los mapas y ellos no saben expresar sus emociones) encuentran apoyo en las ciencias puras, la difusión en la prensa está garantizada.

A finales de 2013, una revista científica publica un estudio que aparentemente muestra que las conexiones cerebrales en mujeres y hombres son diferentes. El efecto fue inmediato. El estudio no solo aporta argumentos científicos sino también la madre de las pruebas: ¡fotos!

En la sección científica del británico The Guardian  aparece este estudio. La respuesta de la prensa era previsible. Una vez más, los científicos habían "demostrado" que los cerebros de los hombres están programados desde el nacimiento para proporcionarnos mejores capacidades espaciales, despojarnos de empatía hacia los demás y hacernos correr, como rímel, al menor indicio de emoción. Igualmente, el equipo había dado una explicación al "hecho" de que las mujeres no pueden usar sacacorchos o aparcar coches, pero pueden recordar nombres y caras mejor que los hombres. Todo está escrito en nuestras neuronas al nacer.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorMontse Moliner: Medir la RSE es esencial
Artículo siguienteCae la participación de mujeres en Davos