Creativity Meeting Point, un encuentro inspirador

626

Bilbao ha sabido reinventarse a si misma y encontrar su nueva identidad de manera creativa. Por eso, nunca mejor que esta ciudad para apostar por la creatividad como origen de un nuevo tejido empresarial. Desde la diputación, consideran que el sector ya está empezando a aportar a su PIB, a pesar de los tiempos que corren. Por ese motivo, desde el ámbito institucional se están diseñando programas de apoyo que dediquen una atención especial a este sector, cuyas peculiaridades no coinciden con las del resto de pequeñas y medianas empresas de ámbito industrial más tradicional.

El Creativity Meeting Point cuya 4ª edición se realiza en estos días, es una clara apuesta por dotar a la provincia de un espíritu emprendedor que ven plasmado en estas empresas innovadoras, que afectan a todos los ámbitos de actividad: la alta gastronomía, el diseño, la robótica, la ingenieria, pero con una mirada nueva y diferente.

De las tres Jornadas, la primera ha estado dedicada integramente a la Robótica, contando con la presencia de las principales empresas de nuestro país en cuanto a diseño, fabricación y comercialización de robots sociales, esto es, robots destinados a la interacción con seres humanos con el fin de hacer su vida más fácil y agradable.

El futuro que se le plantea a la humanidad aparece lleno de retos, aparentemente dificiles de superar: el envejecimiento acelerado de la población, el calentamiento global, la sostenibilidad, la seguridad.Un robot es una maquinaria, mecánica o electrónica, dotada de inteligencia artificial. Hay que dejar claro que un dispositivo electrónico operado a distancia por un ser humano no es un robot, como tampoco lo es el famoso aparato de cocina al que nos empeñamos en llamar así, aunque las decisiones las sigamos tomando nosotros. En el robot, las funciones y comportamientos han sido previamente programados en base a unos escenarios posibles, pero es finalmente el robot el que analiza el escenario, identifica un desencadenante y a partir de ahí actúa en base a las instrucciones almacenadas en su inteligencia artificial. En último término, se puede decir que el robot piensa, decide y actúa.

El futuro que se le plantea a la humanidad aparece lleno de retos, aparentemente dificiles de superar: el envejecimiento acelerado de la población, el calentamiento global, la sostenibilidad, la seguridad… son sólo algunos de los aspectos que será necesario atacar y en los que la robótica puede ser la solución que mejore la vida de las personas.

En Japón se está trabajando en el desarrollo de prototipos, como Nuca (llamada Paro en su país de origen), un bebé foca que responde con gemidos y movimientos al tacto de las manos, los abrazos y las palabras. Este supuesto peluche de tamaño natural, dotado de una suavidad y un calor que parecen vida, está permitiendo aplicar terapias de estímulo a pacientes hospitalizados o recluidos en asilos, pacientes con demencia o Alzheimer avanzados, para los que la terapia animal no sería posible, pero sí una simulación de la misma. La posibilidad de cuidar a un animal, sin los riesgos que ello conlleva, estimula a estas personas a salir de sus estados depresivos, calma su ansiedad y estabiliza su presión sanguínea, haciéndoles más accesibles al trato con los seres humanos reales.

En el ámbito educativo se están dando pasos importantes para incorporar a los estudiantes de primaria y secundaria al mundo de la ciencia y la tecnología mediante la participación en competiciones internacionales, como la RoboCup Junior y la First Lego League.

Los jóvenes se ven enfrentados a trabajar en equipo en el diseño y la fabricación de robots que ofrezcan solución a los diferentes retos que se les plantean cada año. Desde la diputación se están apoyando estas propuestas, que permiten acercar la educación a las empresas de ámbito tecnológico asentadas en la provincia, así como extender el trabajo de los centros de I+D más allá de sus parques tecnológicos.

Una curiosidad: en los campamentos de verano -también tecnológicos organizados en colaboración con la universidad, sólo se presentaron un 10% de niñas. Al preguntar al organizador cuál podría ser el motivo contestó sin dudarlo: "Dado la edad de los asistentes, entre 10 y 15 años, parece claro que la influencia de los padres ha jugado un papel decisivo a la hora de elegir una actividad de verano para sus hijos. Las niñas que vinieron eran unas verdaderas apasionadas por la programación, los robots, el diseño y la realización de videojuegos,… pero quizá no vinieron más porque a sus padres no les pareció que un campamento tecnológico fuera una actividad interesante para ellas".

Padres y Madres: la tecnología es el futuro ¡¡¡ no dejemos fuera a nuestras hijas!!!

*Isabel Tallón es ex-Directora de Calidad de Openbank y hoy se encuentra en plena reconversión como emprendedora.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Son noticia/Premios/Eventos en nuestra ZONA EMPRESA? 

Artículo anteriorAna Cabrero: “El autoempleo es la opción laboral para las mujeres”
Artículo siguienteImpulso a las emprendedoras