De la primavera, la lluvia financiera, el fútbol y el transcurrir de los días…

171

La primavera va y viene casi como el clima financiero y político que se empeña en estropearlo todo. El fútbol gana todos los espacios y las calles se llenan de colores mientras hay quienes rumian la decepción en casa. Por suerte, algunas noticias merecen festejarse: l@s autónom@s logran 12 meses de paro, hay empresas que apuestan por un futuro más sostenible, internet festeja su día y l@s emprendedor@s tendrán un fin de semana para reunirse y ponerse en marcha.

En marcha me pongo yo como todos los días y aunque lo intento hay algo en mi reloj mental que no se lleva bien con las horas que transcurren según los husos horarios, pero no mis costumbres. A punto de salir corriendo para la entrega del premio de la Fundación Salud 2000 llamo para confirmar el protocolo de rigor -allí estará la Infanta Elena- y vuelvo mis pasos cuando me dicen que habrá evento pero 24 horas después. Al día siguiente ya no voy porque la agenda se complica. Tampoco llego al Empoderamiento y Tic -Fundación Telefónica- pero si a la comida con una importante empresaria catalana en El tomate, un restaurante hiper de moda al que en una semana me han invitado dos veces. Escucho de mi anfitriona su historia de vida y me pregunto por qué las mujeres no cuentan más de qué manera se han convertido en quiénes son, para ser referentes y dar ejemplo a las que creen que sólo cuatro llegan hasta allí. Escuchándola entiendo que el secreto es la autenticidad y la humildad para pedir al otro el parecer: ella se muestra segura en sus convicciones pero no tanto como para no preguntarme lo que pienso, y escucharme.

Pensando en la importancia de preguntar y escuchar, y de ser fiel a una misma aunque las circunstancias y las alturas del vuelo cambien, llego puntualmente al Instituto Internacional donde Luis Salerno -Cepaim- tiene todo controladísimo para la Jornada de Comunicación en entornos diversos que organiza en conjunto con Mujeres & Cía. Reencuentro a Pilar Piñón -Instituto Internacional- y escucho con interés la mirada de Orencio Vázquez Observatorio de la RSC– que sigue con ojo atentísimo el comportamiento de las empresas: que lo que dicen sea lo que hacen. Variado programa y ponentes, aprendo hasta que me toca el turno y es un placer hacer la entrevista pública a Mercedes Dueñas -Esic- que vuelca su experiencia tras haber dirigido el programa de igualdad en las pymes madrileñas. El encuentro concluye en los jardines del Instituto Internacional donde tengo oportunidad de conocer a Carlos Amaro y María José Romero -Ecoo- parte del entusiasta equipo que ha puesto en marcha una empresa fotovoltaica, sostenible y diversa, cuyo slogan es Participa en la revolución solar.
Con Laetitia Astruc -IBM-, Elsa Saleme -Inproin- y Luz Elena Duque Gómez –tramamos encuentros lúdicos para ensayar nuestro olvidado francés cuando cae la noche y es hora de partir.

Quiero llegar, pero no lo logro, al lanzamiento de Iguálate, una plataforma lanzada por la Asociación de Mujeres Progresistas. También dejo en el camino algunos lanzamientos, pero no la convocatoria de la Fundación Pons y Lidera sobre Mujeres en los Consejos. Allí me espera Cristina Giménez-Vega -Aditum- para escuchar la exposición de Eva Levy –Excellent Search- que es aleccionadora y derriba mitos sobre los caminos que hay que frecuentar y las batallas que es necesario dar. El speed networking se vuelve slow networking, porque todas quieren no sólo presentarse sino contar su experiencia, debatir, proponer y entonces se hacen las tantas.

Conozco a María Jesús Magro Martínez, directora de la Fundación, a Merche Ortega -Encuentros Empresarios- a Miriam Bieger -H2B-y a Claire Renaud -Dell- que me hace feliz depositándome en la puerta de mi casa cuando la tarde se ha hecho noche.

Desisto de una tarde ajetreada que oscila entre la amenaza de tormenta y el plácido sol cuando el fervor atlético gana las calles y me percato de que el autobús me dejará donde el diablo perdió el poncho. Llego igual tranquilamente porque creo estar en horario, al taller de inspiración e ideas al que me convoca Patricia Araque- Ellas2.0- previo al Start up Weekend. Pero sirve de poco pues lo que creo que está a punto de comenzar pues son las 20 hs, ha empezado a las 18.30 y está a punto de acabar. Por suerte allí está Lynne Friedman -Lunchroom english Project- que hace de cronista contándolo paso a paso.

Y me vuelvo ya sin prisa ninguna leyendo aquello que Adela Cortina refiere en Justicia Cordial -Colección Mínima de Trotta-, cuando al visitar por primera vez Francfort, la cuna de la Teoría Crítica, da con la Ópera Antigua cuya leyenda «Dem Wahren, Schönen, Guten» se traduce como «A lo verdadero, a lo bello, a lo bueno» y le da pie para filosofar en torno a la ética, la justicia, la crítica y el saber práctico.

Y que a mí me recuerda que lo que importa, es esencialmente simple.

Artículo anteriorClara Eugenia Ronderos, Premio Carmen Conde
Artículo siguienteLa tasa de desempleo femenino en España duplica a la media europea
Periodista y Empresaria, es fundadora y CEO de Mujeres&Cía y de Las Top 100 Mujeres Líderes en España. Su última iniciativa es engageMEN, una plataforma para comprometer a los hombres en el cambio de la sociedad. Diversidad y talento en las empresas, liderazgo, lobby femenino y poder, emprendimiento y networking son algunos de los temas que imparte en conferencias y talleres. Es autora de Seis mujeres, seis voces, otra mirada sobre la mujer y el poder.